Buscan reperfusión universal en México para el año 2020

La enfermedad cardiovascular es la primera causa de muerte a nivel nacional

Pablo Hernández Mares

28 de marzo de 2019

GUADALAJARA, MEX. El reconocido maestro de diferentes generaciones de cardiólogos intervencionistas, Dr. Marco Antonio Martínez Ríos, impartió la conferencia "Reperfusión universal en el infarto de miocardio. El reto para México", durante el Congreso Anual de Cardiología Internacional (CADECI) de 2019.[1]

Dr. Marco Antonio Martínez Ríos

El actual director del Instituto Nacional de Cardiología compartió con los asistentes su propuesta ante el gobierno federal de convertir esta institución en el centro cordinador nacional de la atención al infarto agudo de miocardio.

"Se está tratando con el presidente y el secretario de salud, y creo que el próximo año habrá una real reperfusión universal", adelantó el Dr. Martínez Ríos, quien ha sido pionero en programas de reperfusión del infarto agudo de miocardio.

El Dr. Martínez Ríos presentó una visión de la evolución de los factores de riesgo cardiovascular en los últimos 30 años en México y las estrategias que se están implementando para combatirlos.[2]

Educación para una reperfusión temprana

De acuerdo con cifras de la Organización Mundial de la Salud, la enfermedad isquémica del corazón es la primera causa de muerte en México.[3] "El tiempo de oclusión coronaria es fundamental en el pronóstico, a mayor tiempo de isquemia es menor la proporción de músculo salvable; la primera hora después del inicio de la isquemia es llamada 'hora dorada'; pasadas las seis horas, como todos saben, las posibilidades de limitar el daño son bajas y después de 12 horas son nulas", recordó el Dr. Martínez Ríos.

Con respecto a los métodos para lograr la reperfusión coronaria el Dr. Martínez Ríos indicó que actualmente se cuenta con dos: la estrategia farmacológica y la angioplastia primaria. La primera consiste en la administración intravenosa periférica de un fármaco fibrinolítico que logra disolver el trombo coronario, cuya mayor fortaleza consiste en la disponibilidad en tiempo, espacio y costos, además de que es fácil de administrar, lo que permite ser utilizada en centros de atención primaria, atención prehospitalaria, o en salas de urgencias, incluso en la ambulancia. La segunda es definitivamente el mejor instrumento, pero lamentablemente se encuentra poco disponible en México para todos los casos, en todo momento.

"Creíamos que eran los pacientes que llegaban tarde, pero no siempre es así, llegan a tiempo y el primer contacto de atención no detecta que es un infarto y los manda a su casa y entonces llegan después de las 12 horas", advirtió el Dr. Martínez Ríos, que insistió en la importancia de la educación tanto de médicos, enfermeras y la sociedad en general.

En el Instituto Nacional de Cardiología (que cumple 75 años de historia) se desarrollaron, a la par que a nivel mundial, los diferentes métodos de reperfusión. Desde 1990 el Dr. Martínez Ríos implementó en el departamento de hemodinámica el programa de angioplastia primaria 24 horas los 365 días del año, y desde entonces ha funcionado ininterrumpidamente.

"Cuando el Dr. Chávez Rivera me nombró jefe de ese departamento hace aproximadamente 30 años, lo primero que hice fue instalar un departamento que tuviera angioplastia primaria 24 horas siete días a la semana, con cardiólogos y enfermeras viviendo dentro de la propia institución, con una capacidad de respuesta inmediata", recordó el Dr. Martínez Ríos, quien ahora quiere llevar este modelo a todo el país.

Asimismo el especialista comentó que la era de la reperfusión marcó un cambio en el paradigma del tratamiento del infarto, ya que la notable reducción de la mortalidad tras el empleo del fibrinolítico y la angioplastia primaria tienen pocos ejemplos comparables en la práctica médica contemporánea; "vivimos tasas de mortalidad por infarto que hubieran sido impensables para los que ejercimos en la década de los ochentas".

Hacia una reperfusión universal

Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, México ocupa el peor lugar en infarto cuando se ingresa a un sistema hospitalario. A la mitad de los pacientes que llegan a un hospital después de las 12 horas no se le proporcionó ningún tipo de reperfusión, ni trombolítico ni angioplastia primaria.[4]

El Dr. Martínez Ríos señaló que la aplicación de una alternativa complementaria utilizada en Francia denominada farmacoinvasiva es un plan que ha demostrado ser eficaz para reducir el número de muertes por enfermedades isquémica del corazón, opción que se complementa con las nuevas moléculas de bajo peso molecular, "en esta opción el paciente recibe fibrinolítico en el primer lugar de contacto y son trasladados sin prisas en las siguientes horas, hasta 48 horas, a la primera unidad que disponga de cateterismo", expuso el Dr. Martínez Ríos. 

Además, parte de la estrategia para lograr la reperfusión universal es la indicación de atender a pacientes con infarto agudo de miocardio en cualquier hospital público, aunque el paciente no tenga derechohabiencia.

"Un gran acierto es que se sumaron los ejecutivos del Instituto Mexicano del Seguro Social, del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado y de las fuerzas armadas, y por orden van a atender al infarto agudo de miocardio aunque el paciente no sea derechohabiente; esto es una realidad de las últimas semanas, pero faltan los hospitales privados y como en México hay una ley de derecho a la salud, en el artículo cuarto existe la obligación constitucional de que los hospitales privados se sumen, porque el infarto es un problema de salud crítico, es una urgencia", puntualizó.

Asimismo, el Dr. Martínez Ríos mencionó que han realizado cursos en toda la República mexicana a través de la Secretaría de Salud, donde se ha capacitado hasta la fecha a 5.258 personas en el tratamiento farmacoinvasivo, con lo que se ha logrado que la reperfusión vaya en aumento. Aunque agregó que, queda pendiente incluir las guías de práctica clínica del Centro Nacional de Excelencia Tecnológica en Salud (CENETEC) y emitir la Norma Oficial Mexicana para el tratamiento del infarto agudo de miocardio.

El Dr. Martínez Ríos concluyó señalando que es indispensable garantizar el acceso universal a la reperfusión en el infarto agudo de miocardio como política pública de salud nacional.

El Dr. Martínez Rios ha declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Siga a Pablo Hernández Mares de Medscape en Español en Twitter @pablohmares. Para más contenido siga a Medscape en Facebook,Twitter, Instagram y YouTube.

Contenidos relacionados

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....