Primer inhibidor de CDK4/6 para mejorar sobrevida en cáncer de mama metastásico

Resultado "sorprendente y formidable"

Nick Mulcahy

Conflictos de interés

2 de junio de 2019

CHICAGO, USA. No es frecuente que un tratamiento oral sistémico mejore significativamente la sobrevida global en el contexto de cáncer metastásico.

Y, en el caso de inhibidores de CDK4/6 para cáncer de mama, se veía como que no se podría lograr, pues múltiples estudios previos se limitaban a una mejora significativa en la sobrevida libre de progresión.

Así que, comprensiblemente, hubo algunas sonrisas entre los expertos que debatieron los resultados del estudio MONALEESA-7 en mujeres premenopáusicas con cáncer de mama avanzado durante una rueda de prensa en el Congreso de la American Society of Clinical Oncology (ASCO) de 2019.[1]

El inhibidor de CDK4/6 ribociclib (Kisqali, Novartis) en combinación con endocrinoterapia estándar mejoró significativamente la sobrevida global en mujeres jóvenes con cáncer de mama avanzado con expresión de receptor hormonal (HR+) en comparación con solo endocrinoterapia, informó la autora principal Dra. Sara Hurvitz, directora, Investigación Clínica en Cáncer de Mama, UCLA Jonsson Comprehensive Cancer Center, Los Ángeles, Estados Unidos.

Es la primera vez que un inhibidor de CDK4/6 —o cualquier tratamiento de acción molecular específica— ha demostrado en combinación con endocrinoterapia mejorar significativamente la sobrevida global entre mujeres con enfermedad metastásica HR+/HER2-negativo, comentó.

La tasa de sobrevida global estimada a 42 meses fue 70,2% para mujeres en el grupo con tratamiento combinado frente a 46% en el grupo con solo endocrinoterapia (hazard ratio para muerte: 0,71; p = 0,009).

Los nuevos hallazgos serán presentados en una sesión de la ASCO y simultáneamente publicados el 4 de junio en la versión electrónica de New England Journal of Medicine.

El resultado para la sobrevida global, que fue parte de un análisis planeado, traspasó el límite para suspensión por eficacia superior que se especificó de antemano.

El cáncer de mama avanzado en esta población más joven es una “terrible enfermedad” debido a su naturaleza frecuentemente agresiva, dijo Hurvitz en una declaración en conferencia de prensa.

El Dr. Harold Burstein, de Dana Farber Cancer Institute, Boston, Estados Unidos, y un experto de la ASCO que no intervino en el estudio, dijo a los reporteros que “continúa la época de oro de la investigación clínica en oncología.”

Un tema observado en el nuevo estudio y en otros, añadió, es “que con datos maduros y robustos, ahora estamos viendo mejoras sustanciales en sobrevida con fármacos innovadores que están saliendo al mercado.”

En un evento previo a la conferencia de prensa, la Dra. Monica Bertagnolli, jefa de oncología quirúrgica, Dana Farber Cancer Institute, y presidenta de la ASCO calificó los resultados como “sorprendentes y formidables” e hizo notar que los datos de 42 meses ascienden a 3,5 años, lo cual “es mucho” tiempo en el cáncer de mama avanzado.

Anteriormente, ribociclib fue aprobado in 2017 por la US Food and Drug Administration para uso en cáncer de mama HR+ avanzado en mujeres posmenopáusicas y, en 2018, para uso similar en mujeres premenopáusicas con base en los resultados anteriores en sobrevida libre de progresión de este mismo estudio MONALEESA-7.

El Dr. Charles Shapiro, director de investigación aplicada de cáncer de mama y sobrevivencia tras cáncer, Tisch Cancer Institute at Mount Sinai, Ciudad de Nueva York, Estados Unidos, comentó sobre los nuevos resultados: “Este va a representar un nuevo tratamiento estándar para mujeres premenopáusicas con cánceres de mama con expresión de receptor.”

El Dr. Shapiro, quien no intervino en el estudio, dijo a Medscape Noticas Médicas, que es “una cuestión excelente si hay diferencias entre los tres inhibidores de CDK 4/6. Hasta ahora no hay comparaciones directas entre ellos.” Hacía referencia a palbociclib (Ibrance, Pfizer) y abemaciclib (Verzenio, Lilly), los otros miembros de esta clase de fármacos.

