Movimiento de médicos residentes en México toma fuerza, exigen cambios legales y económicos

Nelly Toche

15 de abril de 2019

ACTUALIZACIÓN CON ÚLTIMA INFORMACIÓN, Suspensión de la asamblea permanente, 17 de abril de 2019. En México, cada año se abren alrededor de 8.000 plazas para 42.000 médicos que presentan el examen nacional para aspirantes a residencias médicas (ENARM). Es decir, apenas 2 de cada 10 logran acceder a los institutos y hospitales del sistema de salud mexicano para realizar una especialidad médica. Por tanto, el privilegio de estudiar una especialidad médica se ha convertido en una encrucijada.

Residentes: estudiantes y trabajadores

Desde el primer año, los médicos residentes tienen la responsabilidad del trato directo con pacientes en distintos niveles, tanto en procedimientos menores como mayores, acceden a cirugías de todo tipo y se enfrentan a labores riesgosas. Los residentes son quienes cubren las guardias nocturnas, el área de urgencias y quedan a cargo los fines de semana, días festivos y vacaciones, convirtiéndose en un pilar fundamental en cada hospital de tercer nivel.

En contraste, hasta hace poco (años 90) los residentes eran considerados estudiantes sin derecho a nada, todo quedaba en manos de cada institución ofreciendo algún incentivo. En la actualidad se les ha otorgado cierto trato de trabajadores, con algunas prestaciones y un sueldo en forma de beca que los convierte en los médicos de menor ingreso (su pago mensual oscila entre 13.000 a 17.000 pesos, según el grado de residencia).

En realidad, el estatus legal del residente es ambiguo, se rige a través de la Norma Oficial Mexicana NOM-001-SSA3-2012, pero según los involucrados, esta es antigua, incluso hay una propuesta que está en proyecto, pendiente de aprobación, y hasta ahora sin la participación de los residentes para su elaboración.

Dra. Mildred Martínez Hernández

"Hay un vacío legal, porque nos consideran becarios —estudiantes—, pero a la vez somos trabajadores, porque firmamos un contrato —tipo de trabajador 09— y se nos descuenta el impuesto sobre la renta", explicó a Medscape en Español la Dra. Mildred Martínez Hernández, residente de ortopedia de cuarto año, en el Instituto Nacional de Rehabilitación Luis Guillermo Ibarra, en la Ciudad de México.

Pagos atrasados, parcialmente restituidos y descontados

Las condiciones laborales de los residentes desde hace tiempo han sido tema de debate interno, pero a últimas fechas una serie de incumplimientos en pagos por parte del gobierno mexicano hacia hospitales de alta especialidad e institutos y la advertencia de que les descontarían un bono sexenal por 3.000 pesos que les fue otorgado en noviembre pasado hizo que la comunidad de residentes en estos espacios levantara la voz. Por primera vez vimos a los médicos tomar las calles y hacer partícipe a la comunidad de sus preocupaciones.

Todo empezó por la demora de los pagos de beca, "cada año siempre hay un retraso, cuando somos primer año de residencia lo esperamos, porque es lo que tardan en entrar nuestros papeles… este año nos dijeron que volvería a pasar pero que era algo normal", comparte la Dra. Martínez Hernández.

"Creemos que ya con un presupuesto asignado desde el año pasado, no tendría por qué retrasarse ese pago".

Esta fue la causa por la que decidieron manifestarse y hacer algunas asambleas permanentes, lo cual tuvo eco, pues comenzó a resolverse el pago para algunas instituciones, como el Hospital Juárez de México, el Hospital de la Mujer, el Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz, el Instituto Nacional de Rehabilitación Luis Guillermo Ibarra y el Hospital Psiquiátrico Fray Bernardino Álvarez, todos en la Ciudad de México.

En este sentido, la Secretaría de Salud respondió con un comunicado únicamente mencionando al Instituto Nacional de Psiquiatría, reiterando que se trabajaba con normalidad y que la principal causa del paro laboral se relacionaba con el atraso en el pago de becas.

