Nueva prueba de sangre tiene una precisión de 94% para diagnosticar enfermedad de Alzheimer

Megan Brooks

Conflictos de interés

12 de agosto de 2019

Una nueva prueba de sangre para detectar cambios cerebrales representativos de enfermedad de Alzheimer en etapa temprana se ha acercado un paso más a la realidad y podría ser un "cambio de paradigma" en este campo.[1]

Investigadores encontraron que determinar el cociente de b-amiloide 42 y b-amiloide 40 en sangre utilizando un ensayo de alta precisión tiene una exactitud de 94% para diagnosticar amiloidosis cerebral, utilizando tomografía por emisión de positrones de amiloide o tau fosforilada 181/b-amiloide 42 en líquido cefalorraquídeo como norma de referencia.

"Hoy en día evaluamos a personas para estudios clínicos con estudios por imágenes del cerebro, lo cual es dilatado y costoso, y reclutar a participantes tarda años", declaró el investigador principal, Dr. Randall J. Bateman, profesor de neurología, de la Washington University School of Medicine, en San Luis, Estados Unidos.

"Pero con una prueba de sangre podríamos detectar miles de personas al mes. Esto significa que podemos reclutar con más eficiencia a participantes en estudios clínicos, lo cual nos ayudará a encontrar tratamientos con más rapidez, y podría tener una repercusión enorme en los costos de la enfermedad, lo mismo que el sufrimiento humano que va con ello", agregó.

El estudio fue publicado en versión electrónica el 1 de agosto en Neurology.

Herramienta de detección fácil

Utilizando un ensayo de inmunoprecipitación y cromatografía en líquidos-espectrometría de masas, los investigadores determinaron b-amiloide 42/b-amiloide 40 en muestras de plasma y líquido cefalorraquídeo en 158 individuos de edad avanzada, principalmente con cognición normal (94% con Índice clínico de demencia [CDR] = 0) que fueron recolectadas en los primeros 18 meses después de tomografía por emisión de positrones para amiloide.

El cociente b-amiloide 42/b-amiloide 40 en plasma se correlacionó en alto grado con los datos en tomografía por emisión de positrones para amiloide (área bajo la curva [AUC] de la curva de eficacia diagnóstica: 0,88; intervalo de confianza del 95% [IC 95%]: 0,82 - 0,93), y con tau fosforilada 181/b-amiloide 42 (AUC: 0,85; IC 95%: 0,79 - 0,92), informaron los investigadores.

La combinación de b-amiloide 42/b-amiloide 40 en plasma, edad y expresión de apolipoproteína e4 tuvo una correlación "muy alta" con tomografía por emisión de positrones para amiloide (AUC: 0,94; IC 95%: 0,90 - 0,97), "lo que indica que se puede utilizar b-amiloide 42/b-amiloide 40 en plasma como una herramienta de detección para personas con riesgo de demencia por enfermedad de Alzheimer", escribieron los investigadores.

Además, individuos con un cociente b-amiloide 42/b-amiloide 40 en plasma positivo, pero con tomografía por emisión de positrones para amiloide negativa tuvieron un incremento de 15 tantos en el riesgo de volverse positivos en tomografía por emisión de positrones para amiloide (p = 0,01).

"La sensibilidad del ensayo de b-amiloide 42/b-amiloide 40 en plasma en individuos con negatividad que cambian a positividad en tomografía por emisión de positrones para amiloide señala que el cociente b-amiloide 42/b-amiloide 40 en plasma se vuelve positivo en una etapa más temprana que el umbral establecido de tomografía por emisión de positrones para amiloide que se utilizó para este estudio", señalaron el Dr. Bateman y sus colaboradores en su informe.

"Por consiguiente, un cociente b-amiloide 42/b-amiloide 40 positivo con una tomografía por emisión de positrones para amiloide negativa puede representar amiloidosis temprana más que un resultado positivo falso en algunos individuos", añadieron.

Según se reportó en Medscape Noticias Médicas, el estudio se basa en investigación previa realizada por los mismos investigadores.

