Suplementos para el funcionamiento sexual: qué hay que saber

Pam Harrison

Conflictos de interés

7 de mayo de 2019

En este contenido

Siguiendo la llamada senda natural

Los fabricantes de suplementos han aprovechado una emergente preferencia del consumidor por todo lo que sea natural, y con impunidad han etiquetado sus productos con palabras como "naturopático", "homeopático" u "orgánico". El Dr. Terlecki informa a sus pacientes que estos productos distan mucho de ser naturales: "Nada cae de un árbol en forma de pastilla o cápsula".

Además, los consumidores pueden no percatarse de que la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos considera todos los suplementos, incluso los productos para mejorar el funcionamiento sexual, como alimentos. En consecuencia, no se obliga a los fabricantes a demostrar la tolerabilidad o la eficacia antes de lanzar estos productos al mercado. Mientras no hagan afirmaciones explícitas de que sus productos prevendrán o curarán enfermedades, pueden decir cualquier mezcla de sugerencias imaginables. Los provedores de suplementos sexuales ni siquiera tienen que demostrar que el consumidor está pagando por lo que realmente contiene el frasco, o lo que es más nefasto, qué otra cosa contiene el frasco que se deja cautelosamente fuera de la etiqueta.

Esta desventaja importante, que están mezclados subrepticiamente con fármacos de prescripción para mejorar el funcionamiento sexual, recientemente fue dada a conocer y complica cualquier evaluación de la eficacia de los suplementos para la salud sexual. No obstante, algunos laboratorios productores están combinando sus suplementos para la salud sexual "naturales" con inhibidores de fosfodiesterasa-5 de prescripción utilizados para tratar la disfunción eréctil (por ejemplo, sildenafil, tadalafil, vardenafil) o antidepresivos no autorizados (por ejemplo, dapoxetina).[3] Las etiquetas de suplementos adulterados no reflejan estos componentes activos, de manera que no es posible determinar si contienen fármacos no aprobados o si cualquier beneficio derivado del suplemento es consecuencia del producto farmacéutico o de componentes del producto que no son de prescripción.

Como una precaución general, el Dr. Terlecki dice a sus pacientes que, dado que estos suplementos no son regulados por la FDA, es imposible saber cuáles están contaminados de esta manera, de modo que no puede avalar sus componentes.

"Si una sustancia tiene un excelente perfil de seguridad, y si existe incluso un bajo nivel de evidencia de beneficio derivada de estudios en animales, es aceptable realizar una prueba de tratamiento, pero esto depende totalmente del paciente", añade el Dr. Terlecki. Por su parte, el Dr. Krychman tiene charlas francas con sus pacientes que toman o piensan tomar suplementos, y les dice que algunos productos han mostrado efectos, pero hasta la fecha, los datos que los respaldan son escasos.

El Dr. Krychman también dice a sus pacientes que los suplementos para mejorar la función sexual no necesariamente son benignos, advirtiendo que "pueden interactuar con fármacos habituales, tienen efectos secundarios y pueden afectar las pruebas de laboratorio". Los pacientes necesitan comprender que muy pocos suplementos son evaluados para determinar si contienen lo que se afirma que contienen, y están libres de contaminantes dañinos.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....