Mini Examen Clínico

Trastorno del espectro autista

Dr. Stephen Soreff

Conflictos de interés

5 de agosto de 2019

Baron-Cohen y sus colaboradores demostraron que la ausencia de juego simbólico en lactantes y niños pequeños es un factor predictivo sólido de diagnóstico posterior de trastorno del espectro autista.[1] Por tanto, en la valoración ordinaria de los bebés sanos es fundamental evaluar la capacidad de juego simbólico. La ausencia de juego simbólico requiere una derivación para valoración especializada de autismo u otros trastornos del desarrollo.

En un niño de aproximadamente 18 meses, el juego simbólico implica uso de un objeto para representar otro y participación en una o dos acciones simples de juego fingido. Alrededor de los 36 meses el juego simbólico implica que los niños "simulen", incluyendo secuencia de pasos, papeles asignados y un plan general, o en ocasiones fingir imaginando un objeto sin necesidad de que el objeto concreto esté presente. Un juego atípico puede ser el interés en partes del objeto en lugar del uso funcional del objeto en sí. Por ejemplo, un niño con trastorno del espectro autista puede divertirse girando repetidamente la rueda de un coche en vez de moverlo por el suelo de manera funcional.

A diferencia de los niños pequeños con retraso del desarrollo o con desarrollo normal, los niños pequeños con trastorno del espectro autista muestran mayor interés por los patrones geométricos. Los bebés que prefieren los patrones geométricos dinámicos a participar en actividades físicas, como el baile, precisan una derivación para evaluación por posible trastorno del espectro autista. Pueden permanecer horas con estos patrones geométricos dinámicos.

También se puede observar ausencia de respuestas normales al dolor o al daño físico. En vez de llorar y correr hacia los padres cuando sufren un corte o una contusión, los niños no modifican su comportamiento. A veces los padres no se dan cuenta de que el niño con trastorno del espectro autista se ha hecho daño, hasta que ven la lesión. Los padres refieren con frecuencia que tienen que preguntar al niño si le sucede algo malo cuando le cambia el humor y es posible que tengan que examinar su cuerpo para detectar la lesión. El señalamiento protodeclarativo es el uso del dedo índice para señalar un objeto de interés a otra persona. Los niños pequeños aprenden normalmente a usar el señalamiento protodeclarativo para comunicar a otras personas su interés por un objeto. La ausencia de este comportamiento es un factor predictivo sólido de diagnóstico posterior de autismo. La presencia de señalamientos protodeclarativos puede evaluarse preguntando a los padres o cuidadores. Una pregunta de cribado es: "¿Su hijo usa el dedo índice para señalar o mostrar interés en algo?" Una respuesta negativa indica necesidad de evaluación especializada por un posible trastorno generalizado del desarrollo.

Para más información sobre la presentación clínica del trastorno del espectro autista, lea aquí .

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....