Dr. Rubén Kevorkian

Conflictos de interés

23 de octubre de 2019

COLABORACIÓN EDITORIAL

Medscape &

Bienvenidos a Medscape en Español soy el Dr. Rubén Kevorkian, transmitiendo desde el Congreso Argentino de Cardiología en Buenos Aires.

El tema a tratar es la enfermedad de Chagas, enfermedad tropical desatendida, según la clasifica la Organización Mundial de la Salud, que afecta fuertemente a la región latinoamericana.

En esta ocasión, en el congreso hemos discutido un protocolo donde se va a aprobar sacubitril-valsartán como alternativa al tratamiento convencional de la insuficiencia cardiaca, ya que se ha visto en evidencias previas un beneficio con este fármaco.

Epidemiología

Como ustedes saben, la enfermedad tiene un doble ciclo, un ciclo vectorial y un ciclo en el humano, donde el protozoarios se desarrolla y produce una enfermedad.

En el hombre esta enfermedad, la mayoría de los casos es asintomática. Sin embargo, luego de 20 años de evolución de 20 a 30 por ciento de los pacientes desarrollan cardiopatía progresiva que puede llegar a casos graves, que en general tiene alta mortalidad y morbilidad.

    Luego de 20 años de evolución de 20 a 30 por ciento de los pacientes desarrollan cardiopatía progresiva que puede llegar a casos graves.

En ese sentido, debemos analizar en la epidemiología de la enfermedad lo que significa su incidencia o riesgo de contagio y progresión, y también la prevalencia, que es un peso no solo para la familia, donde a veces hay más de una persona contagiada, sino también para la salud pública.

La transmisión habitual es la vectorial. Sin embargo, se hace hincapié en los últimos años de mantener el control vectorial con las campañas de fumigación. Asimismo, persisten todavía la vía de contagio que son las no habituales y entre las mismas tenemos la transmisión vertical, que es una de las más importantes hoy, que es desde la mujer embarazada hacia el niño y después o formas transfusional y formas accidentales o intoxicaciones alimentarias.

Extensión en la región  y el mundo 

La enfermedad en Argentina, afortunadamente, ha reducido la transmisión vectorial, incluso la cantidad de pacientes con Chagas se ha reducido en los últimos 20 años. Sin embargo, observamos que hay más de un millón y medio de pacientes infectados y, junto con Brasil, representa el 40 por ciento de los pacientes Chagas en el mundo.

Esta enfermedad involucra más de 20 países en la región aunque también se ha dispersado en el mundo, no tanto por la infección vectorial, sino por las otras formas de infección y, sobre todo, por la migración.

A partir de la globalización, la migración de las personas a otros países. En este sentido, se habla de alrededor de más de 300.000 pacientes que presentan la enfermedad de Chagas y ha llegado tan lejos como Japón, Australia, Estados Unidos y España, donde se superan los 40.000 pacientes.

El problema en estos países, además, es que los médicos en general tienen poco entrenamiento en la detección de la enfermedad y recién en los últimos 15 años se ha empezado a detectar por serología en los donantes de sangre. Y esto hizo que, por ejemplo, para el año 2006 hubiera contagio en Japón de muchas personas por un donante que lo hizo sucesivamente y no se detectaba la enfermedad.

En general lo que observamos en Buenos Aires es que la mayoría de los pacientes actualmente ya no son argentinos, sino que la mayoría vienen por migraciones desde Bolivia y Paraguay. Y la forma de presentación más común es la cardiopatía, entre estas las arritmias y luego la insuficiencia cardiaca.

Manifestaciones clínicas

Hemos observado además, que la enfermedad produce cuatro polos de manifestación. El principal es el desarrollo de arritmias, seguido de los trastornos estructurales del corazón, la formación de aneurismas y las embolias, de tal manera que se trata de una enfermedad que tiene un gran peso de morbilidad sobre los pacientes. Y esto es no solo en términos de mayor mortalidad que otras causas insuficiencia cardiaca, sino que produce en el transcurso de la enfermedad.

El paciente sufre la necesidad de recibir dispositivos como marcapasos, desfibriladores. Muchas veces tiene que recibir anticoagulación o antiarrítmicos.

Además, la enfermedad lleva a pacientes mucho más jóvenes a situaciones de insuficiencia cardiaca avanzada.

    Se trata de una enfermedad que produce una cardiopatía grave y que se va a sostener en los próximos años, y que es necesario mejorar el diagnóstico y el tratamiento.

Por último, destacar que la OMS ahora actualmente recomienda fuertemente sostener las medidas de reducción del vector, pero además mejorar y favorecer el diagnóstico de la enfermedad, sobre todo en todo el mundo, no sólo en la región, e implementar correctamente el tratamiento, porque actualmente muy la cantidad de Chagas que hay, que se considera que es más de 6 millones en el mundo, la cantidad de tratamientos que se realizan son muy pocos.

Punto de vista

En conclusión, debemos considerar que en nuestro país, Argentina, 1 de cada 50 personas está contagiada de enfermedad de Chagas.

Se trata de una enfermedad que produce una cardiopatía grave y que se va a sostener en los próximos años, y que es necesario mejorar el diagnóstico y el tratamiento. Y lamentablemente la inestabilidad, muchas veces económica, no permite que se sostengan los planes de tratamiento y de control.

Muchas gracias. Siganos en Medscape en Español, hasta la próxima.

Contenido relacionado

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....