Posteriormente los médicos residentes vieron que el pago era solo por quincena y media, "al día siguiente (3 de abril) nos informan que ese pago no reflejado correspondía a un descuento de bono sexenal que por error se nos había otorgado". Cabe mencionar que esos bonos eran en vales de despensa y el descuento fue en efectivo, además de que en la administración pasada sí se había otorgado ese pago a residentes.

La Unidad de Administración y Finanzas de la Secretaría de Salud dirigió la circular a los directores de todos los hospitales de especialidades e institutos nacionales de salud, explicando que la orden venía de la Unidad de Política y Control Presupuestal de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Un movimiento colectivo

Los movimientos comenzaron por instituciones, sin embargo, después los médicos residentes se percataron que no era algo local, "en su momento cada quien culpó a su hospital, pero cuando vimos que no era así, que era un asunto de la Secretaría de Salud —pues al parecer el Instituto Mexicano del Seguro Social y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado no han tenido esos problemas —,  comenzamos a organizarnos", explica la residente de cuarto año.

Esta situación fue el detonante para que se unieran y exigieran ya no solo el pago de las quincenas atrasadas, sino que también se hagan los cambios legales pertinentes para crear la figura jurídica de residente, con derechos y obligaciones bien establecidos.

Las primeras manifestaciones públicas se dieron con la marcha de médicos residentes del Hospital General de México, quienes caminaron de manera pacífica por el Zócalo capitalino y entregaron una carta dirigida al Dr. Jorge Alcocer Varela, Secretario de Salud en México.[1] Resultado de esta manifestación se acordó que serían recibidos por autoridades de la Secretaría de Salud federal  para escuchar su situación.

A la par, el 8 de abril se creó la Asamblea Nacional de Médicos Residentes, la cual hasta el 14 de abril ya integra a 82 hospitales e institutos de salud y 8.091 residentes de los diferentes estados de la República Mexicana.

Una de las primeras actividades de la asamblea fue enviar un oficio con apoyo de jefes de enseñanza y directivos el 9 de abril, la respuesta fue el comienzo de tres reuniones con la Secretaría de Salud. El 11 de abril, la dependencia emitió un comunicado informando que el próximo 18 de abril se reintegrarían las cantidades faltantes de la percepción de sus becas a los médicos residentes que fueron afectados.

Por instrucciones del Secretario de Salud, Dr. Jorge Alcocer Varela, el titular de la Unidad de Administración y Finanzas, Pedro Flores Jiménez, sostuvo reuniones de trabajo con una comisión y además acordó que se buscará entablar reuniones con integrantes de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, a fin de iniciar los trámites administrativos y legales que lleven al establecimiento de una figura jurídica del médico residente.

En cuanto a la demanda relacionada con la actualización de la remuneración que perciben en su beca, desde la última revisión de esta, aplicando el Índice Nacional de Precios al Consumidor, y/o el porcentaje de incrementos acumulados al salario mínimo general, se informó que esta petición se canalizará al Poder Legislativo.

Dra. Erika Orozco Saúl

"Hasta el momento no tenemos información puntual y siguen pagos pendientes, estamos en el entendido de que si no es por escrito nosotros seguimos firmes en el movimiento", aseguró la Dra. Erika Orozco Saúl, jefa de residentes del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz, y miembro del Comité de Comunicación de la Asamblea Nacional de Médicos Residentes.

Los médicos residentes señalaron en un nuevo comunicado que de no contar con el pago en la fecha límite, el 15 de abril a las 7:00 horas se iniciaría una asamblea permanente que consiste en llevar a cabo actividades académicas en diversas sedes hospitalarias, sin descuidar la atención en las áreas críticas de atención hospitalaria de cada una de las sedes, pues hasta el momento solo se han depositado pagos retrasados a 10% de ellos.[2]

Ante las medidas establecidas para el 15 de abril, se llevó a cabo una reunión entre el Comité de Gestión y la Secretaría de Salud el 15 de abril a las 11 horas.

https://twitter.com/SSalud_mx/status/1117837812051525633

 

Suspensión de la asamblea permanente

Posterior a reunión del 15 de abril entre las autoridades de salud mexicanas y la Asamblea Nacional de Médicos Residentes, la Secretaría de Salud emitió un comunicado para indicar que se mantienen en diálogo abierto y que los pagos (becas y gratificación navideña) se están realizando con un plazo máximo hasta el 18 de abril. Mencionan que de acuerdo con información recibida por los estados prácticamente todos están realizando pagos de nóminas.

