Dra. Denisse Lee Cervantes; Dr. Alejandro Juárez Ramiro

Conflictos de interés

10 de junio de 2019

COLABORACIÓN EDITORIAL

Medscape &

Dr. Alejandro Juárez Ramiro: Hola, bienvenidos a Medscape en español desde el Congreso de la American Society of Clinical Oncology (ASCO) 2019, el día de hoy nos acompaña la Dra. Denisse Lee Cervantes, oncóloga médica con alta especialidad en oncología torácica, para discutir acerca de lo mejor en cáncer de pulmón presentado en este congreso. 

Bienvenida Dra. Lee.   

Dra. Denisse Lee Cervantes: Gracias.

Dr. Alejandro Juárez Ramiro: Quisiera comenzar este comentario destacando la “revolución” que ha habido en el tratamiento del cáncer de pulmón. Si bien la inmunoterapia se ha posicionado como un tratamiento de primera línea en la enfermedad metastásica es muy atractivo poder llevar la inmunoterapia a otros escenarios.

Podría comentarnos sobre el escenario neoadyuvante ¿qué se presentó en este congreso? 

Dra. Denisse Lee Cervantes: Sí claro, principalmente se presentaron dos estudios: NEOSTAR y LCMC3.[1,2] Ambos incluyeron pacientes con cáncer de pulmón en etapas tempranas (1 a 3), que fueran resecables y que no hubieran recibido tratamiento previo, para ser tratados con inmunoterapia neoadyuvante.  NEOSTAR utilizó nivolumab frente a nivolumab con ipilimumab; mientras que, LCMC3 utilizó atezolizumab. 

Algo destacado de estos estudios es que evaluaron como objetivo primario la respuesta patológica mayor, esto se define como menos de 10% de células viables tumoorales en el espécimen resecado. 

Asimismo, se observó un fenómeno interesante, la exacerbación inmune; esto es una progresión radiológica que se presenta a nivel ganglionar y que tiene que ser evaluado por patología para realmente descartar que se trate de una progresión. Cuando lo evaluaron see dieron cuenta de que principalmente se trataba de granulomas.

Los resultados de NEOSTAR para el brazo de nivolumab informaron una respuesta patológica mayor de 17% frente a 23% para la combinación. Y en el estudio LCMC3 tenemos un resultado muy similar para la respuesta patológica mayor con atezolizumab de 18%.  

Dr. Alejandro Juárez Ramiro: Finalmente estos resultados son alentadores en cuanto a poder usar la inmunoterapia en el escenario neoadyuvante. Asimismo, considero que sería interesante que nos comentara sobre los estudios de inmunoterapia en el escenario metastásico. Si bien se actualizó mucha información acerca de los primeros estudios que iniciaron en cancer de pulmón, ¿cuáles fueron los resultados más destacados? 

Dra. Denisse Lee Cervantes: Justamente se presentó la actualización de los resultados de sobreviva global para KEYNOTE 001, que si bien recordamos es de los primeros estudios en los cuales se evaluó el tratamiento con inmunoterapia monodroga para los pacientes con cáncer avanzado.[3]

En este estudio se observó que a 5 años, los pacientes vírgenes a tratamiento tienen una sobrevida global de 23% en comparación con los pretratados de 15%. 

Algo muy interesante es que cuando los dividen por subgrupos de alta expresión de PD-L1, cerca de 30% se encuentra vivo a 5 años de aquellos en primera línea y de los pretrataados hasta 25% se encuentra vivo a 5 años. 

Dr. Alejandro Juárez Ramiro: Resultados muy importantes, especialmente considerando que a 5 años tener vivo a un paciente con cáncer de pulmón en el escenario metastásico hasta hace algunos años, antes de la inmunoterapia, era inimaginable. ¿Considera que esta población está curada?  

Dra. Denisse Lee Cervantes: Sobre esto hay un gran debate, ya que en este contexto los pacientes son largos respondedores y considero que hace falta información, pero probablemente hay un punto en el que este grupo de pacientes no progresan. 

Dr. Alejandro Juárez Ramiro: Pasemos al grupo de pacientes que no son candidatos a inmunoterapia, ¿qué hay de nuevo?

Dra. Denisse Lee Cervantes: En este contexto de pacientes, hubo un estudio interesante, RELAY.[4]

Este estudio fase 2 evaluó el estándar de tratamiento (erlotinib) frente a la combinación de erlotinib con ramucirumab. Se midió como desenlace principal la sobrevida libre de progresión, con un resultado de incremento de hasta 19 meses en la combinación. 

Dr. Alejandro Juárez Ramiro: Probablemente esto nos orienta un poco a que esta combinación de inhibidores de tirosina quinasa con antiangiogénicos hace una buena combinación; como en el estudio previo de erlotinib en combinación con bevacizumab positivo. Ahora hay otra opción que se suma a erlotinib en el tratamiento de los pacientes. ¿Qué opinas de la combinación de inhibidores de tirosina quinasa de tercera y cuarta generación con antiangiogénicos?  

Dra. Denisse Lee Cervantes: Justamente ahora está en fase de investigación cuál es la mejor secuencia de tratamiento, cómo vencer resistencias, porque el principal problema que se observó fue la progresión debido a la mutación de resistencia T790M. El combinar osimertinib con algunas terapias ha dado grandes toxicidades y considero que hace falta más información para poder combinarlo con algún antiangiogénico o terapia blanco.   

Dr. Alejandro Juárez Ramiro: Muchas gracias, desde ASCO 2019, para Medscape en Español, hasta la próxima.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Contenido relacionado

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....