Guía para trastorno por déficit de atención con hiperactividad de la American Academy of Pediatrics resalta la atención en equipo

Troy Brown

Conflictos de interés

7 de octubre de 2019

En una guía clínica actualizada sobre trastorno por déficit de atención con hiperactividad, la American Academy of Pediatrics resalta la necesidad del tratamiento continuado basado en equipo, que incluya profesionales de la salud médica y mental, así como familias y personal escolar.[1] Las recomendaciones también destacan la importancia de identificar trastornos concomitantes como depresión y trastornos del aprendizaje.

La guía clínica, elaborada por el Dr. Mark L. Wolraich, de la Sección de Pediatría del Desarrollo y la Conducta, de la University of Oklahoma, en Oklahoma, Estados Unidos, y sus colaboradores del Subcomité para Niños y Adolescentes con trastorno por déficit de atención con hiperactividad de la AAP, fue publicada el 30 de septiembre en la versión digital de Pediatrics. Esta es la segunda revisión de la guía clínica que fue publicada inicialmente en 2001 y actualizada por última vez en 2011.

El Dr. Wolraich y sus colaboradores actualizaron un proceso de algoritmo asistencial adjunto que presenta pasos específicos que los médicos pueden tomar para implementar la guía.[2] Estos pasos no son para implementarse en una sola consulta. "La evaluación, el tratamiento y el monitoreo son procesos continuados que hay que abordar durante toda la atención médica al niño y al adolescente en la práctica y en la planeación de la transición del adolescente al adulto en el sistema asistencial", afirmaron.

Sin embargo, los autores de la guía señalaron que investigación publicada relacionada con trastorno por déficit de atención con hiperactividad no apoya cambios drásticos a las recomendaciones previas.[3] "De ahí que esta nueva guía incluya solo actualizaciones adicionales a la guía previa".

Enfoque en el aleccionamiento a los padres de niños pequeños

Uno de los cambios más importantes tiene que ver con el nuevo análisis de la literatura médica y conductual relevante, explicó el Dr. Joseph F. Hagan J., FAAP, coautor de las guías y vicepresidente del Subcomité para Niños y Adolescentes con TDAH de la AAP. "Nos interesaban en particular los datos publicados que aportaban una base de evidencia a nuestras recomendaciones. En congruencia con la normativa se subraya la evidencia para las declaraciones de acción clave de esta guía", comentó a Medscape Noticias Médicas.

La guía actualiza la sección sobre tratamiento médico y conductual. Los tratamientos para trastorno por déficit de atención con hiperactividad no se han modificado en gran parte; los autores resaltaron la necesidad de atención médica continuada y la coordinación con personal escolar y otros miembros de la comunidad.

Una declaración de acción clave recomienda que para los niños de 4 y 5 años la primera línea de tratamiento debería ser el aleccionamiento de progenitores basado en evidencia con respecto al manejo de la conducta o las intervenciones conductuales en el salón de clases. "También se pueden utilizar fármacos, pero ahora se da más importancia al aleccionamiento de progenitores para el manejo de la conducta como tratamiento de primera línea", señaló el Dr. Hagan.

La investigación indica que se obtiene algún beneficio con el aleccionamiento similar de progenitores y maestros en el manejo de la conducta de estudiantes de secundaria con trastorno por déficit de atención con hiperactividad.

Los criterios diagnósticos de la American Psychiatric Association en su Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales en su quinta edición básicamente no se han modificado con respecto a los presentados en la cuarta edición, con la excepción de que la quinta ediciónaumentó la edad requerida al momento del inicio de los síntomas desde antes de 7 años hasta menos de 12 años.

Los pacientes de edad igual o mayor a 17 años necesitan mostrar menos conductas problemáticas descritas en la quinta edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales que pacientes más jóvenes para que se les diagnostique trastorno por déficit de atención con hiperactividad. La gravedad de algunos síntomas, como la hiperactividad, puede disminuir a medida que maduran los niños.

La mayoría de los niños con trastorno por déficit de atención con hiperactividad cumple criterios diagnósticos para otro trastorno mental como mínimo, escribieron los autores. La guía actualizada contiene una nueva declaración de acción clave que recomienda que los profesionales clínicos "incluyan un proceso para detectar por lo menos trastornos concomitantes, tales como trastornos emocionales o de la conducta (por ejemplo, ansiedad, depresión, trastorno de oposición desafiante, trastornos de la conducta, uso de sustancias), trastornos del desarrollo (por ejemplo, trastorno de aprendizaje y lenguaje, trastornos del espectro del autismo), y trastornos físicos (por ejemplo, tics, apnea del sueño)".

Los profesionales clínicos han de recordar que el trastorno por déficit de atención con hiperactividad es un trastorno crónico y deben seguir "los principios del modelo de atención crónica y el hogar médico".

Estos modelos serán muy útiles para los progenitores que tienen trastorno por déficit de atención con hiperactividad, explicaron los autores.

Recomendaciones adicionales

La guía proporciona recomendaciones para descartar otras posibles causas de síntomas del paciente y para identificar trastornos concomitantes, como depresión, ansiedad, uso de sustancias, autismo y trauma.

"Sabemos que un niño con diagnóstico de trastorno por déficit de atención con hiperactividad se beneficia más cuando hay una colaboración entre familias, sus médicos, sus maestros, quienes pueden necesitar idear planes de instrucciones y apoyo especiales", indicó el Dr. Hagan en un comunicado de prensa de la American Academy of Pediatrics.

"Tutores, consejeros escolares y otras personas que pueden desempeñar un papel importante en la vida de un niño a menudo tienen mucho que aportar al proporcionar información y trabajar en soluciones", añadió.

"Aunque sabemos que el trastorno por déficit de atención con hiperactividad puede ser difícil y frustrante para las familias, los niños que se identifican en una etapa temprana y reciben tratamiento apropiado pueden aprender a manejar sus síntomas y tener éxito. Con la ayuda de adultos que apoyen y cuiden al niño, este es un esfuerzo de equipo que da frutos a largo plazo", concluyó el Dr. Wolraich.

Los autores han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....