Dr. Ioannidis: Estudio sobre dieta mediterránea con “errores importantes”

Los datos de PREDIMED necesitan análisis independiente, dice el censor de la investigación.

Christine Wiebe

Conflictos de interés

3 de julio de 2018

La retractación reciente e inmediata publicación revisada del estudio trascendental PREDIMED dejó a muchas personas preguntándose si The New England Journal of Medicine (NEJM) había tirado hábilmente del mantel y dejado perfectamente puesta la mesa, o si de repente comenzaron a caer platos, tenedores y cuchillos.

El estudio revisado abordó algunos de los problemas estadísticos identificados hace un año por otro investigador que no intervino en el estudio. Sin embargo, los hallazgos en gran parte permanecieron sin cambios: que una dieta mediterránea mejora los desenlaces cardiovasculares. Los resultados del estudio original fueron publicados en el 2013, y el estudio ha generado muchos otros estudios relacionados sobre los méritos de una dieta rica en aceite de oliva y frutos secos.

“Me parece que lo que vimos en la retractación fue una señal de que los datos tenían errores importantes”, dijo el Dr. John P.A. Ioannidis, doctor en ciencias, de la Stanford University, en Stanford, Estados Unidos. “Claramente, la retractación fue lo correcto. Sin embargo, aun después de ella, no creo que hayamos visto toda la situación”.

El Dr. Ioannidis, un crítico reconocido de la investigación médica que no esté basada en la ciencia, estaba grabando en video una entrevista con el editor en jefe de Medscape, Dr. Eric Topol, cuando surgió el tema de PREDIMED. Este artículo está basado en un extracto de su charla.

“Me parece que el problema que se detectó con el análisis estadístico”, dijo el Dr. Ioannidis, “no se explica por la corrección que condujo a la republicación. Así que creo firmemente que el estudio PREDIMED es un estudio con errores importantes.

“Ya no le tengo confianza”.

El Dr. Ioannidis explicó que le dio mucho gusto cuando se publicó inicialmente los resultados del estudio PREDIMED, ya que generalmente ve el campo de la epidemiología de la nutrición como “un desorden”.

“Por mucho tiempo he defendido que podemos arreglar parte del desorden mediante la realización de estudios aleatorizados a gran escala y a largo plazo con criterios de valoración clínicos”, dijo al Dr. Topol. “El estudio PREDIMED fue un estudio en el que se trató de hacer esto. Fue en gran parte la excepción en comparación con el enorme desorden de la epidemiología nutricional. Así que estaba muy contento de verlo publicado, estaba muy emocionado porque finalmente estábamos haciendo algún progreso”.

“Sin embargo, a través de los años también me he sentido incómodo respecto al hecho de que el estudio PREDIMED se estaba presentando y republicando, y reanalizando de una manera muy similar a como se ve con la epidemiología observacional”.

Otros investigadores publicaron infinidad de estudios basados en los hallazgos del estudio, con conclusiones que fueron mucho más endebles, dijo el Dr. Ioannidis.

Así que cuando se expuso el error sobre la metodología y los datos del estudio original, le acometieron serias dudas en torno a sus hallazgos.

“Me encanta el aceite de oliva”, confesó.

“Sí claro, ¡eres griego!” afirmó el Dr. Topol riéndose.

“Lo siento”, respondió el Dr. Ioannidis. “No puedo tenerle confianza. Tiene problemas importantes que van más allá de la retractación. Y me parece que republicar un estudio que al parecer tiene los mismos resultados no lo va a resolver”.

“En el caso del estudio PREDIMED, argumentaría que se tendría que obtener todos los datos burdos —no los datos limpios, los datos burdos— antes del arbitraje, para que un comité independiente lo analice. Y creo que si esto ocurriese, apuesto a que las magnitudes de efecto se reducirían o incluso desaparecerían”.

“Detestaría ver esto. Me gustaría apostar en contra de mi propia predicción. Pero creo que hay algunos problemas muy importantes cuando confiamos en estudios que no tienen transparencia. No están dispuestos a pasar por el reanálisis, no están dispuestos a tener algún escrutinio independiente de lo que está ocurriendo. Esto todavía es cierto de la mayoría de los estudios aleatorizados que se están publicando”.

El Dr. Topol expresó sorpresa de que los editores del NEJM no hayan presionado más para que se obtuviese más transparencia, sobre todo en este caso tan sin precedente, con lo que el Dr. Ioannidis estuvo de acuerdo.

“Todavía espero que permitan alguna averiguación adicional de este estudio”, dijo el Dr. Ioannidis. “Creo que sería una oportunidad perdida si no sabemos más, pues me parece que es solo la punta del iceberg. Hay muchas más implicaciones, y creo que el estudio PREDIMED puede ser el más honesto, en cierto sentido, en comparación con los otros estudios que pueden ser menos honestos”.

Al Dr. Topol claramente le sorprendió esa conclusión. “Bueno”, dijo, “esto es decir mucho”.

Consulte el sitio de Medscape para ver la entrevista completa entre el Dr. Topol y el Dr. Ioannidis, que se publicará próximamente.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....