España se alza con el título de país más saludable del mundo, según el índice Bloomberg

Dr. Javier Cotelo

15 de marzo de 2019

MADRID, ESP. El índice anual elaborado por Bloomberg sobre países saludables sitúa a España en el número uno, tras escalar seis posiciones en la clasificación en el último año, logrando desbancar a Italia de esa posición.[1]

A grandes rasgos, se dice que los principales responsables de esto son el Sistema Público de Salud y sus profesionales, así como la dieta mediterránea, elementos que inciden directamente en el aumento de la esperanza de vida y en la disminución de los factores de riesgo cardiovascular.

Aplicando todos estos criterios, el top ten de la lista corresponde a:

Número País Puntuación de salud Penalizadores Total
1 España 96,56 -3,81 92,75
2 Italia 95,83 -4,24 91,59
3 Islandia 96,11 -4,67 91,44
4 Japón 95,59 -4,21 91,38
5 Suiza 94,71 -3,78 90,93
6 Suecia 94,13 -3,89 90,24
7 Australia 93,96 -4,21 89,75
8 Singapur 93,19 -3,90 89,29
9 Noruega 93,25 -4,16 89,09
10 Israel 92,01 -3,86 88,15
Fuente: Bloomberg 2019 Healthiest Country Index

Este índice emplea datos procedentes de la Organización Mundial de la Salud, de la división de Población de Naciones Unidas y del Banco Mundial, para calcular su clasificación anual. Este año, de los más de 200 países evaluados inicialmente, 169 tuvieron datos suficientes para ser incluidos en la lista final; además, solamente aquellos con una población igual o superior a los 300.000 habitantes fueron tomados en cuenta.

Bajo estas premisas, el cálculo de la puntuación final que se asignó a cada país se obtuvo de la resta de dos grandes conceptos, por un lado, lo que denominan puntuación de salud, que es el que mayor peso tiene, y cuya máxima puntuación posible es de100 puntos. A esta cifra se le debe restar otra cantidad, de 10 puntos como máximo, en concepto de los llamados penalizadores de salud.

Puntuación de salud, lo que más suma

La puntuación de salud comprende tres parámetros, el primero es la tasa de mortalidad por enfermedades transmisibles, no transmisibles y traumatismos, donde España ocupa el tercer lugar con 332 muertes por los tres conceptos por cada 100.000 habitantes, situándose por detrás de Japón (299/100.000) y Suiza (326/100.000). Se apreció claro predominio de fallecimientos por enfermedades no transmisibles entre los países que encabezan la clasificación.

El segundo parámetro empleado fue la expectativa de sobrevida en determinadas etapas de la vida, al nacimiento, infancia, juventud, y jubilación. Al elegir entre ellos, en cuanto a la esperanza de vida al nacer, tenemos a España en la tercera posición con una expectativa de vida de 83,4 años, por detrás de Japón (84 años) y Suiza (83,6 años). Cabe resaltar que el informe pronostica que en el año 2040 España alcanzará la esperanza de vida más alta, con casi 86 años, según datos del University of Washington - Institute for Health Metrics and Evaluation, en Seattle, Estados Unidos.

El tercer factor considerado fue la tasa de sobrevida en diferentes momentos de la vida, neonatal, adulto joven y jubilación. En cuanto a los datos obtenidos al mes de vida, 998,3 niños de cada 1.000 siguen vivos en España, que ocupa el puesto 13 en este concepto.

Respecto a los factores que restan, denominados penalizadores de salud, España obtuvo un sexto lugar con 3,81 puntos a descontar de la puntuación de partida. Entre estos se tienen en cuenta diversos aspectos, como los llamados factores endógenos/comportamentales, que incluirían tasas de incidencia poblacionales de hipertensión, glucemia, colesterol, y prevalencia de sobrepeso, consumo de alcohol y tabaco, actividad física, malnutrición infantil, estado de salud mental y cobertura vacunal básica.

En cuanto a las vacunas, podemos apreciar que España destaca en inmunizaciones con 97% de los niños de un año vacunados, ocupando el puesto 29 de la lista, que encabezan China, Uzbekistán y Maldivas, con 99% de niños vacunados. En cuanto a la hipertensión, se indica que 19,2% de población tiene cifras tensionales iguales o superiores a 140/90 mm Hg, ocupando el puesto 23 de esta lista, que encabezan Corea de Sur, Estados Unidos y Canadá (11%, 12,9% y 13,2%, respectivamente).

Respecto al sobrepeso de la población, España ocupa una discreta posición 45, en línea con la mayoría de países desarrollados. Otros parámetros claramente mejorables dentro de este grupo corresponderían a la actividad física, en la que ocupa el puesto 65 de la lista con 26,8% de población inactiva, es decir, que no cumple los requerimientos mínimos de actividad, esto es, 150 minutos/semana de actividad moderada o 75 minutos/semana de actividad intensa.

