El ayuno en días alternos a corto plazo es seguro y tiene ventajas metabólicas

Ricki Lewis

Conflictos de interés

5 de septiembre de 2019

El ayuno en días alternos tuvo efectos positivos sobre peso corporal, parámetros cardiovasculares y marcadores moleculares de envejecimiento cuando se evaluó en un estudio aleatorizado controlado realizado en adultos sanos sin obesidad o diabetes, informaron investigadores en un estudio publicado el 27 de agosto en la versión electrónica de Cell Metabolism.[1]

El ayuno en días alternos es una estrategia para controlar el peso diferente a la restricción calórica común o el ayuno intermitente que restringe la ingestión de alimentos diarios a un intervalo de 8 a 12 horas.

Aunque el ayuno en días alternos está ganando popularidad, no ha sido objeto de estudios clínicos aleatorizados.

Por consiguiente, Slaven Stekovic, Ph. D., del Institute of Molecular Biosciences at the University of Graz, en Austria, y sus colaboradores, llevaron a cabo un estudio prospectivo de cohortes con un estudio aleatorizado controlado intercalado para evaluar los efectos metabólicos del ayuno en días alternos.

El equipo inicialmente reclutó a 30 participantes que habían seguido el ayuno en días alternos durante un mínimo de 6 meses antes de que comenzara el estudio y los compararon con 60 controles sanos.

Treinta miembros del grupo de control fueron luego aleatorizados a ayuno en días alternos por 4 semanas y los otros 30 participantes comían lo que desearan y cuando quisieran durante ese periodo.

En concreto, las 30 personas que habían seguido el ayuno en días alternos durante 6 meses o más y los 30 individuos aleatorizados al mismo alternaron entre 36 horas de ayuno y 12 horas de comer lo que quisieran. Estos dos grupos fueron similares por lo que respecta a distribución de género, edad, índice de masa corporal y cociente cintura-cadera al inicio.

Antes y después de la intervención los participantes se sometieron a una batería de mediciones antropométricas, fisiológicas, hormonales, metabólicas y bioquímicas que reflejan el estado de salud y posibles efectos del ayuno en días alternos. Estas consistieron en medidas de la composición corporal y la función cardiovascular, gasto calórico evaluado utilizando cuestionarios de frecuencia de consumo de alimentos y ejercicio y densidad mineral ósea en la columna lumbar.

No se observaron efectos adversos entre participantes del grupo que siguió el ayuno en días alternos. Su ingesta calórica descendió 37,4% (IC 95%: -48,3% a -24,4%) con respecto al inicio, en comparación con 8,2% (IC 95%: -32,2% a 3,6%) en el grupo de control.

El índice de masa corporal en quienes ayunaron las 4 semanas descendió 1,2 kg/m2 (IC 95%: -1,515 a -0,875; p < 0,0001). La reducción promedio en la adiposidad abdominal fue de 14,5% ± 6,4% (p < 0,0001).

Además de cambios en la masa y la composición del cuerpo, investigadores observaron tendencias metabólicas, y es por eso que optaron por publicar en Cell Metabolism en vez de en una revista científica más general. "Cell Metabolism está muy abierto a los hallazgos transferibles al ámbito clínico y probablemente no hay otra intervención que modifique el metabolismo de un organismo tan profundamente como el ayuno", expresó a Medscape Noticias Médicas el coautor, Frank Madeo, Ph. D., profesor en el Institute for Molecular Biosciences at the University of Graz, en Austria.

El coautor ,Dr. Harald Sourij, profesor en la Medical University of Graz, resumió los hallazgos metabólicos: "En general se detectó una serie de cambios asociados a una reducción en el riesgo cardiovascular y el envejecimiento, incluyendo reducción en marcadores inflamatorios como molécula de adhesión celular soluble-1, presión arterial sistólica, cifras de colesterol de lipoproteínas de baja densidad, ácidos grasos de cadena corta y triyodotironina; incremento en ácidos grasos poliinsaturados, y regulación a la baja de aminoácidos pro-envejecimiento potenciales, como metionina".

Los hallazgos metabólicos indican que el ayuno en días alternos puede ser más seguro que la restricción calórica, que se practica más ampliamente.

