Uno de cada 4 pacientes con cáncer de pulmón de células no pequeñas estará vivo a los 5 años después de recibir pembrolizumab

Liam Davenport

Conflictos de interés

2 de junio de 2019

CHICAGO, USA. Casi una cuarta parte de pacientes con cáncer de pulmón de células no pequeñas sin tratamiento previo sobrevivirá hasta los 5 años con pembrolizumab (Keytruda, Merck), y las tasas son aún más impresionantes en pacientes cuyos tumores tienen alta expresión de ligando de muerte programada 1.

Estos resultados, presentados en el congreso anual de la American Society of Clinical Oncology fueron del estudio KEYNOTE-001, ahora el seguimiento de eficacia y tolerabilidad de mayor duración de pembrolizumab en cáncer de pulmón de células no pequeñas avanzado.[1]

Al abordarlo para un comentario, el Dr. David Graham, del Levine Cancer Institute en Charlotte, Carolina del Norte, Estados Unidos, señaló que esto resalta que “con el uso de inmunoterapia en pacientes apropiados debemos comenzar a pensar en cómo tratar a nuestros pacientes en formas diferentes a como solíamos hacerlo”.

"En años previos veíamos a una persona con cáncer de pulmón de células no pequeñas metastásico y lamentablemente teníamos que presentar un panorama sombrío, en el que las posibilidades de estar vivo 5 años después hubieran sido de 5% o incluso a veces menos" , dijo.

"Ahora, a medida que analizamos estos datos, con pacientes tratados adecuadamente mediante pembrolizumab, 1 de cada 4 de ellos, o más, van a vivir alrededor de 5 años a partir de ahora, y esto modifica completamente nuestra mentalidad", dijo el Dr. Graham a Medscape Noticias Médicas.

El estudio inicialmente incluyó a 550 pacientes sin mutaciones en el gen EGFR o ALK, de los cuales un poco más de 100 nunca habían recibido tratamiento al reclutamiento.

En el congreso, el Dr. Edward B. Garon, de David Geffen School of Medicine en la University of California, Los Ángeles, en Santa Mónica, Estados Unidos, presentó datos de 100 pacientes que todavía estaban vivos después de una mediana de 60 meses, de los cuales 60 había recibido pembrolizumab durante un mínimo de 2 años.

Después de 5 años, 23% de los pacientes sin tratamiento previo todavía estaba vivo, lo mismo que 16% de los que previamente se habían tratado.

Esta cifra aumentó a 30% de los pacientes sin tratamiento previo y a 25% de los que habían recibido tratamiento previo que tenían expresión de ligando de muerte programada 1 (PD-L1) de 50% o más.

En el caso de los pacientes con niveles de expresión de ligando de muerte programada 1 de 1% a 49% que ya se habían tratado antes, 13% estaba vivo a los 5 años, lo mismo que 16% de aquellos con expresión de < 50% que nunca habían recibido tratamiento.

En una conferencia de prensa, el Dr. Garon dijo que, en general, el cáncer de pulmón de células no pequeñas es una enfermedad en la cual se ha considerado "muy improbable" que los pacientes vivan por 5 años después del diagnóstico.

Por tanto, la tasa de sobrevida global a 5 años de 15% con pembrolizumab "ciertamente es alentadora" y, la sobrevida de 25% observada en pacientes con expresión de ligando de muerte programada 1 de ≥ 50% fue "muy impresionante".

Dado que los datos de tolerabilidad demuestran que no hay efectos tóxicos tardíos imprevistos, el Dr. Garon considera que, "en total, los datos confirman que pembrolizumab tiene el potencial de mejorar los desenlaces a largo plazo para pacientes con cáncer de pulmón de células no pequeñas sin o con tratamiento previo".

El Dr. Garon comentó a Medscape Noticias Médicas que los pacientes que recibieron tratamiento previo habrán tenido su enfermedad hasta por 2 años antes de iniciar pembrolizumab.

En consecuencia, "su reloj comenzó en un momento diferente del de las personas que lo recibieron como su tratamiento inicial", lo que significa que “los datos fueron igualmente impresionantes” en los dos grupos.

El Dr. Garon explicó, sin embargo, que "la realidad es que hoy en día por lo menos en Estados Unidos, probablemente se utiliza más pembrolizumab en un contexto de primera línea en pacientes tratados antes".

"El motivo de esto es que todavía no está claro si es o no es beneficioso añadir quimioterapia a pembrolizumab en pacientes que tienen alta expresión de ligando de muerte programada 1", aunque se están realizando estudios para dar respuesta a esta interrogante.

El Dr. Garon continuó: "Entre los pacientes que tienen una expresión de 1% a 49%, por ejemplo, ese grupo francamente, en Estados Unidos, a menudo no está recibiendo pembrolizumab como único agente de segunda línea".

"La mayoría de estos pacientes está recibiendo un inhibidor de PD-1 o ligando de muerte programada 1 junto con quimioterapia", añadió.

