COMENTARIO

Objeción de conciencia: ¿optar por no atender al paciente que ofende su moralidad?

Arthur L. Caplan

Conflictos de interés

23 de agosto de 2019

Hola. Soy Art Caplan. Dirijo la División de Ética Médica en la NYU School of Medicine.

El Department of Health and Human Services de la administración del presidente Trump recientemente emitió regulaciones que permiten a médicos, enfermeras, farmacéuticos y otros profesionales de la salud, rehusarse a proporcionar servicios a sus pacientes si tienen motivos religiosos o personales para una objeción de conciencia. Creo que esta normativa va demasiado lejos. Algunos condados y estados están demandando para tratar de anular esta norma.

Desde luego, hay situaciones en las que un médico podría decir: "Tengo una objeción moral profunda para hacer algo". No exigimos que las personas intervengan en realizar abortos cuando les resulta moralmente fuera del campo de sus creencias personales. No exigimos que las personas, en los estados que tienen legalizado el suicidio asistido, intervengan en proporcionarlo cuando viola sus creencias personales. No estoy diciendo que no haya motivos para tener objeción de conciencia.

Por otra parte, si una persona acude a una farmacia con una prescripción legítima y el farmacéutico dice: "Me opongo a la píldora de la mañana siguiente", esto no parece ser lo mismo que pedirles que proporcionen un servicio que les resulta moralmente censurable.

    Los profesionales clínicos no están en situaciones en las que algunos procedimientos son puramente electivos. Si la vida pende de un hilo, predominan el bienestar y el interés del paciente.

Me parece que una prescripción médica legítima se debe surtir. Tal vez se la pueda pasar a otro farmacéutico de su trabajo o a alguien más. Sin embargo, es mejor estar preparado para decir, como mínimo: "No me gusta surtir estas prescripciones, pero la puede surtir de esta manera".

Todo paciente, incluso en lo que respecta al suicidio asistido por médico o aborto, tiene el derecho de conocer sus opciones. Su consentimiento informado básico. A diferencia de la norma del Health and Human Services sobre objeción de conciencia, creo que hay que decir a las personas: "No puedo hacer esto, pero así es como se puede hacer".

Añadiré otra restricción. Si se trata de una urgencia, digamos una mujer que está muriendo debido a que el feto está atrapado en el conducto del parto y la única forma de salvarla es realizar un aborto, creo que es necesario hacerlo. Los profesionales clínicos no están en situaciones en las que algunos procedimientos son puramente electivos. Si la vida pende de un hilo, predominan el bienestar y el interés del paciente.

He comenzado a escuchar anécdotas de estudiantes de medicina que dicen: "No me quiero capacitar en esto. No quiero estudiar esto. Tengo una objeción moral. Creo en alimentos naturales y no quiero estudiar vacunas".

Si se abre la puerta a todo tipo de objeciones de conciencia por parte de los profesionales de la salud para que no hagan lo que normalmente se esperaría que hicieran médicos, enfermeras, farmacéuticos y otros, creo que se comienza a poner el interés médico por delante del de los pacientes. Esto no está bien. No es lo que dice el juramento hipocrático. No es lo que señalan diversos códigos de ética y de la profesión médica y de enfermería. Lo que dicen es: "Primero los pacientes".

Únicamente, como un último recurso deberíamos permitir que los médicos dijeran: "No voy a hacer tal cosa", si hay otros que lo hagan, de manera que los pacientes puedan todavía recibir los servicios que necesitan.

La objeción de conciencia es importante. Deseamos que los médicos tengan valores, que piensen muy bien en lo que están haciendo, que comprendan que en ocasiones pueden no querer continuar con algún procedimiento específico. Una invitación permanente para dejar que cualquiera obstruya lo que no les gusta o algo que no quiera hacer en ese momento, en mi opinión, va a conducir a muchos más problemas que la protección de los derechos del médico y el profesional de la salud.

Soy Art Caplan, de la División de Ética Médica, NYU School of Medicine. Gracias por su atención.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Contenido relacionado

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....