COMENTARIO

Revisión de artículos: Psilocibina y el interés científico por los hongos ceremoniales

Dr. José J. Mendoza Velásquez

Conflictos de interés

23 de agosto de 2018

En este contenido

Dr. José J. Mendoza Velásquez

Mucho se ha contado sobre alternativas terapéuticas no farmacológicas para los síntomas psiquiátricos, pero ¿qué evidencia hay sobre esto? En esta sección el Dr. José J. Mendoza Velásquez revisa tres publicaciones recientes sobre la administración de psilocibina en el tratamiento de algunos padecimientos psiquiátricos, principalmente depresión resistente.
 

El retorno de los psicodélicos: Psilocibina para el tratamiento de la depresión resistente

Psilocibina, el psicodélico clásico clínicamente más investigado, ha sido probado recientemente para determinar su seguridad y eficacia en población clínica con diagnóstico de trastorno depresivo resistente al tratamiento. Previamente se ha determinado la eficacia de psilocibina en la depresión clínica demostrada en los hallazgos electrofisiológicos y de neuroimagen, así como en las evaluaciones neuropsicológicas, sin embargo, la existencia de evidencia incrementa con los resultados de este ensayo aleatorizado rigurosamente realizado.

Psilocibina ([3-(2-dimetilaminoetil)-1H-indol-4-il] dihidrógeno fosfato) es el psicodélico clásico más conocido. Es un alcaloide monoaminoindol que se produce naturalmente en el género Psilocybe de los hongos. En nuestro cerebro funciona a través de un efecto agonista de la serotonina, y actúa como alucinógeno, tiene profundo efecto en la cognición, la percepción, y la emoción, produciendo síntomas de psicosis transitoria. Más allá de las connotaciones social y moral del concepto de droga recreativa o de abuso, los resultados positivos clínicamente significativos han renovado el interés en su potencial terapéutico en la depresión resistente.

Los alucinógenos serotoninérgicos son las drogas recreativas más antiguas que datan de la era prehistórica, y continúan siendo utilizadas. Los aztecas usaban "carne de dios" (hongos psilocybe) en varias ceremonias de sanación religiosa. La investigación continua sobre sus efectos terapéuticos y adversos ha generado un intenso debate. No se ha demostrado ningún daño definitivo, no actúan sobre el sistema dopaminérgico, por lo que no pueden causar dependencia o adicción, y tienen posible efecto terapéutico.

Después de la ingestión, la hidrólisis rápida la desfosforila en psilocina (4-hidroxi-dimetiltriptamina), su ingrediente activo. La dosis efectiva oral de psilocibina es 0,045 - 0,429 mg/kg de peso corporal. La vida media plasmática después de la ingestión oral es de 2,5 horas, y el inicio de la acción del efecto alucinógeno es dentro de 1 - 2 horas de ingesta oral, que dura aproximadamente 3 - 4 horas.

El uso de psilocibina se describe como una agradable experiencia espiritual y mística usualmente positiva, y gran cantidad de usuarios recuerda esta experiencia como personalmente significativa. Posterior a esto, comúnmente se presentan efectos positivos en el comportamiento, que pueden permanecer incluso después del consumo. Aun cuando esto se conoce, las características individuales pueden modificar la experiencia, y dentro de estas, el estado mental, las experiencias previas con el uso, y la personalidad.

Los alucinógenos serotoninérgicos de origen natural son fisiológicamente seguros. Los efectos secundarios físicos informados incluyen cefalea y ceguera cortical, debido a su efecto vasoconstrictor. Deben mantenerse particular cuidado y supervisión clínica en la administración.

Lo más importante
Psilocibina se ha relacionado con disminución de la ansiedad y los pensamientos suicidas. También hay reportes de mejora en el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC); los trastornos depresivos, la ansiedad por cáncer, y la dependencia del alcohol y el tabaco, han arrojado resultados preliminares positivos.

El efecto inhibidor de psilocibina sobre la amígdala es la base biológica del estado afectivo positivo observado en los cambios de la resonancia magnética funcional BOLD (relacionada con el nivel de oxígeno sanguíneo). Psilocibina tiene efectos atenuantes sobre la amígdala derecha, lo que se traduce en disminución de la reactividad de la amígdala a las imágenes neutras y negativas, y provoca un aumento en el estado afectivo positivo.

A diferencia de otras drogas, la sistematización de estos tratamientos ha dado pauta a la generación de terapias para la enfermedad mental, derivadas de los componentes principales.
REFERENCIA
  • Patra S. Return of the psychedelics: Psilocybin for treatment resistant depression. Asian J Psychiatr. Dic 2016;24:51-52. doi: 10.1016/j.ajp.2016.08.010. PMID: 27931907. Resumen

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....