Mini Examen Clínico: Arritmias

Dra. Yasmine S. Ali

Conflictos de interés

20 de mayo de 2019

Los pacientes con fibrilación auricular tienen un riesgo de accidente cerebrovascular o embolia periférica aproximadamente 5 veces mayor que las personas con ritmo sinusal. Las recomendaciones de anticoagulación se basan en las guías actualizadas de 2019 del grupo de trabajo del American College of Cardiology/American Heart Association/Heart Rhythm Society task force.[3]

Se recomienda anticoagulación oral en pacientes con fibrilación auricular que hayan sufrido accidente cerebrovascular o accidente isquémico transitorio, y en hombres con un CHA₂DS₂-VASc ≥ 2 y en mujeres con un CHA₂DS₂-VASc ≥ 3. Los anticoagulantes aprobados actualmente son warfarina, dabigatrán, rivaroxabán y apixabán.

La incidencia de fibrilación auricular es más alta de manera estadísticamente significativa en hombres que en mujeres en todos los grupos de edad, aunque este efecto puede estar mediado por la diferencia de estatura media entre hombres y mujeres. La fibrilación auricular puede ser más frecuente en individuos blancos que en negros, y los negros tienen menos de la mitad del riesgo ajustado por edad.

Los pacientes tienen un pulso irregular, y por lo general, taquicardia con frecuencias cardiacas que oscilan entre 110 y 140 latidos por minuto, y pocas veces más de 160 a 170 latidos por minuto. A pesar de que hasta 90% de los episodios de fibrilación auricular puede ser asintomático, muchos pacientes presentan una amplia variedad de síntomas, como palpitaciones, disnea, cansancio, mareos, angina y descompensación de insuficiencia cardiaca.[4] Además, la fibrilación auricular puede asociarse a disfunción hemodinámica, miocardiopatía inducida por taquicardia y tromboembolia sistémica.

Los pacientes inestables que requieren cardioversión inmediata con corriente directa son los siguientes:

  • Pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva descompensada.

  • Pacientes con hipotensión.

  • Pacientes con angina/isquemia no controlada.

Los síntomas más leves y las molestias de los pacientes son:

  • Palpitaciones.

  • Cansancio o poca tolerancia al ejercicio.

  • Presíncope o síncope.

  • Debilidad generalizada, mareo, fatiga.

Los hallazgos del electrocardiograma generalmente confirman el diagnóstico de fibrilación auricular, y son los siguientes:

  • Frecuencia ventricular irregular (complejos QRS irregulares).

  • Ausencia de ondas P nítidas, sustituidas por ondas F irregulares y caóticas.

  • La frecuencia ventricular varía de 130 a 168 latidos por minuto.

  • Hay que buscar también latidos con conducción aberrante después de ciclos R-R largos-cortos (es decir, fenómeno de Ashman).

  • Frecuencia cardiaca (normalmente 110 - 140 latidos por minuto, pocas veces > 160 - 170 latidos por minuto).

  • Preexcitación.

  • Hipertrofia ventricular izquierda.

  • Bloqueo de rama completo o retraso de la conducción intraventricular.

  • Infarto agudo o previo de miocardio.

La duración del segmento QRS puede ser un factor independiente predictivo de incidencia de fibrilación auricular en las mujeres, pero no en los hombres.[5] No está claro el mecanismo subyacente de esta diferencia entre hombres y mujeres.

Para más infomración sobre fibrilación auricular, lea aquí.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....