Semaglutida aporta beneficios sobre la glucemia, el peso y el riesgo cardiovascular en diabetes de tipo 2

Carla Nieto Martínez

24 de mayo de 2019

Semaglutida, un nuevo análogo del péptido similar al glucagón tipo 1, ya está disponible en las farmacias españolas. El fármaco, indicado para el tratamiento en adultos con diabetes de tipo 2, supone una opción mucho más potente respecto a los fármacos existentes, como ha demostrado el programa de ensayos clínicos SUSTAIN.[1]

Concretamente, esta potencia resulta especialmente significativa en tres frentes: reducción de los niveles de glucosa en sangre, ayuda en el control de peso, y disminución del riesgo cardiovascular, junto a un perfil seguro y una buena tolerabilidad.

El programa SUSTAIN comprende ocho ensayos clínicos globales en fase 3, en los que participaron más de 8.000 adultos con diabetes de tipo 2, incluidas personas con elevado riesgo cardiovascular, con y sin enfermedad renal.

Dr. Esteban Jódar

Durante la presentación del fármaco en España, el Dr. Esteban Jódar, jefe del Departamento de Endocrinología y Nutrición de los hospitales Quirón Salud Pozuelo, Ruber Juan Bravo, y San José, en Madrid, destacó que la potencia demostrada por este fármaco permite controlar un porcentaje muy alto de personas con diabetes que necesitan intensificar su tratamiento, siendo capaz de llevar a objetivos de control a pacientes que han referido grandes dificultades para reducir los niveles de glucosa en sangre.

Se estima que 56% de las personas con diabetes en España no tiene un nivel óptimo del control glucémico (hemoglobina glucosilada), situación frente a la que el fármaco aporta una reducción de la glucosa en sangre de modo dependiente de la glucosa, mediante la estimulación de la secreción de glucagón, cuando la glucosa en sangre es elevada, sin producir hipoglucemias de manera directa.

Dr. Lluis Masmiquel

En este sentido, el Dr. Lluis Masmiquel, jefe de Endocrinología del Hospital Son Llàtzer, de Palma de Mallorca, explicó que semaglutida ha demostrado un descenso en los niveles de hemoglobina glucosilada mayor que los inhibidores de la dipeptidilpeptidasa-4, la insulina u otros análogos de péptido similar al glucagón tipo 1: "Al cabo de un año tras la incorporación del tratamiento con semaglutida, 67% de los pacientes que estaba siendo tratado con terapia dual o triple ha visto cómo su situación era óptima en cuanto al objetivo terapéutico de hemoglobina".

Aliado y motivador para la pérdida de peso

De los ensayos también se desprende que las personas tratadas con el nuevo análogo de péptido similar al glucagón tipo 1 experimentaron pérdida de peso entre dos y cinco veces superior, en comparación con otras terapias para la diabetes, y hasta 79% alcanzó el objetivo de control glucémico (hemoglobina glucosilada) por debajo de 7%, según recomendaciones de la American Association of Diabetes.

Otros efectos positivos son reducción del apetito y disminución de la ansiedad por comer, algo que resulta especialmente beneficioso en estos pacientes, "sobre todo considerando que cerca de 80% de las personas con diabetes de tipo 2 ha desarrollado esta enfermedad por exceso de peso, hasta el punto de que si no existiera obesidad, prácticamente no habría casos de diabetes.

A lo anterior hay que añadir que la obesidad es un factor agravante de la situación del paciente con diabetes: empeora el riesgo cardiovascular, dificulta el control metabólico y hace necesario el uso de más fármacos. Semaglutida ha demostrado pérdida de peso muy superior a la obtenida con fármacos competidores, lo que evidentemente va a mejorar la función de la célula beta y los diferentes parámetros de riesgo cardiovascular", declaró el Dr. Masmiquel a Medscape en Español.

Respecto a que este efecto en el sobrepeso permita vislumbrar una posible indicación futura de semaglutida como fármaco antiobesidad, el Dr. Masmiquel señaló que la indicación actual es para pacientes con diabetes de tipo 2.

"No obstante, se está investigando esta familia de fármacos para el tratamiento de la obesidad, por lo que esta indicación podría ser una línea de futuro a largo plazo. De hecho, un ‘hermano menor’ de semaglutida, liraglutida, es uno de los fármacos actualmente aprobados para el tratamiento de la obesidad", añadió el clínico.

