El uso de anticonceptivos orales se vincula a leucemia en la infancia

Kristin Jenkins

Conflictos de interés

19 de septiembre de 2018

Un estudio nacional de cohortes en más de 1,1 millón de niños daneses muestra que el uso de anticonceptivos orales a base de estrógeno y progestágeno combinados en los 6 meses previos a la concepción o durante el embarazo, se asocia a un pequeño incremento en el riesgo de algún tipo de leucemia en la infancia, sobre todo los tipos no linfoides.[1]

El incremento del riesgo de leucemia se relacionó principalmente con el uso de anticonceptivos orales combinados que contienen estrógeno y no con los anticonceptivos a base solo de progestágeno.

En análisis exploratorios, el riesgo de leucemia se volvió no significativo cuando el uso de anticoncepción hormonal terminó más de 6 meses antes de la concepción.

Los autores resaltan que el riesgo absoluto de leucemia en la infancia sigue siendo bajo y que la toxicidad de los anticonceptivos hormonales no es un problema importante.

Durante el periodo de seguimiento del estudio de una mediana de 9 años, estimaron que el uso materno de anticonceptivos hormonales podía haber dado lugar a cerca de 25 casos adicionales de leucemia en Dinamarca, o un caso adicional de leucemia por cada 50.000 niños expuestos.

El estudio, dirigido por la Dra. Marie Hargreave, Ph. D., del Danish Cancer Society Research Center, en Copenhague, Dinamarca, fue publicado el 6 de septiembre en la versión electrónica de The Lancet Oncology.

"Estas asociaciones al parecer se debieron a los anticonceptivos orales combinados, los anticonceptivos hormonales que se utilizan con más frecuencia en la actualidad", escriben los autores. "Puesto que casi no se han establecido factores de riesgo para la leucemia en la infancia, estos hallazgos indican una dirección importante para investigación futura sobre sus causas y prevención".

La Dra. Hargreave y sus colaboradores señalan que hasta la fecha solo la radiación ionizante se ha vinculado significativamente a leucemias linfoide y no linfoide.

Asociación, no causalidad

Al solicitarle un comentario, la Dra. Rita W. Driggers, profesora asociada de ginecología y obstetricia en la Johns Hopkins University School of Medicine, en Washington D. C., Estados Unidos, estuvo de acuerdo, señalando que el estudio muestra una asociación, no una causalidad, entre el uso de anticonceptivos orales combinados y un aumento en el riesgo de leucemia no linfoide.

Al igual que los autores, la Dra. Driggers, quien es directora médica de Medicina Materna Fetal en Sibley Memory Hospital John Hopkins Medicine, en Washington, Estados Unidos, puntualizó que la relación se ha investigado previamente en estudios de casos y controles con resultados conflictivos.

"Pacientes y médicos tendrán que valorar el incremento absoluto extremadamente bajo en el riesgo de leucemia no linfoide (2,12 casos por 100.000 años), considerando los riesgos y costos del embarazo no deseado", comentó la Dra. Driggers a Medscape Noticias Médicas.

Detalles del estudio

Para el estudio, los investigadores utilizaron el Registro Médico de Natalidad Danés e identificaron 1’185.157 niños nacidos entre el 1 de enero de 1995 y el 31 de diciembre de 2014, y sus padres. Se utilizó el Registro de Cáncer Danés para identificar pacientes pediátricos con leucemia. Los subtipos genéticos de leucemia linfoide aguda se identificaron utilizando el Registro Danés de Cáncer en la Infancia.

Los datos recolectados en forma prospectiva demostraron que los niños nacidos de mujeres que utilizaron algún tipo de anticoncepción hormonal tenían más riesgo de cualquier leucemia, en comparación a los niños de mujeres que nunca la usaron (hazard ratio [HR]: 1,46; p = 0,011). Para las mujeres que utilizaron anticoncepción hormonal durante el embarazo, el riesgo de leucemia en sus hijos fue incluso mayor (HR: 1,78; p = 0,070).

No hubo relación entre el periodo de uso de anticoncepción hormonal y el riesgo de leucemia linfoide, sea para uso previo (HR: 1,23; p = 0,089) o para uso reciente (HR: 1,27; p = 0,167). Sin embargo, en comparación con no usuarias, las mujeres que utilizaron anticoncepción hormonal tuvieron más del doble de riesgo de leucemia no linfoide en sus niños (HR: 2,17; p = 0,008). Este riesgo casi se cuadruplicó, en comparación con las no usuarias, cuando se utilizó anticoncepción hormonal durante el embarazo (HR: 3,87; p = 0,006).

"Este hallazgo podría apuntar a causas potencialmente diferentes de leucemias linfoide y no linfoide; al parecer, la leucemia linfoide está relacionada principalmente con un origen infeccioso, y la leucemia no linfoide con factores de riesgo ambiental", señalan los autores.

El análisis demostró que solo la anticoncepción hormonal combinada en el periodo de 3 a 6 meses antes de la concepción se relacionó con un aumento del riesgo de cualquier leucemia (HR: 1,38; p = 0,031), en comparación con la falta de uso.

No se observó incremento en el riesgo con el uso de anticonceptivo oral 6 a 12 meses antes del inicio del embarazo, o cuando se había utilizado el anticonceptivo oral más de 1 año antes (HR: 1,22; p = 159; HR: 1,24; p = 0,108, respectivamente).

"Encontramos que el riesgo de leucemia aumentaba con el uso materno de anticoncepción hormonal hasta el embarazo y durante el mismo, lo que indica que la cercanía de la exposición gestacional es relevante para el riesgo", según los autores.

Factores de riesgo para leucemia

En un editorial adjunto, la Dra. María S. Pombo-de-Oliveira, Ph. D., del Programa de Investigación de Hematología-Oncología Pediátrica en el Instituto Nacional de Cáncer, de Río de Janeiro, Brasil, estuvo de acuerdo en que el empleo materno de anticoncepción hormonal pronto podría unirse a la lista de factores de riesgo para leucemia en la infancia. Actualmente, esta incluye tabaco, plaguicidas y agentes infecciosos.[2]

"La Dra. Hargreave y sus colaboradores han reabierto un camino para explorar un nuevo factor de riesgo asociado a la vulnerabilidad del niño y la susceptibilidad a la enfermedad", comenta la Dra. Pombo-de-Oliveira, señalando el valor estadístico riguroso de la cohorte del estudio.

Este estudio fue financiado por la Fundación para Investigación del Cáncer Danés, la Fundación Arvid Nilssons, la Fundación Gangsted, la Fundación Harboe y la Fundación Johannes Clemmesens. La Dra. Hargreave informa apoyos económicos de la Fundación Danesa para la Investigación del Cáncer, la Fundación Arvid Nilssons, la Fundación Gangsted, la Fundación Harboe y la Fundación Johannes Clemmesens. Otro autor refiere recibir honorarios por conferencias de Jazz Pharmaceuticals y Shire Pharmaceuticals. Las Dras. Driggers y Pombo-de-Oliveira han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....