"La restricción calórica previamente ocasionó inquietudes en torno al metabolismo óseo o la función de las células inmunitarias. Ni en nuestro estudio aleatorizado controlado a corto plazo ni en la cohorte de ayuno en días alternos a 6 meses observamos efectos adversos sobre la masa ósea, la cifra total de leucocitos o la abundancia de subtipos de células inmunitarias, cifras de eritrocitos o metabolismo del hierro", comentó el Dr. Sourij a Medscape Noticias Médicas.

No obstante, advirtió que se necesitan investigaciones prospectivas más prolongadas para monitorear estos parámetros en el curso de años, a fin de descartar posibles efectos adversos o el surgimiento de deficiencias nutricionales.

En el estudio no se comparó ayuno en días alternos con ayuno intermitente. "Bajar 3 kg de peso en un lapso de 4 semanas, como en nuestro estudio, tiene un fuerte efecto de pérdida de peso que probablemente no se logrará con periodos de ayuno más cortos. El ayuno en días alternos tiene efectos positivos profundos sobre peso corporal, parámetros cardiovasculares y marcadores moleculares de envejecimiento", concluyó Madeo.

La seguridad aparente del ayuno en días alternos puede deberse a que se parece a los patrones de alimentación de nuestros ancestros cazadores-recolectores, explicó Madeo. "Nuestra fisiología está familiarizada con periodos de ayuno seguidos de excesos de alimento". Por ejemplo, el ayuno echa a andar la autofagia, en la cual las células desmantelan y reciclan partes dañadas, como orgánulos y proteínas, asociadas al envejecimiento. "La autofagia mejora las funciones metabólicas de las células y se activa después de 36 horas de ayuno.

La perspectiva de la autofagia puede explicar la inferioridad manifiesta de la restricción calórica. "La ingesta hipocalórica dificulta la inducción del programa de autofagia protector de la edad, el cual se activa durante los descansos de ayuno", continuó Madeo.

Sin embargo, los investigadores advirtieron que aún no sabemos las consecuencias, si las hay, del ayuno en días alternos estricto después de 6 meses, y recomiendan una comparación robusta de regímenes de ayuno entre sí y en diferentes tipos de cohortes, y que el bombardeo constante con imágenes de alimento y fácil acceso al mismo puede dificultar los intentos de ayuno en días alternos a algunos individuos y los efectos pueden ser efímeros si se abandona el patrón de ayuno y alimentación.

Los investigadores resaltaron la importancia de identificar a pacientes que probablemente no pueden medrar con ayuno en días alternos. "Se ha de considerar un apoyo clínico considerable y un estilo de vida en general sano antes de iniciar ayuno en días alternos ".

La advertencia es congruente con un estudio de 2017 realizado por John Trepanowski, Ph. D., del departamento de kinesiología y nutrición en la University of Illinois, en Chicago, Estados Unidos y sus colaboradores, en que se comparó ayuno en días alternos, restricción calórica y ninguna intervención entre 100 adultos con obesidad por lo demás sanos.[2] No encontraron ventaja del ayuno en días alternos sobre la restricción calórica con respecto a cumplimiento, reducción de peso, mantenimiento de peso o cardioprotección.

El Dr. Yoni Freedhoff, profesor de medicina de familia en la University of Ottawa, en Ontario, Canadá, hizo eco de los comentarios cautelosos.

"El ayuno en días alternos ya es una intervención clínicamente relevante si emplearla permite a una persona bajar de peso, y en consecuencia, mejorar trastornos médicos que responden al peso, pero se necesitará un estudio a largo plazo para determinar si tiene o no algún riesgo a largo plazo, o beneficios más allá de los atribuibles simplemente a la reducción de peso.

Desde luego, al igual que con cualquier intervención para una enfermedad crónica, si la intervención solo es temporal y se abandona el ayuno en días alternos como un estilo de vida después de algunas mejoras en la salud, es probable que estas mejoras también sean temporales".

Las limitaciones de la investigación incluyeron el reclutamiento de una pequeña muestra de individuos muy motivados que estaban interesados o que ya estaban haciendo ayuno en días alternos.

El Dr. Sourij ha comunicado recibir apoyos económicos para investigación irrestrictos de AstraZeneca, MSD y Sanofi-Aventis. Los otros autores y el comentarista han comunicado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....