El tratamiento combinado en este contexto premenopáusico "probablemente funcionará" con otros inhibidores de CDK 4/6, añadió.

De acuerdo, dijo la Dra. Dawn Hershman, directora del programa de cáncer de mama en el Herbert Irving Comprehensive Cancer Center, de la Columbia University Irving Medical Center, en Nueva York, Estados Unidos, a quien se le pidió su comentario.

Todos los demás fármacos de esta clase probablemente tienen un efecto similar "si se estudiaran utilizando los mismos criterios y duración de estudio", dijo la Dra. Hershman, quien no intervino en el estudio. "Es difícil creer que no lo harían", dijo a Medscape Noticias Médicas.

Esto fue, en parte, una alusión al hecho de que se demostró que palbociclib mejoró la sobrevida global en el estudio PALOMA-3 pero no en forma significativa. Sin embargo, PALOMA-3 incluyó mujeres posmenopáusicas y premenopáusicas por igual, que fueron tratadas de manera más intensa que las mujeres del presente estudio. De hecho, en MONALEESA-7, todas las mujeres estaban recibiendo endocrinoterapia inicial y solo 5% habían recibido quimioterapia previa.

Sin embargo, la Dra. Hurvitz defendió la situación recién establecida para ribociclib en este contexto durante la conferencia de prensa.

Dijo que los oncólogos médicos por general se han sentido “cómodos utilizando estos fármacos [inhibidores de CDK 4/6] de manera intercambiable” para estas pacientes pero, con la mejora en la sobrevida global observada ahora con ribociclib, otros agentes tendrán que demostrar lo mismo.

Detalles del estudio

MONALEESA-7 es el primer estudio en centrarse exclusivamente en mujeres premenopáusicas (< 59 años de edad) con cáncer de mama avanzado que no habían recibido endocrinoterapia previa.

En el estudio, los investigadores aleatorizaron a 672 mujeres a tratamiento oral con ribociclib o a una píldora placebo. Todas las mujeres recibieron el compuesto de endocrinoterapia inyectable, goserelina, y uno de los otros utilizados para endocrinoterapia: los inhibidores de aromatasa letrozol o anastrozol o el modulador selectivo de receptor de estrógeno tamoxifeno.

Tras una mediana de seguimiento de 34,6 meses, 173 (26%) continuaron recibiendo tratamiento, pero 116 (35%) de las mujeres siguieron recibiendo ribociclib frente a solo 57 (17%) que continuaron recibiendo placebo.

Además, los investigadores desglosaron los datos de sobrevida según los dos tipos de endocrinoterapia oral que se utilizaron en el estudio. Informaron tasas de sobrevida de 71% y 70% para mujeres que tomaron ribociclib en combinación con tamoxifeno o un inhibidor de aromatasa, respectivamente, en comparación con una tasa de sobrevida de 55% y 43%, respectivamente, para mujeres que recibieron placebo en combinación con tamoxifeno o solo inhibidores de aromatasa.

No se observaron indicios de toxicidad durante la mediana de 2 años de exposición a tratamiento en el grupo con tratamiento combinado, dijeron los autores del estudio.

El estudio también sirve a otro propósito para médicos y pacientes, dijo el Dr. Burstein del Dana Farber.

"Uno de los mitos que este estudio ayuda a erradicar es que mujeres más jóvenes con cáncer de mama con expresión de receptor de estrógeno tienen fundamentalmente diferente pronóstico que mujeres de mayor edad; de hecho sus resultados se ven muy similares,” dijo, haciendo referencia a la investigación previa con ribociclib entre mujeres posmenopáusicas, incluido el estudio PALOMA-3.

El estudio fue financiado por Novartis, laboratorio productor de ribociclib. Los autores del estudio, incluso Hurvitz, tienen vínculos económicos con la compañía farmacéutica y algunos son empleados de Novartis. Los doctores Shapiro, Hershman y Burstein han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Siga a Nick Mulcahyde Medscape en Twitter @nickMulcahy. Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....