Mini Examen Clínico: Actualice sus conocimientos sobre válvula aórtica bicúspide

Dra. María Celeste Carrero

Conflictos de interés

25 de junio de 2018

COLABORACIÓN EDITORIAL

Medscape &

Nota de la editora:

Como parte de los contenidos de la alianza editorial entre Medscape en Español y la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC), la Dra. María Celeste Carrero presenta una patología congénita cardiaca para su autoevaluación. La Dra. Carrero es médica graduada de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires. Especialista en cardiología, realizó un magister en ecocardiografía en la Universidad Francisco de Vitoria, en Madrid, España. Actualmente es coordinadora de la Sección de Imágenes Cardiovasculares, en el Instituto Cardiovascular San Isidro (ICSI), Sanatorio Las Lomas, en Buenos Aires.

La válvula aórtica normal presenta 3 valvas sigmoideas con apertura triangular, mientras que la válvula aórtica bicúspide (VAB) es una patología congénita de origen genético, donde se observa la existencia de 2 valvas aórticas con una apertura en forma de elipse. Constituye la cardiopatía congénita más frecuente, y afecta entre 1% y 2% de la población.[1]

La válvula aórtica bicúspide produce más morbilidad y mortalidad que el resto de las cardiopatías congénitas agrupadas.[1,2,3] Debido a que presenta un curso asintomático en los primeros años de vida, el diagnóstico es tardío y se lleva a cabo al momento de realizar el primer ecocardiograma Doppler: En la adolescencia o adultez, cuando muchos pacientes ya presentan dilatación aórtica.[2] Por tanto, es importante estar actualizados en el diagnóstico de esta patología, así como en su manejo y opciones terapéuticas disponibles.

¿Qué tanto sabe sobre esta valvulopatía congénita? Ponga a prueba sus conocimientos con nuestro Mini Examen Clínico.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....