Doctor, ¿está seguro de que su paciente ya puede conducir?

Roxana Tabakman

Conflictos de interés

10 de julio de 2018

España introdujo recientemente una enmienda al Reglamento General de Conductores, referente a las aptitudes psicofísicas requeridas para obtener o prorrogar la licencia de conducir para pacientes con cardiopatías.[1] La nueva normativa, que entró en vigor el 2 de mayo, incluye situaciones derivadas de la actualización en las opciones terapéuticas o miocardiopatías concretas (tabla), y repercute en las restricciones que puedan afectar a los pacientes, especialmente en la práctica clínica.

Dr. Alberto García Lledó

En un editorial publicado en la Revista Española de Cardiología, el Dr. Alberto García Lledó, del Servicio de Cardiología del Hospital Universitario Príncipe de Asturias, en Madrid, España, la Dra. Elena Valdés Rodríguez, de la Dirección General de Tráfico (DGT), y la Dra. Marta Ozcoidi Val, del Gabinete Psicotécnico del Centro de Reconocimiento de Conductores, en Huesca, España, incluyen una guía fácil sobre lo que se necesita saber, a pesar de lo cual, problemas complejos, como las cardiopatías congénitas o las miocardiopatías, requerirán un consejo específico, debido a la variedad de sus presentaciones.[2]

Los autores destacan que la nueva norma "es la primera que, tanto en España como en la Unión Europea, nace de un estudio sistemático de la evidencia, realizado por un grupo de expertos". La evidencia puede ser escasa, reconocen.

El Dr. García Lledó, representante de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) en la Dirección General de Tráfico, comentó a Medscape en Español: "Se basa en el consenso de expertos y en el estudio de la mejor evidencia posible. Es una normativa para toda la Unión Europea, con las garantías que eso conlleva". Es conveniente saber que es mínima dentro de las normas delimitadas, ya que se pueden encontrar divergencias más restrictivas en otros países.

Estos documentos facilitarán el consejo de los cardiólogos a los pacientes. El Dr. García Lledó destaca que con esto "se responde a una antigua expectativa de cardiólogos y pacientes, que consiste en adoptar las restricciones de conducción a los riesgos reales, con la reincorporación más temprana a la vida normal".

La nueva norma acorta los periodos de prohibición de la conducción tras episodios agudos e intervenciones, y reduce algunos requisitos en pacientes con insuficiencia cardiaca de acuerdo con los valores de fracción de eyección y clase funcional. El periodo para evitar conducir tras el implante de un marcapasos es de dos semanas. También se permite la conducción a las dos semanas del procedimiento de un cardiodesfibrilador automático implantable por prevención primaria, y a los tres meses (sin descargas ni recurrencias) en prevención secundaria.

No se podrá conducir con angina de reposo o de mínimos esfuerzos. La evaluación del paciente cardiópata se debe centrar en el riesgo de pérdida de atención y los trastornos del ritmo (bradicardia, bloqueos de rama, taquicardias supraventriculares, arritmias ventriculares, QT largo y síndrome de Brugada) se abordan por separado. En el caso del síncope se exigen seis meses sin recurrencias para poder conducir, salvo que su causa sea tratable o suceda en circunstancias que no puedan tener lugar durante la conducción como la visión de sangre.

Como es habitual, existen diferencias para los distintos tipos de licencia, la del grupo 1 es para conducción de baja ocupación, mientras que la del grupo 2 es más restrictiva, ya que es de usos profesional y comercial. Por ejemplo, en casos de síndrome coronario agudo (SCA) para la categoría conducción privada se puede permitir conducir a las 3 semanas del episodio, pero para los conductores de vehículos comerciales se exigen 6 semanas (otros requisitos son ergometría negativa y fracción de eyección del ventrículo izquierdo > 40%). Tras un intervencionismo coronario programado, los conductores privados solo necesitan 1 semana (sin angina de reposo o de pequeños esfuerzos), pero el conductor profesional deberá esperar 4 semanas (con ergometría negativa y fracción de eyección del ventrículo izquierdo > 40%). Cuando concurran varios problemas, prevalece la norma más restrictiva.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....