COMENTARIO

Revisión de Artículos: Sedentarismo, retinopatía del prematuro, vacunación

Dr. Jesús Hernández Tiscareño

Conflictos de interés

1 de febrero de 2019

En este contenido

Prevalencia de discapacidad visual severa en niños con retinopatía del prematuro y asociación con el cumplimiento de las pautas de mejores prácticas

La retinopatía del prematuro es una anomalía del desarrollo de la retina y del vítreo que ocurre en niños prematuros. Se debe a una angiogénesis anormal, en la que los vasos sanguíneos retinianos dejan de crecer y desarrollarse normalmente, lo que a veces conduce a trastornos visuales graves y ceguera.

A nivel mundial, se estima que 20.000 bebés se vuelven severamente discapacitados visuales por retinopatía del prematuro cada año, y esta patología se ha convertido en una causa creciente de ceguera en China, sudeste y sur de Asia, Latinoamérica y partes de Europa del Este. Sin embargo, con herramientas efectivas de detección, diagnóstico y tratamiento, la discapacidad grave debida a retinopatía del prematuro puede ser evitable en la mayoría de los bebés.

El Dr. Norman y sus colaboradores determinan la prevalencia de discapacidad grave en niños prematuros y su adherencia a las prácticas determinadas por el sistema de salud.

El estudio se realiza en Suecia; es un estudio de cohorte, retrospectivo. Se incluyeron todos los recién nacidos vivos, y partos prematuros (< 37 semanas de gestación) durante un periodo de estudio de 12 años, entre el 1 enero de 2004 y el 31 de diciembre de 2015. Se identificó a los recién nacidos con retinopatía del prematuro en etapas 4 o 5 que desarrollaron discapacidad visual grave (definida como agudeza visual < 20/200) para ambos ojos.

Fueron excluidos aquellos con discapacidad visual grave por causas distintas a retinopatía del prematuro (discapacidad visual cerebral, atrofia óptica, errores refractivos, estrabismo, infecciones congénitas, trastornos cromosómicos o malformaciones), así como aquellos pacientes pediátricos que residen en Suecia, pero nacieron fuera del país.

Diecisiete niños (10 niños, peso promedio al nacer [rango], 756 g [454 -1.900]; edad media [rango] gestacional, 25 [22 - 33] semanas) se convirtieron en discapacitados visuales severos debido a retinopatía del prematuro, lo que corresponde a una prevalencia de 1 en 1.000 bebés muy prematuros (< 32 semanas de edad gestacional) y 1 en 77.000 de todos los nacidos vivos. En total hubo 1’310.227 bebés nacidos vivos en Suecia de 2004 a 2015.

De estos, 79.488 (6,1%) nacieron antes de las 37 semanas de gestación y 17.588 (1,3%) antes de las 32 semanas de gestación. Entre los niños con discapacidad visual, 7 nacieron entre 2004 y 2009 (los primeros 6 años del periodo de estudio), y 10 entre 2010 y 2015, de los cuales 8 nacieron entre 2013 y 2015. Los lactantes con discapacidad visual no difirieron de la población general extremadamente prematura, excepto que casi todos (94%) tenían displasia broncopulmonar.

Al auditar los registros médicos de los 17 niños que desarrollaron discapacidad visual grave, se encontraron varios defectos en la documentación, la detección y el tratamiento. La mala documentación en los registros neonatales, el aplazamiento de los exámenes de detección y el retraso en la detección después de la transferencia entre hospitales, fueron motivo de especial preocupación. También se produjo un tratamiento prematuro y subóptimo, y el seguimiento después del primer tratamiento se retrasó en 1 de 3 bebés.

Se identificaron 6 lesiones posiblemente evitables y 5 evitables, de discapacidad visual grave debida a retinopatía del prematuro. Los ejemplos de discapacidad visual evitable incluyeron situaciones en las que nunca se realizó la detección o se interrumpió hasta 6 semanas, no se reconoció el desprendimiento de retina a pesar de los exámenes semanales durante un mes después de haberse producido el desprendimiento, y el tratamiento se retrasó o fue claramente insuficiente.

Lo más importante
Este estudio mostró que la desviación más común de las mejores prácticas que se asoció con una discapacidad visual potencialmente evitable fue el tratamiento inportuno o subóptimo de retinopatía del prematuro. A pesar de las guías nacionales para la detección y el tratamiento de la retinopatía del prematuro, En Suecia los neonatos vivos prematuros todavía tienen una discapacidad visual grave.

La discapacidad visual severa podría haberse evitado en más de la mitad de los lactantes si hubiera habido buen cumplimiento de las mejores prácticas, mejor capacidad estructural y una mayor competencia entre oftalmólogos y neonatólogos.

REFERENCIA
  • Norman M, Hellström A, Hallberg B, Wallin A, y cols. Prevalence of Severe Visual Disability Among Preterm Children With Retinopathy of Prematurity and Association With Adherence to Best Practice Guidelines. JAMA Netw Open. Ene 2019;2(1):e186801.doi:10.1001/jamanetworkopen.2018.6801. PMID: 30646195. Resumen

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....