Adolescentes transgénero tienen un riesgo significativo de suicidio

George W. Citroner

Conflictos de interés

4 de octubre de 2018

Según informa un estudio reciente, los adolescentes varones transgénero intentan suicidarse a una tasa mayor de manera estadísticamente significativa, en comparación a otros grupos transgénero o adolescentes cuya identidad de género coincide con su asignación de nacimiento.[1]

Según datos de Centers for Disease Control and Prevention, el suicidio es la segunda causa de muerte entre los jóvenes de 15 a 19 años.

"Encontramos que en los jóvenes transgénero (cuya identidad de género no coincide con la asignación al nacer), fueron más propensos a reportar un intento de suicidio, en comparación con los jóvenes cisgénero, aquellos cuya identidad de género coincide con la asignación al nacer", manifestó a Medscape Noticias Médicas el autor principal, Dr. Russell B. Toomey, Ph. D., de la University of Arizona, en Tucson, Estados Unidos.

"En todos los grupos, los jóvenes transgénero que informaron identificarse como hombres o no binarios, reportaron los niveles más altos de intentos de suicidio", agregó. "También encontramos que una identidad no heterosexual se asoció con un mayor riesgo de intentos de suicidio para todos los jóvenes, excepto para aquellos que se identificaron como no binarios".

El estudio fue publicado en versión electrónica el 11 de septiembre en Pediatrics.

Primer estudio en examinar las diferencias dentro del grupo

Este no es el primer estudio de suicidio en adolescentes con disforia de género. La investigación publicada en agosto de 2016 en Suicide and Life-Threatening Behavior, revista oficial de la American Association of Suicidology, también reportó mayores índices de suicidio y autolesiones en adolescentes transgénero.[2]

En ese estudio los investigadores analizaron datos de los registros médicos de 96 pacientes (de 12 a 22 años) con disforia de género que visitaron la Transgender Health Clinic en Cincinnati Children's Hospital, en Estados Unidos.

Aunados a mayor riesgo de suicidio, los resultados mostraron que 58% de los participantes había recibido al menos un diagnóstico psiquiátrico, además de disforia de género.

"Aunque investigaciones anteriores han demostrado que los jóvenes transgénero tienen un mayor riesgo de comportamientos suicidas, nuestro estudio es el primero en examinar las posibles diferencias dentro de los grupos entre estos chicos", señaló el Dr. Toomey.

Su equipo de investigación analizó datos de 2012 a 2015 extraidos de la encuesta Profiles of Student Life: Attitudes and Behaviors, que recopiló información de 120.617 personas entre las edades de 11 y 19 años.[3]

De estos participantes, 60.973 encuestados se identificaron como mujeres, y 57.871 como hombres. Menos de 1% de los adolescentes encuestados se identificó como transgénero.

De aquellos identificados como transgénero, 1.052 adolescentes se manifestaron con dudas; 344 como transgénero no binario; 202 como transgénero de hombre a mujer, y 175 como transgénero de mujer a hombre.

En general, aproximadamente 14% de los encuestados señaló intentos de suicidio.

Adolescentes trans masculinos en mayor riesgo

Los investigadores encontraron que 50,8% de los adolescentes trans masculinos, que eran mujeres al nacer, pero que se identifican como hombres, intentaron suicidarse.

Además, 42% de los adolescentes que se identificaron como no binarios (no se identifican exclusivamente con un género) informaron un intento de suicidio, al igual que 30% de las adolescentes transgénero.

En comparación, solo 18% de las mujeres y 10% de los hombres cuya identidad de género coincidía con su asignación al nacimiento, habían intentado suicidarse.

El Dr. Toomey explicó: "Dado nuestro gran tamaño de muestra, pudimos examinar si estas diferencias surgieron o no. Comprender la diferencia es importante para la prevención del suicidio y para los esfuerzos de intervención, en particular los que se dirigen a las experiencias de los jóvenes transgénero".

Añadió que puede haber dos razones por las que existe esta diferencia.

"En primer lugar, es posible que ya hayamos perdido adolescentes que pasaron de varones a mujeres transexuales, debido a suicidio. No capturamos esto en los datos, y en Estados Unidos no tenemos una recopilación sistemática de datos sobre la identidad de género en los registros de defunción", puntualizó.

"Segundo, puede ser que los jóvenes trans masculinos y no binarios simplemente carezcan de una comunidad, o de visibilidad".

Asimismo, el Dr. Toomey enfatizó que un hallazgo clave en las poblaciones consiste en que un factor predictivo importante de la conducta suicida es la falta de pertenencia, o sentirse desconectado de los demás.

"Debido a que gran parte de los principales medios de comunicación se centra en las experiencias de los jóvenes trans femeninos, los trans masculinos o aquellos que se identifican como no binarios, pueden no verse representados, o sentir como si no pertenecieran a una comunidad más grande", puntualizó el Dr. Toomey.

"Falta de validación, y marginación"

Al comentar sobre los hallazgos para Medscape Noticias Médicas, el Dr. John B. Steever, profesor asistente de pediatría, en Icahn School of Medicine en Mount Sinai, Nueva York, Estados Unidos, señaló que los jóvenes transgénero también son más propensos que sus compañeros cisgénero a ser diagnosticados con un trastorno de la alimentación, a provocar autolesiones no suicidas (como cortarse), y al abuso de sustancias.

"Esto generalmente surge como respuesta a toda una vida de invalidación y marginación", destacó el Dr. Steever, quien no estuvo asociado con el estudio.

También señaló que la terapia hormonal puede desempeñar un papel valioso en la reducción del riesgo de suicidio.

"Aunque no se ha estudiado formalmente, iniciar a los adolescentes trans con hormonas congruentes con su género puede reducir el riesgo de suicidio, porque sabemos que su salud mental mejora significativamente cuando comienzan con esa terapia", señaló.

El Dr. Steever enfatizó que las tasas más altas de resultados negativos de salud mental para la mayoría de los jóvenes transgénero provienen de la "marginación y violencia de la sociedad hacia las personas trans y no conformes con su género, y no directamente del hecho de ser transgénero".

"Cuando la familia de un joven trans lo acepta y apoya, sus resultados de salud mental son mucho mejores que cuando lo rechaza", agregó.

Sin embargo, el Dr. Toomey no está tan seguro de eso. "Empíricamente sabemos muy poco acerca de los factores que pueden disminuir las probabilidades de comportamiento suicida entre los jóvenes transgénero. Este estudio, en particular, no examinó cómo las familias, escuelas o grupos comunitarios deberían o podrían tratar a las personas que se definen como transgénero".

En general, "estos hallazgos solo muestran que debemos enfocar mayores esfuerzos de prevención e intervención para la prevención del suicidio en jóvenes transgénero, así como asegurarnos de que estamos prestando atención al riesgo particularmente alto que experimentan los jóvenes trans masculinos y no binarios", concluyó.

Los autores del estudio han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....