La importancia de tratar el cáncer de pulmón desde las políticas públicas

Myriam Vidal

28 de octubre de 2019

CIUDAD DE MÉXICO, MEX. A pesar de que el cáncer de pulmón sigue siendo la primera causa de muerte por cáncer en Latinoamérica, el presupuesto para su tratamiento se recorta cada año y continúa la falta de un plan de cobertura médica nacional homogéneo. Durante la 2019 Latin America Conference on LungCancer (LALCA 2019) que se llevó a cabo del 17 al 19 de octubre en la Ciudad de México, México, expertos abordaron el tema con la intensión de encontrar las áreas de oportunidad y revertir esta situación.[1]

En México el cáncer de pulmón es la neoplasia más letal y la primera causa de muerte por cáncer. De acuerdo con el Dr. Omar Macedo Pérez, oncólogo de la Clínica de Tumores Torácicos del Instituto Nacional de Cancerología, cada año fallecen cerca de 8 mil mexicanos por esta enfermedad, y los números van en aumento. 

La última década la incidencia de esta enfermedad se incrementó 30%, y si esta tendencia continúa, para 2030 habrá 2,7 millones de casos nuevos.

Pese a esto, el cáncer de pulmón aún no cuenta con los recursos y la atención necesarios. No está cubierto por el Seguro Popular, que en 2017 informó contar con 39,3% de asegurados de los 123,7 millones de personas en el país, y la mayoría de los casos es detectada en etapas III y IV, cuando ya no hay mucho por hacer y el tratamiento es más costoso.[2]

De hecho, en 2017 el Instituto Mexicano del Seguro Social gastó alrededor de 798 millones de pesos en la atención de sus pacientes con cáncer de pulmón, con un costo promedio por paciente de 314 mil pesos y un gasto promedio anual de pensiones por invalidez de 97,2 millones de pesos; la mayoría de los casos se encontraba en etapas avanzadas.[3]

A la larga resulta mucho más costoso no hacer nada. Sin embargo, las autoridades competentes continúan reduciendo el presupuesto para la atención de esta enfermedad, en un sistema de salud inequitativo que determina las probabilidades de sobrevida del paciente dependiendo de su capacidad económica para costear el tratamiento, del hecho de que pueda ingresar en un protocolo de investigación, así como del tipo de seguro médico con el que cuente.

El Plan Nacional de Desarrollo de 2019 no cuenta con un presupuesto específico para una política pública particular enfocada en esta neoplasia, y a pesar de que la comunidad médica lleva varios años discutiendo la posibilidad de crear un plan integral para su manejo, este aún no existe.

Sofía Charvel

"Si tomamos en cuenta la evidencia de los logros cuando hay buenos tratamientos y lo que nos dicen el derecho y otros temas de tratados internacionales, no entendemos por qué no existe una política pública para que en el Seguro Popular se cubra al cáncer de pulmón, y en otras instituciones que hablan de cobertura universal, esta sea de calidad", comentó, Sofía Charvel, JD.

La Organización Panamericana de la Salud establece que la calidad en la atención a la salud puede manifestarse de diferentes maneras, entre ellas el tratamiento universal a los servicios de salud, servicios efectivos y eficientes, buen trato médico, costos accesibles, satisfacción de los usuarios y de los profesionales de la salud, y construcción de credibilidad. La deficiencia de la calidad llega a significar la pérdida de vidas humanas; el cáncer de pulmón no es la excepción.[4]

Dr. Oscar Arrieta

A la fecha ya existen esfuerzos para revertir esta situación, como el programa que el Dr. Oscar Arrieta, coordinador de la Unidad Funcional de Tumores Torácicos del Instituto Nacional de Cancerología, ha impulsado desde 2015 en la Cámara de Diputados para asignar fondos al tratamiento de mujeres con cáncer de pulmón de células no pequeñas y mutación en los genes EGFR y ALK.

Asimismo, el Dr. Arrieta comentó a Medscape en Español que aunque prácticamente 1 de cada 4 pacientes con cáncer de pulmón tiene esta mutación, la mayor parte de la población no tiene acceso ni a la prueba ni al fármaco.

"Es importante recordar que el paciente con cáncer de pulmón tiene un tratamiento, y se puede hacer mucho por él. En un paciente con este tipo de mutaciones la mediana de sobrevida es de 5 años y medio", destacó el especialista.

Hasta ahora el programa ha atendido 562 pacientes de toda la República Mexicana, de las cuales 60% es cabeza de familia, con una edad promedio de 59 años y muy bajos recursos. "La mutación de EGFR es muy frecuente en nuestro país; más de 70% de la población con cáncer de pulmón no tiene acceso a estos fármacos", señaló el Dr. Arrieta.

En contraparte, otro de los factores de riesgo más prevalentes para el cáncer de pulmón es el tabaquismo; el Dr. Arrieta explicó que aún no se han hecho los suficientes esfuerzos para reducirlo y que las clínicas especializadas puedan tener programas satisfactorios.

Sin embargo, será muy complicado que pueda haber mejoras considerables si no existen los recursos y una política congruente para tal efecto. Charvel señaló que las razones por las cuales se asigna presupuesto a una enfermedad sobre otra siguen sin ser del todo claras. "Las leyes no van a funcionar solo por existir, es importante aterrizarlas en políticas públicas correctas".

Para tal efecto, la especialista en derecho recomendó empezar a fomentar sinergias entre el sector privado con el público para construir nuevos esquemas de financiamiento en un sistema de regulación de riesgo compartido. Esto con la intención de que los gastos del tratamiento se dividan entre el gobierno y las industrias que cuentan con los fármacos, y así aumentar el número de personas cubiertas. "Las autoridades no han sido lo suficientemente efectivas al momento de administrar e invertir los recursos".

Mientras tanto, la nueva administración presidencial ya anunció el remplazo del Seguro Popular por el Instituto Nacional de Salud para el Bienestar (INSABI). Este cambio pretende alcanzar por fin la promesa de una cobertura universal de salud que incluya enfermedades como el cáncer de pulmón.

Aunque Charvel no está plenamente convencida de que esto vaya a funcionar si antes no se toman en cuenta todas las áreas de oportunidad posibles para resolver los problemas de la falta de progresividad que causan el estancamiento en el tratamiento de las enfermedades. "Si vamos a hablar de cobertura universal está bien, pero hay que definirla, porque sabemos que 'no hay todo para todos todo el tiempo'".

Además, aunque el Instituto Nacional de Salud para el Bienestar trae la promesa de inclusión, aún no hay un plan específico estratégico relacionado al cáncer de pulmón. "De nada sirve decir: 'No hay cobertura de cáncer de pulmón en el Seguro Popular', si a la par no sugerimos la manera de lograrla, el costo de los estudios, los datos, y los mecanismos de financiamiento. Debemos acercarnos a los legisladores, entender el presupuesto", concluyó la especialista, invitando a la comunidad médica a tomar un papel más activo en la búsqueda de soluciones para mejorar las políticas públicas de salud.

El Dr. Arrieta y Sofía Charvel han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Siga a Myriam Vidal de Medscape en Español, en Twitter @myriam_vidalv . Para más contenido siga a Medscape en Facebook , Twitter , Instagram y YouTube .

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....