COMENTARIO

Uso de psilocibicina en el tratamiento en la depresión resistente

Dr. José J. Mendoza Velásquez

Conflictos de interés

27 de mayo de 2019

Hace unos meses hablábamos del interés que han mostrado los científicos en los hongos y psilocibina en la terapéutica psiquiátrica.

Las drogas psicodélicas clásicas, como psilocibina, dietilamida del ácido lisérgico y mescalina, se usaron ampliamente en psiquiatría antes de que se incluyeran en la Lista I de la Convención de la ONU sobre Drogas en 1967.

La razón de estos tratamientos podría reconocerse como la tendencia a "romper" los patrones de cognición y conducta crónicos e inadaptativos. Una de las fortalezas resaltadas por los científicos consiste en que la incidencia de eventos adversos graves parece ser baja.

Desde 2006 se han realizado varios ensayos piloto y ensayos controlados aleatorios que utilizan psicodélicos (en su mayoría psilocibina) en diversos trastornos psiquiátricos, especialmente los no psicóticos.

Estos han proporcionado resultados alentadores que brindan evidencia inicial de seguridad y eficacia, sin embargo, son notables los obstáculos legales y reglamentarios para otorgar licencias a los psicodélicos como fármacos.

    Psilocibina acompañada de apoyo psicológico y en ambiente terapéutico se muestra como una terapia prometedora en psiquiatría, pero sus mecanismos terapéuticos son poco conocidos.

La Food and Drug Administration de Estados Unidos ha considerado a la terapia asistida por psilocibina como "tratamiento novedoso” según los resultados de los estudios de COMPASS Pathways para pacientes con depresión resistente al tratamiento.[1]

Esto rompe los límites legales para el estudio de esta posibilidad terapéutica y es seguro que posteriores estudios multinacionales evaluarán la seguridad y la eficacia de psilocibina en el tratamiento psiquiátrico.

Psilocibina acompañada de apoyo psicológico y en ambiente terapéutico se muestra como una terapia prometedora en psiquiatría, pero sus mecanismos terapéuticos son poco conocidos. Algunos de estos se relacionan con el incremento en el flujo sanguíneo cerebral, otros a la conectividad funcional en estado de reposo dependiente del nivel de oxígeno en la sangre.

Investigaciones anteriores han demostrado que psilocibina es eficaz en el tratamiento de la ansiedad y la depresión al final de la vida, la adicción al alcohol y al tabaco e incluso, el trastorno obsesivo-compulsivo, en depresiones resistentes y trastornos que no responden a fármacos convencionales.

Los investigadores de Imperial College, de Londres, han reportado que los síntomas depresivos mejoran de manera estadísticamente significativa desde el día siguiente al tratamiento, y casi la mitad cumplió con los criterios para una respuesta completa a las 5 semanas.

Conforme se avance en la colección de evidencia, esto podría ser un ‘parteaguas’ en el tratamiento de las enfermedades mentales. La aprobación de la Food and Drug Administration rompe en gran parte las limitantes legales que acompañan usualmente a estos tratamientos.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Contenidos relacionados

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....