COMENTARIO

Consenso europeo de expertos con importantes definiciones sobre insuficiencia cardiaca

Dr. Guillermo Liniado; Dr. Jorge Thierer

Conflictos de interés

30 de julio de 2019

COLABORACIÓN EDITORIAL

Medscape &

En este contenido

Aglutinantes del potasio

El bloqueo neurohomonal con inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina, receptores de angiotensina II, y más recientemente con sacubitrilo valsartán, cuando se emplea junto a los antagonistas del receptor de mineralocorticoide, espironolactona y eplerenona, se asocia a una mejora de la sobrevida y disminución de las hospitalizaciones en pacientes con insuficiencia cardiaca con fracción de eyección reducida en clases funcionales II - IV.

Sin embargo, el costo es un aumento en la incidencia de hipercalemia, en especial en pacientes que tienen insuficiencia renal crónica y diabetes concomitante.

Un porcentaje no despreciable de pacientes pierde el beneficio de este tratamiento, y por ese motivo se han desarrollado fármacos (Patiromer y ZS-9) que se unen al potasio del tubo digestivo e inhiben su absorción. Nueva evidencia en estudios de pacientes con insuficiencia renal crónica e hipertensión arterial donde que incluyeron subgrupos de pacientes con insuficiencia cardiaca, confirman la seguridad de Patiromer en permitir el inicio y titulación de los antialdosterónicos.[13]

Actualmente se estudia el efecto de este fármaco sobre la morbimortalidad en un estudio con más de 2.000 pacientes (estudio DIAMOND), cuyos resultados se esperan para 2022.

El consenso considera que Patiromer y ZS-9 pueden ser administrados en pacientes con insuficiencia cardiaca con o sin insuficiencia renal crónica, para manejar la hipercalemia, y en pacientes seleccionados para permitir la titulación ascendente de los receptores de mineralocorticoide, evitando la hipercalemia.

Tafamidis en amiloidosis cardiaca por transtirretina

En pacientes de 60 años de edad o mayores, con insuficiencia cardiaca y fracción de eyección preservada sintomática no hipertensos, la amiloidosis cardiaca por transtirretina puede representar hasta 13% de los casos. De igual modo, esta patología puede estar presente hasta en 5% de los casos de miocardiopatía hipertrófica, miocardiopatía restrictiva, y en hasta 16% de los casos de estenosis aórtica degenerativa que van a transcatéter de prótesis valvular aórtica.

El consenso establece que en pacientes como los citados, que tengan el grosor del septum interventricular mayor a 12 mm, debe considerarse la evaluación de la amiloidosis cardiaca por transtirretina.

Si bien la amiloidosis cardiaca por cadenas livianas asociadas a mieloma o a gammapatías monoclonales representa la forma más prevalente (80%), la amiloidosis cardiaca por transtirretina ocupa el segundo lugar (15% - 20%), y su detección aumenta gracias a las técnicas diagnósticas (medicina nuclear). El interés en la patología ha crecido merced a la aparición de nuevas opciones terapéuticas.

Tafamidis previene la disociación del tetrámero de transtirretina y la amiloidogénesis, y en un estudio que involucró a 441 pacientes y comparó la droga en dosis de 80 mg o 20 mg con placebo se observó una disminución de la mortalidad total: 29,5% en el grupo tafamidis frente a 42,9% en el placebo. HR: 0,70; IC 95%: 0,51 - 0,9, así como una mejor performance en la prueba de marcha y en los cuestionarios de calidad de vida.[14]

El consenso sostiene que el empleo de la droga debe ser considerado en pacientes como los del estudio, pero reconoce que su elevado costo es un fuerte impedimento para popularizar la intervención.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....