COMENTARIO

¿Las Guías de Actividad Física para Estadounidenses del U.S. Department of Health and Human Services nos sirven a todos?

Dra. Cecilia Bahit

Conflictos de interés

14 de noviembre de 2018

Actualmente Estados Unidos tiene bajos niveles de cumplimiento a las Guías de Actividad Física; solo 26% de hombres, 19% de mujeres y 20% de adolescentes cumplen con las recomendaciones. Estos bajos niveles de actividad física tienen consecuencias en la salud y la economía del país, generando un gasto anual de 117 billones de dólares en salud y siendo responsable de 10% de las muertes prematuras por no cumplir con los niveles de actividad física recomendados en las guías.

Esta segunda edición de las Guías de Actividad Física para Estadounidenses, presentada en el congreso de la American Heart Association (AHA) de 2018 en Chicago, destaca diez puntos fundamentales:[1]

1. Provee recomendaciones basadas en la evidencia para adultos y jóvenes de 3 a 17 años para que puedan realizar la actividad física que necesitan para estar sanos. Hay nuevos lineamientos para niños de 3 a 5 años y se actualizaron las secciones para jóvenes de 6 a 17 años, adultos, mujeres embarazadas y en periodo posparto, adultos con condiciones clínicas crónicas y adultos con discapacidades.

2. Las claves de las nuevas guías para menores entre 3 y 5 años establecen que los niños en edad preescolar deberían estar activos durante el día para estimular el crecimiento y el desarrollo. Los adultos que cuidan a esos niños deben estimularlos a realizar juegos activos (intensidad liviana, moderada o vigorosa) y hacerlo al menos 2 horas por día.

3. La cantidad recomendada de actividad física para jóvenes de 6 a 17 años es la misma. Cada día necesitan al menos 60 minutos de actividad moderada a vigorosa para obtener gran parte de los beneficios de la actividad física. La mayoría de la actividad puede ser aeróbica, como caminar, correr o cualquier actividad que aumente la frecuencia cardiaca. También es necesario que realicen actividades que les permitan mantener músculos y huesos fuertes, como escalar en juegos, jugar basquetbol y saltar la cuerda.

4. La cantidad de actividad física recomendada para adultos es la misma. Para obtener la mayoría de los beneficios de la actividad física, los adultos necesitan al menos 150 a 300 minutos de actividad aeróbica de moderada intensidad, como caminar o bailar rápido cada semana. Los adultos también requieren realizar actividades de fortalecimiento de músculos, como pesas o flexión de brazos al menos 2 días por semana.

Realmente parecería una muy buena medida ampliar las recomendaciones de las guías recientemente presentadas a otros países, con el objetivo de mejorar la salud y el bienestar en general de la población.

5. Actualmente se conocen más beneficios de la actividad física para la salud y también la forma en que se pueden alcanzar. Esta guía se basa en la última evidencia científica que muestra que la actividad física tiene muchos beneficios, independientemente de otras conductas saludables, como la buena nutrición.

6. La primera clave de la guía para adultos es moverse más y estar menos tiempo sentados. Esta recomendación se basa en nueva evidencia que muestra fuerte relación entre sedentarismo e incremento en riesgo de enfermedad cardiaca, hipertensión arterial y mortalidad por cualquier causa. Toda la actividad física, especialmente moderada a vigorosa, puede ayudar a superar estos riesgos.

7. Hoy se sabe que toda actividad física (la cantidad que sea) tiene algún beneficio en la salud. Es posible beneficiarse de pequeñas sesiones de actividad física moderada a vigorosa durante el día. La primera edición de las guías establecía que solo periodos de 10 minutos de ejercicio contaban como actividad física. Esta segunda guía estimula a moverse más frecuentemente en el día.

8. La actividad física tiene beneficios inmediatos en la salud, por ejemplo, puede reducir la ansiedad y la presión arterial, así como mejorar la calidad del sueño y la sensibilidad a la insulina.

9. Se sabe que cumplir las recomendaciones de las guías en el tiempo puede llevar a más beneficios a largo plazo en la salud:

  • Para los jóvenes, la actividad física puede ayudar a estar en forma y mejorar las funciones cognitivas, la salud de los huesos y la salud cardiovascular. También puede reducir el riesgo de depresión.

  • Para los adultos, la actividad física ayuda a prevenir 8 tipos de cáncer (vejiga, mama, colon, endometrio, esófago, riñón, estómago y pulmón), reduce el riesgo de demencia (incluyendo enfermedad de Alzheimer), mortalidad total, enfermedad cardiovascular, accidente cerebrovascular, hipertensión arterial, diabetes de tipo 2 y depresión; también mejora la salud ósea, la función física y la calidad de vida.

  • Para adultos de mayor edad, la actividad física también reduce el riesgo de caídas y lesiones por caídas.

  • Para mujeres embarazadas, la actividad física reduce el riesgo de depresión posparto.

  • Para todos los grupos, la actividad física reduce el riesgo de presentar exceso de peso y ayuda a mantener un peso saludable.

10. Nueva evidencia muestra que la actividad física ayuda a manejar más condiciones mentales, por ejemplo, reduce dolor por osteoartritis, progresión de las consecuencias de la hipertensión y diabetes de tipo 2, síntomas de ansiedad y depresión, y mejora la cognición en individuos con demencia, esclerosis múltiple, enfermedad de Parkinson y trastorno por déficit de atención con hiperactividad.

¿Podremos extender las recomendaciones de las guías a otros países?

Realmente parecería una muy buena medida ampliar las recomendaciones de las guías recientemente presentadas a otros países, con el objetivo de mejorar la salud y el bienestar en general de la población. Para lograrlo sería importante que el fomento de la actividad física en la población fuera parte esencial de la agenda de quienes manejan la salud pública en esos países. Más allá de los beneficios detallados de la actividad física en cada grupo etario, promover la actividad física desde edad temprana seguramente sea una herramienta útil para combatir la obesidad, el sobrepeso y el uso de pantallas en niños. Los hábitos que se adquieren en la infancia perduran en el tiempo.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....