Los riesgos cardiometabólicos aumentan en síndrome de Tourette y trastornos por tics

Nancy A. Melville

Conflictos de interés

24 de enero de 2019

Los pacientes con síndrome de Tourette y trastorno por tics crónico tienen casi el doble de probabilidades de desarrollar un trastorno cardiometabólico, como obesidad o diabetes, en comparación con aquellas que no presentan estos trastornos, y el aumento del riesgo observado comienza en la infancia, señala nueva investigación.[1]

"Nuestros hallazgos subrayan la importancia de la vigilancia cuidadosa de la salud cardiometabólica en pacientes con síndrome de Tourette y trastorno por tics crónico desde una edad temprana", indicó a Medscape la autora principal, Dra. Lorena Fernández de la Cruz, profesora asistente, del Department of Clinical Neuroscience at Karolinska Institute, en Estocolmo, Suecia.

"Estos resultados son del todo nuevos, y esperamos que serán útiles para los médicos que trabajan con este grupo de pacientes", destacó.

Se sabe que los trastornos por tics están vinculados a diversos problemas de salud adversos, incluso muerte prematura. Sin embargo, se carece de investigación sobre los factores fundamentales que pueden incrementar estos riesgos, señalaron los investigadores.

Para realizar un análisis más detallado, la Dra. Fernández de la Cruz y sus colaboradores identificaron a 7.804 individuos que formaban parte de más de 14 millones en una cohorte longitudinal de población sueca que desarrolló síndrome de Tourette o trastorno por tics crónico entre 1973 y 2013.

Los hallazgos, publicados el 14 de enero en la versión electrónica de JAMA Neurology, demostraron que los pacientes con síndrome de Tourette o trastorno por tics crónico tenían un riesgo mayor de manera estadísticamente significativa de presentar algún trastorno metabólico o cardiovascular, con un hazard ratio ajustado según género y edad, de 1,99 (intervalo de confianza de 95% [IC 95%]: 1,90 - 2,09).

En un subgrupo de pacientes con síndrome de Tourette o trastorno por tics crónico que se podían comparar con controles hermanos, el riesgo se atenuó un poco, pero de todas maneras superó al de la población general (hazard ratio ajustado [HRa]: 1,37; IC 95%: 1,24 - 1,50).

"El riesgo todavía estuvo elevado en la cohorte de individuos con síndrome de Tourette o trastorno por tics crónico cuando se comparó con sus hermanos, lo que indica que parte del riesgo de trastornos cardiometabólicos podría deberse a los tics en sí", señaló la Dra. Fernández de la Cruz.

Por lo que respecta a trastornos específicos, después del ajuste para diversos factores, individuos con síndrome de Tourette o trastorno por tics crónico tuvieron riesgos más altos de obesidad (HRa: 2,76; IC 95%: 2,47 - 3,09), diabetes de tipo 2 (HRa: 1,67; IC 95%: 1,42 - 1,96) y enfermedades del sistema circulatorio (HRa: 1,76; IC 95%: 1,67 - 1,86).

Hombres con síndrome de Tourette o trastorno por tics crónico tuvieron riesgo mayor de manera estadísticamente significativa de presentar algún trastorno cardiometabólico, que las mujeres (HRa: 2,13: IC 95%: 2,01 - 2,26 frente a HRa: 1,79; IC 95%: 1,64 - 1,96), y su riesgo de obesidad también fue más alto cuando se comparó cada uno con la población general (HRa: 3,24; IC 95%: 2,83 - 3,70 frente a HRa: 1,97; IC 95%: 1,59 - 2,44).

El mayor riesgo de trastorno cardiometabólico se observó a partir de los 8 años, y en general, el riesgo de desarrollar por lo menos un trastorno cardiometabólico hacia el final del seguimiento, a una edad promedio de 41 años, fue de 52,5% en personas con síndrome de Tourette o trastorno por tics crónico, en comparación con 29,5% en la población general, lo cual es congruente con la literatura.

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad puede complicar el riesgo

La exclusión de comorbilidades no modificó los resultados, con una notable excepción: al excluir a personas con trastorno por déficit de atención con hiperactividad, el riesgo de trastornos cardiometabólicos, aunque todavía más alto que el de la población general, se redujo de manera estadísticamente significativa (HRa: 1,52; IC 95%: 1,42 - 1,62).