Para el Dr. Esteban Jódar, los ensayos clínicos en los que se ha comparado a pacientes en diferentes estadios de la enfermedad, han definido un perfil de eficacia mayor que el de la insulina, que ya se conocía en los fármacos de este grupo, "pero además arrojaron una evidencia impensable hace 10 - 15 años: la de ayudar a los pacientes a adelgazar".

"Hay que tener en cuenta que el sobrepeso es el talón de Aquiles en el tratamiento de la diabetes; insistimos mucho a los pacientes en la importancia de modificar sus hábitos, pero obviamente es algo difícil de conseguir. La pérdida de peso que se logra con semaglutida resulta muy motivadora en este sentido", destacó.

Una reducción de 26% de eventos cardiovasculares

Los expertos coinciden en que el beneficio más significativo que aporta el fármaco es su papel protector frente a los eventos cardiovasculares. "Dentro del programa SUSTAIN, el ensayo clínico más importante (tanto por el número de pacientes participantes como por su duración) fue SUSTAIN 6, que demostró que semaglutida puede reducir en 26% los episodios cardiovasculares (muerte cardiovascular, infarto y accidente cerebrovascular), en comparación con placebo, un hallazgo muy relevante, ya que ningún otro fármaco para la diabetes lo había conseguido antes", afirmó el Dr. Masmiquel.[2]

Dr. Manuel Gargallo

El Dr. Manuel Gargallo, endocrinólogo del Hospital Infanta Leonor, y de la Fundación Jiménez Díaz, de Madrid, y coordinador del Grupo de Trabajo de Diabetes de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición, que no participó en la presentación del fármaco, comentó a Medscape en Español que este efecto cardiovascular beneficioso solo había sido apuntado hasta ahora dentro de los análogos del péptido similar al glucagón tipo 1 disponibles, por liraglutida (en espera de los resultados del estudio REWIND).

"En este aspecto, constituye una novedad el hecho de ser el primer fármaco antihipeglucemiante que ha demostrado una reducción de eventos cerebrovasculares en pacientes con diabetes de tipo 2 (pioglitazona lo demostró en el estudio IRIS en sujetos con resistencia insulínica sin diabetes)".

El Dr. Gargallo agregó: "Dichos beneficios se alcanzan sin incrementar los efectos gastrointestinales típicos de este tipo de fármacos. Con  estos datos, y a la espera de disponer en un futuro de estudios en la vida real, posiblemente podemos afirmar que semaglutida constituye una segunda generación de análogos del péptido similar al glucagón tipo 1".

Comodidad, flexibilidad y otras ventajas frente a los demás antidiabéticos

Al comentar las aportaciones terapéuticas concretas de este fármaco, en comparación con las opciones terapéuticas similares disponibles para el tratamiento de la diabetes de tipo 2, el Dr. Gargallo explicó que al hablar de fármacos ya existentes, es necesario referirse a agonistas de análogos del péptido similar al glucagón tipo 1 de administración semanal (dulaglutida y exenatida LAR).

"Basándonos en los ensayos de fase 3 (estudios SUSTAIN 3 y 7), frente a cualquiera de ellos su potencia tanto en control glucémico con pérdida de peso, es claramente superior, estableciéndose una brecha clara entre semaglutida y el resto de los análogos del péptido similar al glucagón tipo 1 en relación a los efectos terapéuticos habituales de estos fármacos (descenso de hemoglobina glucosilada y del peso)", añadió.

Especialmente llamativa es la diferencia en cuanto a la pérdida de peso, aspecto en el que la respuesta a análogos del péptido similar al glucagón tipo 1 suele ser más inconsistente e irregular; en este caso, la potencia es más del doble frente al análogo del péptido similar al glucagón tipo 1 comparador.

Por su parte, el Dr. Jódar hizo especial hincapié en las importantes ventajas que su posología y forma de administración ofrece a estos pacientes. Semaglutida ha sido aprobada para su uso en pluma precargada con 0,25 mg en 1,5 ml; 0,5 mg en 1,5 ml, y 1 mg en 3 ml de solución.

