COMENTARIO

Conciencia para la prevención del suicidio

Dr.José J. Mendoza Velásquez 

Conflictos de interés

10 de septiembre de 2018

Con motivo de la conmemoración del Día Internacional para la Prevención del Suicidio, la Asociación Psiquiátrica Mexicana organizó una conferencia de prensa contando con múltiples especialistas, dentro de los cuales tuve la oportunidad de estar convocado.

El objetivo es brindar información clara y precisa sobre la situación actual en que nuestro país se encuentra en la prevención del suicidio, por ello es necesario saber que:

  • En el año 2015 el suicidio fue la segunda causa de defunción en el grupo de 15 a 29 años en el mundo.

  • Cada 40 segundos alguien en el mundo se suicida, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).[1]

  • El Plan de Acción Sobre Salud Mental de la Organización Mundial de la Salud propone reducir 10% la tasa mundial de suicidios para el año 2020.

  • Los suicidios son prevenibles.

  • Estudios indican que por cada adulto que se suicidó, posiblemente más de 20 lo intentaron.

El suicidio es un problema grave de salud pública y cada año a nivel mundial 800.000 personas se quitan la vida. En nuestro país, se ha mostrado un incremento en la última década en edades tempranas, entre los 10 y 17 años en adelante, mientras que en la edad adulta y la tercera edad no es tan predominante.

En esta conferencia coordinada por el Dr. Aldo A. Suárez Mendoza, Presidente de la Asociación Psiquiátrica Mexicana se presentaron los siguientes especialistas hablando de diferentes temas para hacer conciencia sobre el suicidio en el país.

Epidemiología del suicidio

La Dra. Rebeca Robles García, investigadora en ciencias médicas, en el Instituto Nacional de Psiquiatría “Ramón de la Fuente”, fue la encargada de presentar esta área y comentó que las tasas de suicidio en México son bajas, en comparación con las de otros países de Latinoamérica. Sin embargo, su incidencia es alta y va en aumento debido al incremento de muertes por esta causa entre hombres jóvenes.

Anualmente en nuestro país mueren más de 6.000 personas por esta causa, lo que significa una tasa de poco más de 5 por cada 100.000 habitantes.

Entre 1990 y 2015 la tasa de suicidios se duplicó en el país y solo entre 2000 - 2015 su incidencia creció en más de 80%.

En México los hombres presentan las tasas más altas de suicidio, con 8,5 por cada 100.000 habitantes (en contraste con 2 casos por cada 100.000 habitantes para las mujeres).

Cuatro de cada 10 personas que se suicidan tienen entre 15 y 29 años de edad. En 2016 la muerte por suicidio de mexicanos en este grupo etario representó más de 40% del total de defunciones en tal rango de edad.

En los últimos años, entre las entidades federativas con tasas más altas de suicidio destacan, con más de 9 casos por cada 100.000 habitantes: Chihuahua, Yucatán, Aguascalientes, Campeche, Colima y Quintana Roo. El mayor aumento de incidencia de suicidio se registró en Aguascalientes, seguido de cerca por Chihuahua; Tabasco representa el caso más exitoso en el descenso de la tasa de suicidio, pasando de 8,5 en 2010 a 6,5 en 2016.

El número de eventos traumáticos durante la infancia, la deserción escolar y el uso de tabaco, predijeron que los adolescentes desarrollarán conductas suicidas al transitar a su adultez joven. Además, los trastornos psiquiátricos, particularmente los de ansiedad, desempeñaron un papel importante en la persistencia de la conducta suicida, mientras que los trastornos del comportamiento tuvieron un papel preponderante en la transición de la ideación al intento suicida.

Subreporte de suicidio

La Dra. Ángela Beatriz Martínez González, presidenta de la Red Mundial de Suicidiólogos México, informó que el número de suicidios a menudo es subestimado, debido a que existe un subregistro de las muertes por esta causa.

Además de la dificultad de comprobar el suicidio, otras razones para la subestimación incluyen el estigma y los factores socioculturales, entre otros, lo que significa que puede ser que algunos suicidios se reporten bajo el disfraz de accidentes o muerte por causas indeterminadas.

El suicidio también es una “señal colectiva… un llamado individual, como un hecho social que expresa las dificultades en la vida de una persona o de un colectivo, que manifiesta una ruptura con un equilibrio”.

La muerte por mano propia incorpora variables internas y biológicas del sujeto y también integra el contexto social, la pertenencia e historia en que se desenvuelve la persona que lo lleva a cabo; su dimensión tanto subjetiva como intersubjetiva, es decir, teniendo una aproximación a la determinación social de la salud mental, por medio de la articulación de los procesos del orden económico, político y cultural.