A mejorar en el consumo de alcohol y tabaco

Otro aspecto mejorable sería el consumo de alcohol y tabaco; en el primer caso, los españoles consumen 10 litros de alcohol por persona al año, lo que lleva a la posición 147; la clasificación negativa en este caso la ocupan Moldavia, Lituania y República Checa, con 15,2, 15 y 14,4 litros por persona al año, respectivamente.

En cuanto al tabaco, las cosas no están mejor para España, con 29,4% de fumadores, lo que nos lleva al puesto 114 de esta lista encabezada por Grecia, Montenegro y Kiribati, con porcentajes de consumo por encima de 40% de la población.

Otro grupo de factores penalizadores considerados son los llamados exógenos y ambientales, como la disponibilidad de aire limpio (no contaminado), el acceso de la población a agua corriente e instalaciones de saneamiento.

Respecto a las emisiones de contaminantes ambientales, en concreto, el dióxido de carbono, España ocupa el puesto 54, mejor que algunos países de su entorno y que Estados Unidos, Rusia y Japón, por ejemplo. En cuanto al acceso a agua corriente e instalaciones de saneamiento, 100% de la población la tiene, lo mismo que muchos países desarrollados.

Algunos otros datos que destaca este informe son que en Latinoamérica los países más saludables serían Cuba (puesto 30; 74,66 puntos), cinco puestos por encima de Estados Unidos, y única nación no clasificada como "de altos ingresos" por el Banco Mundial, que tiene una posición tan alta que se explica por su fuerza en la atención preventiva sobre el enfoque de Estados Unidos, en cuanto al diagnóstico y tratamiento de las enfermedades. Chile y Costa Rica serían los siguientes países de la lista (posiciones 33 y 34 con idéntica puntuación de 73,21).

En Norteamérica los mejores resultados los obtuvo Canadá, en la posición 16, con 85,70 puntos, y Estados Unidos con la posición 35 y 73,02 puntos; en este último país se reseña una tendencia a la baja en cuanto a la sobrevida, debida a la sobredosis por fármacos y a la alta tasa de suicidios. Mientras que México se ubicó en la posición 53. 

En Asia tenemos, además de Japón (4º puesto; 91,38 puntos) y Singapur (8º puesto; 89,29 puntos), a Corea del Sur (17º puesto; 85,41 puntos).

En la parte más baja de la tabla, y considerados como los países menos saludables, encontramos a naciones subsaharianas, Haití, Afganistán y Yemen.

Excelencia del Sistema de Salud

El informe basa los buenos resultados obtenidos por España, por un lado, en el Sistema de Salud Español, que cubre con especial atención a los niños, a las mujeres y a las personas mayores, habiendo logrado reducir de forma apreciable las enfermedades cardiovasculares y los cánceres.

Dr. Ildefonso Hernández Aguado

El Dr. Ildefonso Hernández Aguado, Ph.D., maestro en salud pública, vocal de comunicación de la Sociedad Española de Salud Pública y Administraciones Sanitarias, y catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Miguel Hernández de Alicante, España, comenta para Medscape en Español que "es indudable que algunas características de nuestro sistema sanitario contribuyen a nuestra buena salud. Destaca entre sus cualidades su accesibilidad, el acceso universal —truncado en parte desde 2012 y ahora recuperándose—. También hay que subrayar su alto nivel de calidad que permite que alcancemos muy bajas morbilidad y mortalidad sanitariamente evitables. Este favorable nivel de calidad se explica por la alta capacidad técnica de sus profesionales. La apuesta por la atención primaria, ahora con diversas amenazas, es también un factor característico de nuestro sistema de salud".

Respecto a los aspectos mejorables del Sistema Público de Salud, el catedrático señala que "son varios y su abordaje requiere cierta extensión; para un análisis detallado es conveniente consultar la propuesta de la Asociación de Economía de la Salud sobre el diagnóstico y propuestas de avance; es imprescindible abordar las cuestiones de buen gobierno que orienten el sistema hacia los resultados en salud. El sistema debe caracterizarse por la participación democrática, transparencia, responsabilidad, rendición de cuentas y obediencia a códigos de conducta".

Es necesario recordar que "el sistema sanitario pertenece a los ciudadanos y que estos, junto a los profesionales, deben ser actores clave en los cambios necesarios", agregó el experto.

"Es imperativo cuidar a los profesionales. Las condiciones laborales en muchos casos son inaceptables e impiden un funcionamiento adecuado, particularmente de la atención primaria de salud. Son inaceptables porque el sistema de salud no debe ser causa de mala salud conociendo perfectamente que los contratos temporales de escasa duración deterioran la salud mental", señaló el profesor.