"Probablemente es el fármaco más potente que hemos probado hasta ahora en ensayos clínicos, por lo que la posología debe ser escalada, es decir, una dosis inicial de 0,25 mg una vez a la semana para incrementarla a 0,5 mg a las cuatro semanas, y en caso de que se necesite una potencia adicional, escalar cuatro semanas después a 1 mg semanal", indicó el especialista.

"La comodidad y flexibilidad que proporciona la opción de administración semanal refuerza la adherencia y tiene un importante efecto en la calidad de vida de estos pacientes, que se enfrentan día a día a numerosas limitaciones debidas a su enfermedad. Avances como este ayudan mucho en el sentido de evitarles la sensación de tener que organizar su rutina alrededor de un tratamiento, permitiéndoles vivir ‘con’ su diabetes, y no ‘para’ esta enfermedad", comentó a Medscape en Español.

Un salto importante en el abordaje y un nuevo paradigma de cara al futuro

Teniendo en cuenta el importante avance que supone la introducción de semaglutida en los protocolos de abordaje de la diabetes de tipo 2, el siguiente paso o reto al que se enfrentan los especialistas en el manejo de esta enfermedad sería, en opinión del Dr. Masmiquel, la prevención. "La diabetes está alcanzando proporciones epidémicas, y su prevalencia aumenta en la población de forma importante".

"En el caso de España, la diabetes de tipo 2 afecta a 5,3 millones de personas. Aunque cada vez hay más implicación por parte de la administración y los agentes sanitarios para concientizar a la población sobre el alto costo que tiene esta enfermedad a todos los efectos, se necesitan más esfuerzos en este sentido", agregó.

El Dr. Jódar comentó que el principal reto es conseguir modificar la historia natural de la diabetes, "logrando detener el daño en las células beta, e incluso haciendo que revierta, y todo ello está muy relacionado con la capacidad de inducir pérdidas de peso y cambios de hábitos significativos en los pacientes".

Por su parte, el Dr. Gargallo manifestó que actualmente la actitud terapéutica en el abordaje de la diabetes de tipo 2 debe incluir un fármaco que combine efectos sobre hiperglucemia y exceso de peso. "Con este escenario en mente, disponemos de dos familias terapéuticas que podrían cumplir estos objetivos: los inhibidores de cotransportador sodio-glucosa tipo 2 y los análogos del péptido similar al glucagón tipo 1".

Agregó: "Sin embargo, los datos del reciente estudio CREDENCE, con canagliflozina, nos demuestran que los inhibidores del cotransportador sodio-glucosa tipo 2 pierden gran parte de su eficacia sobre la reducción de peso y control glucémico en pacientes con filtrado glomerular inferior a 60 ml/minuto. Por el contrario, existen análogos del péptido similar al glucagón tipo 1 como semaglutida, que se pueden emplear hasta filtrado glomerular de 15 ml/minuto".

Según el Dr. Gargallo, el paso a dar en el abordaje de la diabetes de tipo 2 sería enfocar a los pacientes de forma global, teniendo en cuenta todos los aspectos que concurren en esta patología, implementando terapias que controlen tanto la hiperglucemia como el exceso de peso; que aporten protección cardiovascular; puedan mantenerse eficazmente, independientemente de la reducción en la función renal, habitual en pacientes con diabetes de tipo 2; con una pauta y una forma de administración sencilla que facilite la adherencia y la persistencia (50% de pacientes con patologías crónicas no mantienen una adherencia adecuada), y que carezcan de efectos secundarios graves.

"Tenemos la suerte de disponer desde hace muchos años de fármacos para la diabetes de tipo 2 que han cumplido estas condiciones. Actualmente hay que reconocer que los datos de los ensayos clínicos colocan a semaglutida muy por encima del resto de las terapias disponibles que se ajustan a estas exigencias. Dentro de los fármacos en investigación, solo tirzepatida (agonista dual de péptido similar al glucagón tipo 1 y polipéptido inhibidor gástrico) en un futuro quizá podría compararse o superar a semaglutida", concluyó el Dr. Gargallo.

Los doctores Masmiquel, Jódar y Gargallo han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Siga a Carla Nieto de Medscape en Español en Twitter @carlanmartinez. Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....