El hallazgo es importante, en vista del hecho de que el trastorno por déficit de atención con hiperactividad fue el trastorno concomitante más frecuente en la cohorte con síndrome de Tourette o trastorno por tics crónico, de manera que casi la mitad de los individuos también tenía diagnóstico de trastorno por déficit de atención con hiperactividad, señaló la Dra. Fernández de la Cruz.

"Pacientes que tienen trastornos por tics y también trastorno por déficit de atención con hiperactividad deberían considerarse un grupo muy importante para vigilar por lo que respecta a estas complicaciones", añadió.

En un análisis exploratorio, el uso de fármacos antipsicóticos durante más de un año se asoció a una disminución de manera estadísticamente significativa en el riesgo de trastornos cardiometabólicos (HRa: 0,27; IC 95%: 0,17 - 0,43).

Sin embargo, aunque se han observado efectos protectores evidentes similares de los fármacos antipsicóticos en otros trastornos neuropsiquiátricos, como trastorno obsesivo-compulsivo y esquizofrenia, la Dra. Fernández de la Cruz advirtió que los hallazgos en relación con los antipsicóticos tienen algunas excepciones importantes.

"Puesto que este es un estudio observacional, se debe interpretar con cautela el hallazgo que indica que al parecer el empleo de fármacos antipsicóticos por un periodo prolongado confiere protección", señaló.

"En nuestra opinión, este hallazgo probablemente refleja una mayor vigilancia médica, pues los pacientes con síndrome de Tourette o trastorno por tics crónico que reciben fármacos tienen más probabilidad de seguimientos frecuentes y de recibir vigilancia más estrecha", añadió. "Sin embargo, como lo han demostrado estudios de tratamiento previos, los antipsicóticos no están exentos de efectos adversos cardiometabólicos, y se debe continuar utilizándolos con cautela".

Las tensiones y los factores relacionados con el estilo de vida que se asocian a un aumento de los riesgos cardiometabólicos en otros trastornos psiquiátricos también podrían explicar los observados en síndrome de Tourette y trastorno por tics crónico, indican los autores.

"Individuos con síndrome de Tourette y trastorno por tics crónico experimentan un número sustancial de factores estresantes en sus vidas cotidianas, tienen peores resultados educativos y, a diferencia de aquellos con trastornos neuropsiquiátricos, podrían tener estilos de vida menos saludables (por ejemplo, falta de actividad física y alimentación deficiente) que han demostrado una relación con el desarrollo de enfermedades metabólicas y cardiovasculares", manifestaron.

Implicaciones importantes

En su comentario para Medscape, la Dra. Carol A. Mathews, del Department of Psychiatry, en la University of Florida, en Gainesville, Estados Unidos, señaló que el estudio, considerado el más extenso de su clase, tiene implicaciones importantes.

"Es un estudio clínicamente importante por cuanto indica que psiquiatras y neurólogos, así como otros médicos, han de evaluar sistemáticamente trastornos cardiovasculares y metabólicos en individuos con síndrome de Tourette, incluidos los niños", manifestó la Dra. Mathews, quien es copresidenta de la junta de asesoría científica de la Tourette Association of America.

"El riesgo de estos trastornos es el doble de alto en personas con síndrome de Tourette o trastorno por tics crónico, que en individuos de control sanos. También es importante que el aumento del riesgo para estos trastornos es evidente en la infancia temprana, aunque no es hasta los 20 años de edad que la incidencia es mayor de 10%".

La Dra. Mathews estuvo de acuerdo en que una serie de factores podría explicar el aumento de riesgos observado en el estudio.

"Creo que probablemente es multifactorial: una combinación de factores que incluyen vigilancia más estrecha de estos pacientes por los médicos, riesgo genético posiblemente más alto, factores relacionados con el estilo de vida y tal vez incluso fármacos diferentes a los estudiados", manifestó.

Además de la valoración sistemática de los pacientes, la Dra. Mathews recomienda a los profesionales trabajar con pacientes con síndrome de Tourette o trastorno por tics crónico para ayudarlos a controlar su peso mediante ejercicio, alimentación sana y minimizando su tiempo ante pantalla, así como limitando fármacos que pudieran aumentar el riesgo de problemas cardiovasculares o metabólicos.

El estudio recibió apoyo a través de una beca para investigación de Tourettes Action y el Swedish Research Council for Health, Working Life and Welfare (FORTE). La Dra. Mathews es copresidenta de la junta de asesoría científica de la Tourette Association of America.

Para más contenido síganos en Twitter, Facebook e Instagram.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....