"Sigue habiendo hospitalocentrismo, poca inversión en atención primaria y escasa cordinación socio-sanitaria. Es necesario revisar las prestaciones, eliminando las inefectivas perjudiciales, al tiempo que se incluye la innovación social eficiente —preventiva, cuidadora, rehabilitadora— en el catálogo de prestaciones públicas sanitarias", destacó.

Magnífica formación de los profesionales

Dr. Antonio Fernández Pro-Ledesma

Por otra parte, el Dr. Antonio Fernández Pro-Ledesma, presidente de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia, comenta para Medscape en Español: "Las fortalezas que tiene nuestra atención primaria son claras y meridianas. La primera de todas es la magnífica formación de sus profesionales, que le permite hacer lo conveniente y en la máxima proximidad del paciente. Las acciones llevadas a cabo por los médicos de atención primaria son la mayoría de las veces las más eficientes, seguras y de calidad, por estar centradas en los pacientes, ya que gran parte de pacientes crónicos no está exenta de comorbilidades".

"La atención primaria comparte plenamente los principios que sostiene el Sistema Nacional de Salud, que básicamente son solidaridad, universalidad, equidad y efectividad. No podemos olvidar que la orientación de los servicios sanitarios de un país hacia la atención primaria está asociada con menores costos de atención, mayor satisfacción de la población con sus servicios sanitarios, mejores indicadores de salud y menor uso de fármacos", indicó.

Asimismo, "todos estos factores son los que nos hacen fundamentales para posicionarnos como país saludable y, como consecuencia, ser unos de los países de máxima longevidad", subrayó el Dr. Fernández.

También señala que "es necesario reinvertir en salud pública con un enfoque poblacional riguroso, que añade salud, pero también contribuye a la viabilidad del Sistema Nacional de Salud. La potenciación de la atención primaria y la integración clínica son claves para abordar eficientemente la complejidad y la cronicidad, con presupuestos suficientes y que sean finalistas".

La dieta mediterránea, un valor a seguir manteniendo

Por otra parte, el informe destaca en gran medida el impacto beneficioso de la dieta mediterránea en la población española, concretamente el papel del aceite de oliva extra virgen y el consumo de frutos secos implicados en la disminución del riesgo cardiovascular. Desde la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición celebran este primer puesto de España como país más saludable del mundo y subrayan que seguir un patrón de dieta mediterránea es muy recomendable, ya que "además de proporcionarnos una dieta apetitosa y adaptada a nuestras costumbres, nos ayuda a mantenernos sanos y a prevenir el desarrollo de numerosas enfermedades crónicas típicas de nuestro tiempo, como diabetes, obesidad, enfermedades cardiovasculares o algunos tipos de cáncer, que acortan la esperanza de vida".

Sin embargo, la sociedad científica alerta que se está produciendo un descenso en el seguimiento de la dieta: "El nuevo estilo de vida, asociado a los cambios socioeconómicos, principalmente, es una amenaza para mantener un patrón de dieta mediterránea y que la hereden las generaciones futuras". Según el Informe del Consumo de Alimentación en España de 2017, constata un descenso del consumo en todos los productos asociados con la dieta mediterránea.

Este estudio, que analiza lo que comen los españoles, asegura que "por tipos de productos, destaca el crecimiento del consumo de alimentos como platos preparados (+4,8%), aceite de girasol (+21,1%), arroz (+1,1%), legumbres (+4,7%) y pastas (+2,9%), entre otras. Sin embargo, en otros alimentos como el aceite de oliva, los mariscos y moluscos frescos, los pescados frescos, las hortalizas frescas y alimentos básicos de alimentación como el pan, se constata un descenso de consumo durante 2016".

Respecto a los asuntos que deberían cambiar a corto plazo, el profesor Hernández apunta que "la profundización en el uso de la regulación y otras actuaciones frente a riesgos serios tales como el tabaco, el abuso del alcohol, los alimentos ultraprocesados, insostenibles e insalubres, o frente a los juegos de azar, podrían tener un efecto decisivo en reducir la demanda de asistencia al Sistema Nacional de Salud".

Por su parte el Dr. Fernández comenta que "el consejo médico es una de las herramientas básicas para el día a día de los profesionales de atención primaria. En la entrevista médico-paciente el consejo es básico y mucho más cuando esa relación está basada en la confianza mutua. Cada profesional lo aborda de la mejor manera que puede, individualizando los mensajes acordes con el contexto del paciente, respetando sus creencias, limitaciones y formas de vida. La práctica de hábitos de vida saludables y, entre ellos, la alimentación es un pilar en el cuidado de nuestros pacientes".

"También es verdad que cada día sufrimos una presión asistencial que a veces no ayuda a centrarnos en la prevención, por esto la atención primaria debe estar bien dotada tanto de medios, como de personal", concluyó el experto.

Los Dres. Hernández Aguado y Fernández Pro-Ledesma han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Siga a Javier Cotelo de Medscape en Español en Twitter @Drjavico. Para más contenido siga a Medscape en Facebook,Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....