La aplicación más inmediata del análisis de b-amiloide 42/b-amiloide 40 en plasma es la detección de amiloidosis cerebral en posibles participantes en estudios sobre fármacos para enfermedad de Alzheimer, señalaron los investigadores.

La detección de b-amiloide 42/b-amiloide 40 en plasma reduciría de manera estadísticamente significativa el número de pruebas confirmadoras, como los biomarcadores de amiloide en tomografía por emisión de positrones o líquido cefalorraquídeo, que se requieren para seleccionar individuos con amiloidosis cerebral, sobre todo en caso de estudios de prevención, que reclutan a individuos cognitivamente normales que tienen una tasa relativamente baja de amiloidosis del cerebro.

Investigadores estiman que para un estudio de prevención similar al estudio A4 (Tratamiento anti-amiloide en enfermedad de Alzheimer asintomática), la detección preliminar con b-amiloide 42/b-amiloide 40 en plasma reduciría 62% el número de estudios de tomografía por emisión de positrones para amiloide requeridos, "dando lugar a una reducción sustancial en tiempo y costos de reclutamiento".

Un "cambio de paradigma"

Estos hallazgos podrían ser un cambio de paradigma en el campo de investigación de enfermedad de Alzheimer, comentaron Barbara Vendlin, Ph. D., del Wisconsin Alzheimer's Disease Research Center, en Madison, y el Dr. Henrik Zetterberg, Ph. D., del UK Dementia Research Institute, en Londres, Reino Unido, en un editorial publicado con el estudio.[2]

"Los resultados son impresionantes", añadieron, por cuanto demuestran que un cociente de estos dos péptidos se asocia con tomografía por emisión de positrones para amiloide, así como con un cociente de tau fosforilada/b-amiloide 42 en líquido cefalorraquídeo.

"Notablemente, en un pequeño subgrupo de individuos que fueron negativos para amiloide en las imágenes de tomografía por emisión de positrones al inicio, el análisis en plasma predijo el cambio subsiguiente a la positividad para amiloide en imágenes de tomografía por emisión de positrones", puntualizaron.

"Los resultados de este estudio son congruentes con estudios previos y apuntan a la posibilidad real de utilizar un biomarcador en plasma para la detección de amiloidosis cerebral", añadieron.

Sin embargo, en el contexto de la atención clínica se necesita más investigación, advirtieron Bendlin y Zetterberg.

Asimismo, destacaron que los participantes en el estudio en gran parte no tenían alteraciones cognitivas, lo cual desde la perspectiva del inicio del tratamiento preclínico es conveniente, pero limitaría la posibilidad de generalización a la población clínica típica.

Este estudio fue financiado por el National Institute on Aging, parte del National Institutes of Health; la Alzheimer's Association, la Foundation for Barnes-Jewish Hospital, Eli Lilly Co/Avid Radiopharmaceuticals, y una fundación anónima. El Dr. Bateman es socio fundador de C2N Diagnostics. La Washington University y el Dr. Bateman tienen participación en el capital social en C2N Diagnostics y reciben ingresos por regalías provenientes de la tecnología (cinética de marcación isotópica estable y análisis de plasma en sangre) autorizada por la Washington University a C2N Diagnostics. Recibe ingresos de C2N Diagnostics por prestar sus servicios en la junta de asesoría científica. Washington University, con el Dr. Bateman como coinventor, ha presentado la solicitud de una patente provisional en Estados Unidos: "Plasma Based Methods for Detecting CNS Amyloid Deposition". Proporciona consultoría a Roche, Genentech, AbbVie, Pfizer, Boehringer-Ingelheim y Merck.

Bendlin ha recibido precursores y agentes para imágenes de Avid Radiopharmaceuticals. Zetterberg es cofundador de Brain Biomarker Solutions en Gothenburg AB, una compañía de plataforma basada en GU Ventures en la Universidad de Gotemburgo; ha prestado sus servicios en las juntas de asesoría científica para Roche Diagnostics, Samumed, CogRx y Wave; y ha dado conferencias en simposios patrocinados por Biogen y Alzecure.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....