COMENTARIO

Fracturas vertebrales posterior a la interrupción de denosumab

Dra. Elena Gonzalez Rodriguez

Conflictos de interés

10 de octubre de 2018

Nota de la editora:

Durante el Congreso Anual de la American Society of Bone and Mineral Reseach (ASBMR) de 2018, en Montreal, Canadá, se presentaron los resultados de un estudio observacional que recopiló 35 nuevos casos de fracturas al suspender denosumab. En Francia la Agence Nationale de Sécurité des Médicaments (ANSM) inició una encuesta de farmacovigilancia ante el informe de 11 casos. En esta ocasión la investigadora principal resume los datos encontrados.

Hola, me llamo Elena Gonzalez Rodriguez, soy jefe de clínica en el Centro Hospitalario Universitario del Hampton de Vaud, en Lausana, Suiza. He venido al Congreso de la American Society for Bone and Mineral Research (ASBMR) en Montreal, Canadá, para presentar los datos que conciernen a los pacientes que han presentado fracturas vertebrales cuando interrumpieron un tratamiento de denosumab.[1]

Denosumab es un fármaco que inhibe la resorción ósea y que se emplea para el tratamiento de la osteoporosis o para prevenir el riesgo de fractura en pacientes que tienen un tratamiento por inhibidores de la aromatasa para cáncer de mama.[2,3,4]

Es un tratamiento rápidamente reversible y en el momento en el que se interrumpe, se observa un aumento importante de los marcadores de resorción ósea, así como una pérdida relevante de densidad ósea, como se publicó en el año 2011 en Journal of Bone and Mineral Research en los estudios de fases II y III del medicamento.[5]

Nuestro equipo de Lausana fue el primero que en el año 2016 describió los casos de tres pacientes que presentaron fracturas vertebrales cuando interrumpieron un tratamiento de denosumab.[6] He venido a Montreal para presentar nuestra cohorte, porque actualmente damos seguimiento a más de 35 pacientes (entre ellos un hombre) que fueron dirigidos a nuestra consulta por haber presentado fracturas vertebrales después de interrumpir un tratamiento de denosumab.[1] Los pacientes que describo en esta cohorte tenían entre 47 y 84 años al momento de las fracturas y han sido tratados durante una media de 3 años, con 6 inyecciones de denosumab. Las fracturas aparecieron 11 meses después de la última aplicación de denosumab, es decir, 5 meses después del fin del efecto biológico del tratamiento. La media es de 4 fracturas vertebrales por paciente.

Es muy importante recordar que:

  • Las fracturas pueden aparecer a partir de los 7 meses de la última inyección, esto es, un mes después del fin del efecto biológico y hasta 20 meses después, periodo durante el cual está bien descrito que existe un aumento importante de los marcadores óseos.[3]

  • Las 12 pacientes que se beneficiaron de un tratamiento por vertebroplastia para tratar el dolor en relación con las fracturas, presentaron nuevas fracturas vertebrales, razón por la cual las vertebroplastias deberían estar contraindicadas.

  • En la mayor parte de los pacientes de la cohorte que tenían un riesgo de fractura, este disminuyó cuando iniciaron el tratamiento con denosumab, lo que significa que las fracturas vertebrales pueden aparecer independientemente del riesgo inicial de fractura.

Hemos preparado un artículo de revisión de la literatura que vamos a publicar en el Current Osteoporosis Reports, y en el que observamos que el riesgo de presentar fracturas vertebrales cuando se interrumpe el tratamiento de denosumab puede oscilar entre 7% y 10,5% de los pacientes.[7]

Es destacable el hecho de que hay un porcentaje importante de pacientes que presentan fracturas clínicas o múltiples. De igual manera, es relevante indicar que las inyecciones de denosumab se deben aplicar cada 6 meses, sin retraso y que es necesario informar a los pacientes que no deben interrumpir el tratamiento, sino consultar a su médico cuando deseen hacerlo. Asimismo, hay que informarles que las vertebroplastias están contraindicadas y que no deberían recurrir a las manipulaciones en la columna, porque también se pueden observar fracturas vertebrales después de manipulación por un fisioterapeuta.

Cuando se desea interrumpir un tratamiento de denosumab, este debe ser reemplazado por otro que inhiba la resorción ósea, como un bisfosfonato potente, como ha sido recomendado por las sociedades médicas en Argentina, una publicación en la revista Medicina de 2015,[9] o por sociedades internacionales, como la European Society for Clinical and Economic Aspects of Osteoporosis, Osteoarthritis and Musculoskeletal Diseases (ESCEO), la European Calcified Tissue Society (ECTS), la International Menopause Society (IMS) y la International Society for Geriatric Oncology (SIOG),[10] que también recomiendan reemplazar por otro tratamiento que inhiba la resorción.

Muchas gracias, para Medscape en Español, desde ASBMR, hasta la próxima.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....