Revisión de Artículos: Taquipnea transitoria y bronquiolitis, fertilización in vitro y cáncer infantil, y síndrome de muerte súbita infantil

Dr. Jesús Hernández Tiscareño

Conflictos de interés

15 de mayo de 2019

En este contenido

Posible papel de las crisis convulsivas febriles y otros factores de riesgo asociados con la muerte súbita en niños

La muerte súbita de un niño sano es un hecho que, si bien infrecuente, provoca gran impacto en la sociedad en general y en la comunidad médica en particular. Desafortunadamente han escapado en gran medida al reconocimiento por parte de las comunidades médicas y de investigación, con menos de 20 publicaciones centradas en muerte súbita en la infancia de la National Library of Medicine de Estados Unidos hasta febrero de 2019.

A diferencia de lo que ocurre en la muerte súbita en la infancia (principalmente en relación al síndrome de muerte súbita del lactante, menores de 1 año) donde la epidemiología y los factores de riesgo están bien definidos. La mayoría de los datos existentes se basa o bien en casos aislados y pequeñas recopilaciones de casos o bien en muestras seleccionadas.

Muy pocos estudios se han realizado sobre una población general bien definida, por lo que la incidencia y las causas de la muerte súbita en niños y jóvenes no han sido adecuadamente identificadas. Por tanto, Crandall y sus colaboradores realizan este estudio buscando la asociación de las crisis convulsivas y otros factores con la muerte súbita en el niño.

Se realizó un estudio de serie de casos; los datos se obtuvieron de familiares de niños que murieron repentinamente, cuyos fallecimientos fueron registrados en la Fundación de muerte súbita en la infancia de 18 países. El análisis de los datos se llevó a cabo desde noviembre de 2017 hasta febrero de 2019.

Entre 2001 y 2017 se inscribieron 622 familias de Estados Unidos (81,6%) y otros 17 países (Australia, Bélgica, Brasil, Canadá, Costa Rica, Inglaterra, Francia, Alemania, Islandia, Irlanda, Italia, Namibia, Nueva Zelanda, Escocia, Singapur, Sudáfrica y Suecia).

Todos los casos tenían datos demográficos y causas de muerte. Entre los 622 casos se estudiaron aquellos que completaron una entrevista exhaustiva sobre las historias médicas y sociales de los niños y sus familias, y tuvieron una investigación de muerte que incluyó una autopsia.

Se enfocaron en 391 niños que murieron entre las edades de 1 a 6 años, ya que este grupo de edad conformó 94,4% de los entrevistados.

La entrevista evaluó nacimiento del niño y sus antecedentes médicos, embarazo de la madre, factores ambientales, antecedentes médicos familiares, circunstancias de la muerte del niño, y causa final de los certificados de defunción. Un total de 391 familias con niños fallecidos de 1 a 6 años de edad completó una entrevista completa sobre historias médicas y sociales, y circunstancias de muerte con evaluaciones forenses que revelaron una causa de muerte (muerte súbita explicada en la infancia), o ninguna causa de muerte (muerte súbita en la infancia).

De estos niños, 231 (59,1%) eran hombres, la edad media en el momento de la muerte fue de 24,9 (12,8%) meses, y 104 (26,6%) tenían antecedentes de crisis convulsiva febril. La prevalencia de crisis convulsiva febril entre muerte súbita en la infancia (28,8%; IC 95%: 23,3% - 34,2%), y muerte súbita explicada en la infancia (22,1%; IC 95%: 14,8% - 29,3%) fueron elevadas.

Las probabilidades de muerte durante el sueño fueron 4,6 veces más altas en muerte súbita en la infancia que en los casos muerte súbita explicada en la infancia (razón de probabilidades, 4,61; IC 95%: 1,92 - 11,09; p ajustado = 0,008).

Los hermanos de los casos de muerte súbita en la infancia tuvieron seguimiento durante 3.144 años de vida y ninguno murió prematuramente de muerte súbita en la infancia.

Lo más importante
Este estudio mostró una tasa elevada de crisis convulsiva febril entre los niños con muerte súbita en la infancia, por lo que se tendría que evaluar este factor de riesgo en futuros estudios; esta entidad sigue siendo un problema importante de salud pública que ha recibido poca investigación clínica, epidemiológica y genética.
La incidencia de la muerte súbita inexplicada se subestima debido a las prácticas de certificación de muerte inexactas e inconsistentes, y al sesgo de encontrar una causa de muerte. Las prácticas actuales de autopsia están limitadas por los recursos, y muchas veces no se identifican las causas funcionales de muerte asociadas con un hallazgo negativo de autopsia, incluidas arritmias cardiacas y convulsiones.
Para comprender y prevenir la muerte súbita de niños se requieren estudios basados en la población que utilicen investigaciones consistentes y métodos de autopsia completos y estandarizados.
REFERENCIA
  • Crandall LG, Lee JH, Stainman R, Friedman D, y col. Potential Role of Febrile Seizures and Other Risk Factors Associated With Sudden Deaths in Children. JAMA Netw. 5 Abr 2019;2(4):e192739. doi: 10.1001/jamanetworkopen.2019.2739. PMID: 31026025. Fuente

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....