Estudio EUROASPIRE V: mayoría de pacientes no cumple objetivos del tratamiento en prevención primaria cardiovascular

Marlene Busko

Conflictos de interés

27 de diciembre de 2018

DUBAI, ARE. Menos de la mitad de los pacientes que recibieron tratamiento de hipertensión, dislipidemia o diabetes en consultorios de atención primaria, principalmente en Europa, cumplió los objetivos de tratamiento de la guía para la prevención primaria de enfermedad cardiovascular, señala un nuevo análisis del estudio EUROASPIRE V.[1]

La Dra. Kornelia Kotseva, Ph. D. comentó a Medscape: "Es decepcionante que menos de la mitad de los pacientes con medicamentos antihipertensivos e hipolipidemiantes lograsen el control de la presión arterial y el colesterol de lipoproteinas de baja densidad y que, menos de dos tercios de los pacientes con diabetes alcanzaran sus objetivos de hemoglobina glucosilada".

Es preocupante "que no mejoró el manejo del estilo de vida con alta prevalencia de obesidad y obesidad central, y solo cerca de un tercio de los pacientes con alto riesgo de enfermedad cardiovascular alcanzó sus objetivos para la actividad física", añadió la especialista.

La Dra. Kotseva, del National Heart and Lung Institute, en el Imperial College London, en Londres, Reino Unido, es presidenta del comité directivo de EUROASPIRE V. Presentó los hallazgos en el World Congress of Cardiology & Cardiovascular Health de 2018. Los resultados son similares a los del estudio previo EUROASPIRE IV.

La Dra. Kotseva instó a médicos de atención primaria a tener más iniciativa. Los médicos generales "no deben supeditarse solo a los factores de riesgo que conocen", dijo en un comunicado de prensa en torno al análisis emitido por la European Society of Cardiology (ESC).[2] "Siempre deberían investigar tabaquismo, obesidad, dieta no saludable, inactividad física, presión arterial, colesterol y diabetes. En nuestro estudio muchos participantes con hipertensión arterial e hipercolesterolemia no se estaban tratando".

Datos que indican que muy pocas personas están logrando los objetivos en atención primaria "siempre son impresionantes cuando se analizan inicialmente, aunque cuando los investigadores los revisan, se observan patrones similares de infratratamiento de los factores de riesgo", señaló a Medscape el Dr. Deepak L. Bhatt, maestro en salud pública, del Brigham and Women's Hospital y la Harvard Medical School, en Boston, Estados Unidos.

"Esto es verdad a nivel global, incluso en Estados Unidos", destaca el Dr. Bhatt, quien no asistió a la presentación de EUROASPIRE V. "La solución comienza con las recomendaciones de estilo de vida a nivel de la población, dirigiendo el tratamiento médico, a menudo genérico, a los pacientes con mayor riesgo, que precisan prevención primaria".

"Estos resultados indican que la epidemia cardiovascular no va a desaparecer pronto. Debemos mejorar en lo referente al control de los factores de riesgo cardiovascular, la llamada prevención primaria", añadió.

Más que esto, "necesitamos analizar la situación y tratar de mejorar en la prevención primordial, es decir, prevenir en primera instancia el desarrollo de factores de riesgo", puntualizó.

El propósito en el grupo del estudio EUROASPIRE V que recibió prevención primaria fue determinar si los objetivos de estilo de vida y de marcadores de riesgo para las personas con alto riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular (según lo recomienda la Sixth Joint European Societies sobre enfermedad cardiovascular, publicada en 2016), se estaban cumpliendo en la práctica clínica cotidiana.

El estudio incluyó a 2.759 pacientes adultos menores de 80 años (media de edad, 59 años; 58% mujeres) a los que se habían prescrito fármacos para tratar hipertensión, dislipidemia o diabetes en los últimos 6 meses a 2 años. Fueron atendidos en 78 centros de atención primaria en Bosnia y Herzegovina, Bulgaria, Croacia, República Checa, Egipto, Grecia, Kazajstán, Kirguizistán, Lituania, Polonia, Portugal, Rumania, Rusia, Suecia, Ucrania y el Reino Unidos durante los años 2017 y 2018.

Aproximadamente 37% tenía sobrepeso, con un índice de masa corporal de 25 a 29,9 kg/m2; 44% presentaba obesidad (índice de masa corporal [IMC]: > 30 kg/m2); y 64% tenía obesidad central (perímetro de la cintura ≥ 88 cm para mujeres, ≥ 102 cm para hombres).

Alrededor de 18% fumaba y 36% informó que efectuaba actividad física con regularidad durante un mínimo de 30 minutos cinco veces a la semana.

Entre los participantes que estaban recibiendo farmacoterapia antihipertensiva, 47% alcanzó el objetivo en presión arterial de < 140/90 mm Hg, o para aquellos con diabetes, < 140/85 mm Hg.

La mayoría de los pacientes que tomaban antihipertensivos estaba recibiendo uno o dos agentes (42% y 34%, respectivamente); 18% tres agentes; y 6% tomaba al menos cuatro agentes.

Asimismo, entre los pacientes a quienes se había prescrito un agente hipolipidemiante, solo 43% alcanzó el objetivo en colesterol de liporpoteínas de baja densidad recomendado de < 2,5 mmOl/l. Tal tratamiento consistió en estatinas en 97% de los pacientes, y fibratos en 3%; ninguno estaba tomando inhibidores de proproteína convertasa subtilisina/kexina de tipo 9.

El control deficiente general de la presión arterial y los niveles de lípidos probablemente se debió a múltiples factores, tales como prescripción de dosis baja, ajuste ascendente inadecuado, cumplimiento deficiente del paciente e inercia terapéutica, es decir, no inicio o intensificación del tratamiento por los médicos cuando no se alcanzaban los objetivos terapéuticos, señaló la Dra. Kotzeva.

Entre 36% de pacientes con diabetes de tipo 2 autonotificada, 57% se estaba tratando con fármacos para dieta; 79% también se trataba con antidiabéticos orales, y 14% recibía insulina. Solo 65% alcanzó la cifra de hemoglobina glucosilada recomendada de < 7%.

"Deben hacerse más esfuerzos para mejorar la prevención cardiovascular en personas aparentemente sanas con alto riesgo de enfermedad cardiovascular", concluyó la Dra. Kotseva.

EUROASPIRE V fue realizado bajo los auspicios del ESC EURObservational Research Programme . El estudio fue apoyado a través de becas de investigación a European Society of Cardiology de Amgen, Elli Lilly, Ferrer, NovoNordisk, Pfizer y Sanofi. La Dra. Kotseva ha recibido financiación de la European Society of Cardiology.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....