La secretaria técnica del Consejo Nacional de Salud, María Eugenia Lozano Torres, explicó que a fin de que no se vuelva a presentar un retraso en los pagos de beca a residentes, en la próxima reunión del Consejo (mayo) se llevará a cabo una mesa de trabajo con los titulares de servicios estatales sobre el manejo de los recursos.

En su momento, Alejandro Barroso Chávez, secretario de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, aseguró que el actual gobierno es sensible a las demandas de los residentes y se comprometió a que desde el legislativo se establezca un marco legal digno, por lo que confirmó una reunión de trabajo con los miembros de la Comisión y el Dr. Pedro Flores Jiménez, titular de la Subsecretaría de Administración y Finanza de la Secretaría de Salud de México.

Por su parte la Asamblea Nacional de Médicos Residentes, a través de sus redes sociales oficiales dio a conocer que de los 93 hospitales que forman parte de esta Asamblea, 95,7% ha recibido el pago. Además de que ya se iniciaron las conversaciones en el Senado de la República para comenzar a integrar la figura jurídica del médico residente.

Sin embargo, la coyuntura de las demandas no ha hecho más que fortalecer al gremio en todo el territorio nacional y la Asamblea Nacional de Médicos Residentees también se ha manifestado por la continuidad de las demandas.

Por lo anterior, se acordó poner fin a las actividades académicas permanentes y reintegrarse a sus actividades asistenciales de forma regular pero trabajando bajo protesta hasta el 30 de abril, fecha en que nuevamente se hará un balance de los avances.

El movimiento continúa

Si bien esto es la punta del iceberg, hay otros aspectos que también afectan la labor de los médicos residentes como la sobrecarga y el ambiente competitivo, por ello la Dra. Orozco Saúl aseguró que también se trabajará en la Norma 01, "esta requiere de adecuaciones, el ejemplo más sencillo es reducir el número de guardias, dando un poco más de espacio para evitar el desgaste físico", añadiendo que aunque el proyecto se empezó a gestionar no ha habido avances. Parte de la demanda también es que se retome el tema. "A través del Comité de gestión se elaborarán propuestas a plantearse y se pedirán mesas de trabajo que incluyan la participación de médicos residentes para conciliar las posturas"

Esta norma incluso no está en concordancia con ninguna otra o con normas internacionales, la jefa de residentes explicó que para la Asamblea Nacional de Residentes lo primero es ajustarla y empatarla con la Ley Federal del Trabajo y al panorama nacional. "Podríamos tomar modelos extranjeros pero el sistema de salud de cada país es muy particular, no consideramos por ahora un contexto internacional".

Dijo que esto también va de la mano sobre cómo está estructurado el sistema de salud y la cantidad de recursos que tiene para formar profesionales en especialidades médicas, es decir, el número de profesionales está condicionado por la cantidad de infraestructura que existe, la cantidad de lugares de cada institución.

Agregó que el ambiente laboral es precario, porque existe el famoso síndrome de burnout, es decir, es un desgaste físico y emocional, "esto va ligado al ambiente laboral donde en ocasiones los residentes son receptores de violencia y hostigamiento, aunado a las altas exigencias laborales y de asistencia".

Por último, dijo que la beca que se recibe, si es comparada con el costo de vida, puede dejar al profesional en situaciones muy justas o hasta precarias. "Si comparamos el mismo nivel profesional en otras áreas y equiparamos los sueldos contra costo de vida, el médico residente queda en un lugar desfavorable, en comparación con otras profesiones".

"Reconocemos que esto va a implicar un proceso a largo plazo, a través de diálogo y mesas de trabajo, pero aprovechando la coyuntura y la participación de hospitales a nivel nacional estamos trabajando mediante los comités, nuestra postura será la unificación y el diálogo entre médicos residentes para ir delineando las acciones y que esto trascienda a las siguientes generaciones".

Tanto las Dras. Martínez Hernández como Orozco Saúl han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Siga a Nelly Toche de Medscape en Español en Twitter @NellyToche. Para más contenido siga a Medscape en Facebook,Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....