COMENTARIO

Cuando no sabes qué decir

SERIE: MEDICINA PALIATIVA

Dr. Gustavo Ferrer, F.C.C.P.

Conflictos de interés

20 de diciembre de 2018

Nota de la editora:

Esta serie de Medicina Paliativa es presentada por el Dr. Gustavo Ferrer e incluye una serie de 6 videos para permitirle conocer más sobre los cuidados paliativos. La medicina paliativa afirma la vida, y considera el morir como un proceso normal. Asimismo, se debe aplicar en el contexto de enfermedades crónicas y terminales.

Buen día, soy el Dr. Gustavo Ferrer, especialista en medicina interna, neumología y cuidados intensivos, les hablo desde Miami, Florida, para Medscape en Español. El tema de hoy es "Cuando no sabes que decir".

En nuestra conversación anterior abordamos "La dinámica de la familia al final de la vida". Hablamos de las distintas reacciones emocionales de los miembros de la familia y cómo podemos manejar estas situaciones. La comunicación con la familia puede ser incluso más dinámica que con el propio paciente. Saber qué decir y cuándo decirlo puede ser muy difícil para los clínicos, sobre todo cuando existe una relación de amistad entre el paciente y el médico. Las ideas que abordaremos hoy pueden ser de gran utilidad cuando hablemos con pacientes con enfermedades terminales, especialmente cuando queda poco tiempo.

1. Manténgase enfocado en el bienestar de su paciente y siga su liderazgo

Es completamente normal sentir ansiedad cuando hablamos con pacientes en etapa terminal, especialmente si el paciente y el médico se conocen por mucho tiempo. Algunos médicos manejan esta situación siendo directos y otros dicen muy poco o nada por temor a quitarle la esperanza al enfermo. En realidad, el foco debe ser lo que necesita el paciente. ¿Qué puede hacer usted?

a) Escuche atentamente los mensajes ocultos que indican que el paciente necesita hablar. Por ejemplo, comentarios como: "No estaré aquí para el cumpleaños de…", o "estoy cansado de estar enfermo". Este es el momento oportuno para decir: "¿Le gustaría hablar más sobre este tema?".

2. Si la conversación lo permite, aclare que usted sabe que el final está cerca

Algunas personas que saben que están muriendo evitarán esta conversación hasta el final; otras prefieren una plática honesta en la que se hable del tratamiento de síntomas como dolor, falta de aire o náusea. En vez de evitar la conversación, es un buen momento para preguntar: "¿Cómo lo puedo ayudar?", "¿qué es lo que más le molesta?", "¿quiere que llame a algún familiar?".

Permita que el paciente hable, no lo interrumpa y enfóquese en conocer lo que necesita. Si el paciente tiene dificultad respondiendo a estas preguntas, ponga un ejemplo: "¿Quiere hablar con un hijo, hermano o familiar distante?". "¿Se siente con falta de aire, dolor, etc.?".

3. Recuérdele que usted y el equipo médico están para ayudar

Una de las mejores formas de manifestar empatía es escuchando atentamente, en silencio, y cuando la conversación lo permita, comunicar su deseo de ayudar más allá de prescribir fármacos, el deseo de ayudarlo a hablar con familiares, ayudarlo a perdonar, a planear lo mejor para su familia. Pregunte al paciente si hay alguien con quien le gustaría hablar por teléfono, internet o en persona. Según el Dr. Ira Byock, médico de cuidados paliativos y autor de "Decir Lo Que Importa/The Four Things That Matter Most", es muy difícil trabajar con el perdón. Usted como médico puede ayudar a su paciente a enfrentarse a sus arrepentimientos diciendo algo como: "Me he sentido mal por algo que sucedió entre nosotros. Sé que participé y me gustaría disculparme por eso". Después de describir el problema o el incidente en términos simples, diga: "Por favor perdóneme".

4. En lo posible recuérdele que hay cuatro cosas que todos los seres humanos quieren decir: "Gracias", "perdóname", "te quiero/te amo" y "adiós". Asimismo, todos queremos escuchar: "Estaremos bien".

Deje saber a su paciente que es difícil pedir perdón, pero es liberador. Dígale que si no puede decirlo personalmente lo puede hacer en su mente y en su corazón. Esto implica dejar ir cualquier deseo de castigar a la persona por el dolor que experimentaste. Este proceso fue comúnmente practicado durante la liberación de Sudáfrica, lo que se conoce como "Corte de verdad y consecuencias", creada por Mandela y el Padre Tutu. Al mismo tiempo, "dar las gracias" inspira sentimientos positivos a quien influyó la vida de su paciente. También es liberador decir: "Te quiero mucho" o "te amo". Asimismo, no todas las personas aspiran a morir en paz y el personal de salud debe de respetarlos.

Decir "adiós" es difícil en nuestra cultura, pero en la medida en que la comunicación y conexión electrónica aumentan, más necesario se hace despedirse y tratar de dejar las cosas organizadas. Ayude a su paciente y estará ayudando a la sociedad. El rabino Harold Kushner comenta: "Estoy convencido de que no es el miedo a la muerte el que nos persigue, sino el miedo de que, en lo que respecta al mundo, es posible que nunca hayamos vivido".

5. No olvide el toque sanador de las manos del médico

El momento más difícil es cuando ya no tiene nada que decir o preguntar, ese momento en que las manos también hablan. Recuerde la frase del Dr. William Osler: "El buen médico trata la enfermedad; el gran médico trata el paciente con la enfermedad". Cuando las palabras faltan, o cuando ya no son necesarias o posibles, el toque gentil y profesional abre una oportunidad genuina a la la empatía como manifestación de humanidad. Poner su mano suavemente sobre las manos o el hombro o la cabeza es la mejor forma de decir: "Estoy aquí. No estás solo. Te quiero ayudar".

Esto fue "Medicina Paliativa: Cuando no sabes qué decir". Soy el Dr. Gustavo Ferrer, para Medscape en Español, hasta la próxima.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....