Detalles del estudio

KEYNOTE-001 fue un estudio de fase 1b que inicialmente reclutó a 550 pacientes con cáncer de pulmón de células no pequeñas localmente avanzado, de los cuales 101 no se habían tratado antes y los 449 restantes habían recibido al menos un tratamiento previo.

Los pacientes al principio recibieron 2 mg de pembrolizumab/kg de peso corporal cada 3 semanas o 10 mg/kg cada 2 o 3 semanas. Luego se les cambió a una sola dosis de 200 mg cada 3 semanas independientemente del peso corporal, que es el esquema que suele utilizarse en la práctica clínica.

Para el presente análisis, el equipo reunió datos hasta el 5 de noviembre de 2018, sobre todos los pacientes que permanecieron en el estudio.

Tras una mediana de seguimiento de 60,6 meses, 100 pacientes (18%) todavía estaban vivos, incluidos 23 del grupo sin tratamiento previo y 69 de los tratados con anterioridad.

Entre los sobrevivientes, 60 habían recibido tratamiento al menos durante 2 años, incluyendo 14 del grupo sin tratamiento previo y 46 del grupo previamente tratado, y todavía estaban vivos 46 en la fecha umbral.

El Dr. Garon dijo que en el grupo sin tratamiento previo, la sobrevida global mediana fue de 35,4 meses en los que tenían expresión de ligando de muerte programada 1 de ≥ 50% y 19,5% en los que tenían expresión de entre 1% y 49%.

Esto fue equivalente a una tasa de sobrevida global a 5 años de 29,6% para pacientes con expresión de ligando de muerte programada 1 de ≥ 50% y 15,7% para aquellos con expresión de 1% - 49%.

Entre los pacientes previamente tratados, la mediana de sobrevida global fue de 15,4 meses para aquellos con una expresión de ligando de muerte programada 1 de ≥ 50%, de 8,5 meses en aquellos con expresión de 1% - 49%, y de 8,6 meses en los que tenían expresión de < 1%.

Esto fue equivalente a una tasa de sobrevida global a 5 años de 25,0% para pacientes con expresión de ligando de muerte programada 1 de ≥ 50%, de 12,6% para la expresión de 1% - 49%, y de 3,5% para la expresión de < 1%.

Al analizar específicamente a pacientes que fueron tratados con pembrolizumab durante un mínimo de 2 años, el Dr. Garon indicó que la sobrevida global a 5 años era de 78,6% en pacientes sin tratamiento previo y 75,8% en los que previamente se habían tratado.

La tasa de respuesta objetiva fue de 86% en pacientes sin tratamiento previo y 91% en los antes tratados, con una tasa de respuesta continuada en la fecha umbral de 58% y 71%, respectivamente.

La mediana de duración de la respuesta fue de 52,0 meses en pacientes sin tratamiento previo y no se alcanzó en los que antes se habían tratado.

Se observaron efectos adversos inmunitarios en 92 pacientes (17%), siendo el más frecuente hipotiroidismo, en cerca de 9%. El efecto secundario más grave fue neumonitis, aunque esta se observó en menos de 5% de los pacientes.

El Dr. Garon puntualizó que, crucialmente, la tasa de efectos adversos no aumentó de manera ostensible entre los análisis a 3 y 5 años, y pocos fueron de grados 3 a 5.

Al comentar los hallazgos, el Dr. Richard L. Schilsky, vicepresidente sénior y director médico de la American Society of Clinical Oncology, quien moderó la conferencia de prensa, señaló que, aunque las tasas de respuesta fueron "muy altas" en pacientes tratados con pembrolizumab durante un mínimo de 2 años, la mayor parte no fueron respuestas completas.

El Dr. Garon dijo que "no está muy claro" qué ocurre en esas lesiones que han mejorado, pero que no han desaparecido por completo.

Añadió que en algunos pacientes han podido obtener biopsia de las lesiones, encontrando que algunos tienen cáncer activo, mientras que otros tienen tejido cicatrizal o granuloma.

Por consiguiente, "es muy difícil" determinar si lo que se está viendo en los estudios por imágenes es "enfermedad activa", comentó.

Si es una enfermedad activa, puede indicar que "de alguna manera el sistema inmunitario y el cáncer se han combatido entre sí hasta un empate, y se ha refrenado el cáncer".

El Dr. Garon concluyó: "Creo que este va a ser un campo interesante para investigación futura".

El estudio recibió financiación de Merck Sharp & Dohme Corp. El Dr. Garon informa funciones de consultoría o asesoría en Dracen; y financiación para investigación (institucional) de Merck, Genentech, AstraZeneca, Novartis, Lilly, Bristol-Myers Squibb, Mirati Therapeutic, Dynavax, Jovance Biotherapeutics y Neon Therapeutics. Sus coautores han declarado múltiples relaciones económicas relevantes las cuales se enumeran en el resumen.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....