¿Evidencias o creencias? La posible legalización del aborto en Argentina confronta posiciones entre médicos

Matías A. Loewy

13 de junio de 2018

En este contenido

Nota de la editora: 

El 14 de mayo de 2018 la Cámara de Diputados aprobó despenalizar el aborto en Argentina.

BUENOS AIRES, ARG. Argentina avanza hacia la legalización del aborto, un tabú tradicional de la política, y que hoy solo no es penalizado (aunque con varias barreras para su aplicación efectiva y oportuna) en casos de violación o riesgo para la salud de la madre. Próximamente los diputados van a tratar y votar un proyecto de ley en el recinto. Los médicos fueron protagonistas destacados del debate previo: A lo largo de dos meses, 163 profesionales integraron el repertorio de más de 700 expositores (incluyendo desde abogados y filósofos, hasta actores y activistas de organizaciones civiles) que sentaron posición a favor o en contra de la iniciativa durante una serie de audiencias públicas bisemanales celebradas ante miembros de cuatro comisiones de la Cámara de Diputados (Salud, Familia, Legislación General, y Penal).

Los médicos que expusieron tienen las más variadas especialidades, trayectorias y responsabilidades: Desde un profesional de atención primaria en una provincia humilde, hasta el actual Ministro de Salud y dos de sus predecesores en el cargo. Una línea conceptual, a menudo influida por creencias religiosas, dividió las posturas y argumentaciones: Donde muchos médicos interpretaron que despenalizar o legalizar el aborto es una política de salud pública que va a reducir las muertes de aquellas mujeres de escasos recursos que deben recurrir a intervenciones clandestinas e inseguras, otros consideraron que esa medida se contrapone al mandato ético de velar por las dos vidas (incluyendo la de embrión o feto) y puede tener consecuencias sanitarias gravísimas. Medscape en Español analizó las ponencias: 61 se pronunciaron a favor de la ley, y 102 se mostraron en desacuerdo con la iniciativa.

"Cumplimos un objetivo en cuanto al hecho de que después de muchos años pudimos lograr un debate serio y respetuoso. La discusión sirvió porque muchos legisladores que estaban en contra, hoy están dudando, y otros que dudaban, hoy tienen una posición a favor", aseguró el titular de la Comisión de Legislación General, y coordinador de las audiencias, diputado oficialista Daniel Lipovetzky.[1]

En ponencias de siete minutos, muchos de los médicos expositores adoptaron un tono didáctico y con una fuerte apelación a las emociones, aunque no dejaron de mencionar en diferentes ocasiones estudios publicados para respaldar sus posturas. También trataron de minimizar el peso de sus convicciones religiosas. "Soy católico, no tengo por qué ocultarlo. Pero aquí no vengo a hablar de cuestiones metafísicas o de creencias religiosas. Vengo a hablar de una evidencia científica", señaló, por ejemplo, el patólogo Pablo Dezanzo. En diálogo con Medscape en Español, una de las médicas participantes, la Dra. Graciela Moya, lamentó que no todos los legisladores convocados estuvieran presentes o atentos a los discursos a lo largo de las exposiciones, que sumaron 118 horas.

Pero las audiencias "también nos permitieron entender el sentido de nuestro compromiso como médicos con la protección de las personas en situación de vulnerabilidad, con la riqueza de recursos humanos que tiene nuestro país, con lo valioso que sería nuestro sistema de salud si estuviera bien organizado, y si se desarrollaran verdaderas políticas públicas sanitarias que busquen el bienestar e integración equitativa de todas las personas", añadió la genetista e investigadora del Instituto de Bioética de la Universidad Católica Argentina.

El proyecto de ley en debate permitiría todo aborto antes de las 14 semanas, aunque las menores de 16 años necesitarían también el consentimiento de sus padres. Los centros de salud estarían obligados a practicar la intervención, y aquellos profesionales que se nieguen por razones de conciencia deberían comunicarlo previamente a la máxima autoridad de su establecimiento.

Se anticipa una votación cerrada, alrededor de 30 legisladores aún indecisos son los que inclinarán la balanza.

En este informe se organizan y resumen los principales argumentos que expusieron los médicos ponentes en los ejes más relevantes del debate. No todas las afirmaciones han sido chequeadas ni respaldadas por evidencia publicada, pero se consignan aquí porque reflejan las visiones en juego. En esencia, se intenta responder las siguientes preguntas: ¿Por qué el aborto debería ser legal en Argentina? ¿Cuántas son realmente las muertes por aborto en el país? ¿El médico que realiza un aborto viola una obligación ética de la profesión? ¿Cuándo empieza la vida, y cuándo un embrión se puede considerar persona? ¿El aborto inducido es un asesinato? ¿El procedimiento (medicamentoso o quirúrgico) es seguro? ¿El aborto deja secuelas psicológicas en las mujeres? ¿La legalización del aborto reduce la mortalidad materna y el número de abortos? ¿Cuál es la posición de las sociedades médicas? En síntesis, ¿cuáles serían las consecuencias de aprobar o rechazar la Ley?

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....