Por esta razón, comprender, prevenir e intervenir en la conducta suicida incluye necesariamente una perspectiva de género y de derechos humanos.

Mientras que las mujeres tienden a mostrar tasas más altas de intento de suicidio, los varones tienen una tasa mucho más alta de suicidio consumado.

El sujeto escenifica un suicidio acorde con sus circunstancias y con sus medios, individuales y sociales, su propia lectura que intervienen en relación con los problemas endógenos y exógenos.

Países como México tienen reducidos presupuestos en salud mental, así como una inadecuada financiación y escasa implementación de políticas hacia la salud mental.

Establecer un conjunto de acciones de prevención, detección e intervención para luchar contra el estigma, difundir información sobre los mitos y prejuicios en torno al suicidio y la salud mental enmarcados en un enfoque interdisciplinario e interinstitucional y con la participación comunitaria que contribuyan al bienestar social y mejorar la calidad de vida.

Aumento en el número de suicidios

El Dr. Emmanuel Sarmiento Hernández, jefe del Servicio de Admisión Continua en el Hospital Psiquiátrico Infantil “Juan N. Navarro” destacó que las cifras de suicidio en niños, adolescentes y adultos jóvenes están aumentando en todo el mundo.

El suicidio se encuentra dentro las cinco principales causas de mortalidad entre los 15 y 19 años de edad, según la OMS, y es la sexta causa de muerte para aquellos de entre 5 a 14 años de edad.

En Estados Unidos el número de muertes por suicidio en población adolescente ha aumentado hasta 300% en la tasa de suicidio en individuos de 15 a 19 años de edad.

En México el suicidio también ha aumentado entre los jóvenes. En el año 2015, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) informó 2599 suicidios entre personas de 15 a 29 años, y fue la segunda causa de muerte entre adolescentes de 15 a 19 años. Los principales métodos de suicidio fueron ahorcamiento (79,3%), disparo de armas de fuego (8,9%) y envenenamiento (3,8%).

Los principales factores de riesgo que se han asociado a las conductas suicidas en este grupo de edad son depresión, desesperanza, familia disfuncional, abuso de sustancias, fracaso y acoso escolar, entre otros.

    El suicidio se encuentra dentro las cinco principales causas de mortalidad entre los 15 y 19 años de edad.

Estadísticas del Hospital Psiquiátrico Infantil mencionan sobre los últimos 5 años han reportado que la primera causa de hospitalización son los intentos de suicidio, aun a pesar de la disminución global del mismo.

Métodos de suicidio

El Dr. Mario Villar Soto, de la Subsecretaría de Servicios de Salud de la Secretaría de Salud, de Tabasco informó que en este estado los métodos predilectos para el suicidio consumado incluyen el ahorcamiento, el envenenamiento y el uso de armas de fuego, en ese orden.

Asimismo, llama la atención la interferencia de factores medio ambientales como influyentes en el desarrollo de la conducta suicida, tales como temperaturas entre 30 °C y 40 °C, en días sin lluvia con método elegido de ahorcamiento y, particularmente en día domingo en tiempo de verano.

La actividad epidemiológica del estado (en relación con otras entidades del país desde 2010 a 2016, tomando como fundamento la revisión de 9 años en cuanto a factores de riesgo de ahorcamiento en el estado de Tabasco) resultó en un descenso en la tasa de 8,3 en 2010 hasta 5,2 en el 2016, cayendo al lugar número 15 registrado en aquel año.[3]

Algunas líneas de investigación en esta entidad están dirigidas la observación del suicidio asociado a enfermedad médica, particularmente hablando de la diabetes de tipo 2.[2]

Suicidio en los practicantes de medicina

Esta sección fue expuesta por mí, actualmente coordinador de Investigación del Departamento de Psiquiatría y Salud Mental, de la UNAM. En todos los países del mundo, la medicina es una de las prácticas profesionales con mayor alto índice de suicidios.

      El suicidio entre los médicos es un problema de salud pública poco reconocido en prácticamente todos los países.

En Estados Unidos se considera que un médico se suicida diariamente y el número de suicidios en médicos es más del doble que el de la población general. Con un suicidio consumado cada día, los médicos estadounidenses tienen la tasa de suicidio más alta de cualquier profesión. Además, el número de suicidios de médicos es más del doble que el de la población general.

¿Qué tan común es el suicidio en médicos?

Una revisión sistemática de la literatura presentada en el Congreso de la American Psychiatric Association (APA) de 2018, en Nueva York en mayo, revela que la tasa de suicidio entre los médicos es de 28 a 40 por 100.000, más del doble que en la población general. Las doctoras intentan suicidarse con mucha menos frecuencia que las mujeres de la población general, pero su tasa de finalización es igual a la de los médicos varones y, por tanto, excede por mucho a la población general (de 2,5 a 4 veces la tasa según algunas estimaciones).

Los diagnósticos psiquiátricos más comunes entre los médicos que completaron el suicidio fueron los trastornos del estado de ánimo, el alcoholismo y el abuso de sustancias.

Los médicos que mueren por suicidio a menudo padecen depresión u otras enfermedades mentales no tratadas o mal tratadas.

El suicidio entre los médicos es un problema de salud pública poco reconocido en prácticamente todos los países. Hasta la fecha, las intervenciones de tratamiento no han disminuido las tasas de suicidio del médico. Para reducir el número de médicos que se quitan la vida es necesario abordar el miedo al estigma y otros factores de riesgo a través de más investigaciones dirigidas a una intervención eficaz y temprana.

¿Qué tan común es el suicidio en estudiantes de medicina?

Una revisión sistemática de 2016 refiere que de casi 120.000 estudiantes de medicina de varios países, 27,2% cursaba con síntomas depresivos, y 11,1% tenía ideación suicida.

Una encuesta de Student BMJ que incluyó 1.122 estudiantes de medicina, publicada en 2015, también encontró una alta tasa de ideación suicida (15%). Un total de 30% de los estudiantes manifestó que había recibido tratamiento por una condición de salud mental mientras estaban en la escuela de medicina.[4]

Los resultados de la revisión presentada en el Congreso de la American Psychological Association (APA) de 2018 refieren que los grupos más vulnerables son aquellos que tienen sistemas de soporte inadecuado o están en algún periodo de transición (fin de la escuela de medicina, inicio de la residencia o tratando de alcanzar un sitio en esta, o cerca de la jubilación). Asimismo, grupos de especialistas, por ejemplo, anestesiólogos y psiquiatras, corren un mayor riesgo.

Otros factores de riesgo incluyen pertenecer al género femenino, identificarse como parte de la comunidad LGBTQ, tener un historial de enfermedades mentales o físicas, y consumo de sustancias.

Los suicidios de estudiantes de medicina continúan siendo noticia en todas partes del mundo. En 2017 hubo una investigación sobre la muerte de un estudiante de la University of Southampton, en Southampton, Reuno Unido, que tomó una sobredosis. Mientras tanto, los medios en India han reportado este año tres suicidios en un estado en el espacio de cuatro meses. El 16 de mayo una residente de pediatría se suicidó en México, el 21 de mayo en Argentina. Otro tanto de estos eventos queda en silencio ante la indiferencia de algunos superiores.

Estrategias para la prevención del suicidio

Para concluir la conferencia de prensa la Dra. Sol Durand Arias, asistente de la Ddirección de los Servicios de Atención Psiquiátrica, de la Secretaría de Salud recalcó las siguientes estrategias nacionales de prevención del suicidio que deben abarcar los siguientes puntos:

Ampliar la cobertura y atención integral de las enfermedades mentales y las adicciones (depresión y alcoholismo) en los tres niveles de atención.

Focalizar las campañas de prevención y la educación para la salud mental en grupos vulnerables, especialmente en población joven, ya que tienen una tasa de suicidio en crecimiento.

Llevar a cabo un programa de seguimiento, por parte de las instituciones de salud, a personas con conducta suicida que acuden a un hospital general, ya que éste es el factor de riesgo más importante para suicidio consumado.

Capacitar al personal médico, paramédico y población en general acerca de la conducta suicida con herramientas como el programa mhGAP (Programa de Acción para Superar las Brechas en Salud Mental) de la OMS, ya que un alto porcentaje de las personas que fallecieron por suicidio expresó fantasías de muerte, ideación suicida, o mostró signos de alarma a profesionales de la salud.

Implementar una línea telefónica nacional con atención 24/7 que esté integrada a los servicios de salud, servicios de atención inmediata (paramédicos, bomberos) y de seguridad pública, atendida por personal capacitado.

Diálogo y difusión de información veraz a los medios de comunicación con base a las recomendaciones de la OMS para la adecuada difusión de noticias relacionadas con salud mental.

Mantener especial atención en poblaciones ya identificadas con trastornos mentales y consumo nocivo de alcohol, ya que estos contribuyen a que se cometan muchos suicidios en todo el mundo.

La identificación temprana y el manejo eficaz son fundamentales para conseguir que las personas reciban la atención que necesiten.

Es necesario eliminar el estigma del suicidio en todas las sociedades para favorecer la búsqueda de atención, particularmente en adolescentes y en el grupo de practicantes de la medicina.

Recomendaciones del editor

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....