Nuevo estudio: Pistas sobre cómo la estimulación cerebral reduce los antojos de comida

Liam Davenport

Conflictos de interés

30 de mayo de 2018

BARCELONA, ESP. Un nuevo análisis de biomarcadores sanguíneos, antes y después de una sesión única de estimulación magnética transcraneal profunda de alta frecuencia en pacientes con obesidad, ofrece pistas sobre cómo el procedimiento puede ayudar a reducir los antojos de alimentos y por lo tanto a bajar de peso.[1]

Como reportó Medscape Noticias Médicas, los investigadores presentaron previamente un estudio piloto que demostró que la estimulación magnética transcraneal profunda de alta frecuencia repetida se asoció con una pérdida de peso promedio de 4,5 kg y redujo 34% los antojos de alimentos después de 5 semanas, en comparación con un procedimiento simulado en 16 pacientes con obesidad. Durante el seguimiento de los participantes, y dicen que los efectos se mantuvieron entre 6 y 12 meses.

Los últimos resultados, presentados el 21 de mayo en el 20.º European Congress of Endocrinology (ECE) de 2018, sugieren que la estimulación magnética transcraneal profunda afecta las vías metabólicas mediante la modulación de la actividad simpática y el eje hipotalámico-pituitario-adrenal.

"Por primera vez, este estudio sugiere cómo la estimulación magnética transcraneal profunda podría alterar los antojos de alimentos en individuos con obesidad", dijo en un comunicado de prensa del ESE el Dr. Livio Luzi, Ph. D., del Istituto di Ricovero e Cura a Carattere Scientifico Policlinico San Donato en San Donato Milanese, y la Università degli Studi di Milano , en Milán, Italia.

"Dados los efectos adversos de la obesidad en pacientes y el costo socioeconómico, es cada vez más urgente identificar nuevas estrategias para contrarrestar las tendencias actuales de obesidad. La estimulación magnética transcraneal profunda podría presentar una alternativa mucho más segura y barata para tratar la obesidad en comparación con las alternativas quirúrgicas y farmacéuticas", agregó.

Comparación entre los procedimientos de alta frecuencia, baja frecuencia y simulados

Estudios previos han demostrado que la estimulación magnética transcraneal profunda afecta las vías mesolímbica y mesostriatal del cerebro a través de la excitabilidad cortical. En consecuencia, se ha utilizado en trastornos neuropsiquiátricos relacionados con la excitabilidad cortical anormal y actividad dopaminérgica, como la adicción, en particular el tabaquismo, así como la epilepsia resistente y la depresión mayor.

En el estudio actual, el Dr. Luzi y sus colaboradores reclutaron a 40 pacientes (29 mujeres) con obesidad (índice de masa corporal promedio: 36,3 kg/m2) para examinar el efecto de una sola sesión de 30 minutos con la estimulación magnética transcraneal profunda: alta frecuencia (18 Hz), baja frecuencia (1 Hz), o una estimulación simulada, dirigida a la corteza prefrontal y a la ínsula de forma bilateral. Evaluaron los parámetros metabólicos y neuroendocrinos en la sangre antes y después de la estimulación.

Después de la estimulación magnética transcraneal profunda de alta frecuencia, los pacientes tuvieron un aumento significativo en los niveles de norepinefrina (noradrenalina), de 5,6 ng/ml a 6,5 ​​ng/ml, o un aumento del 18,0% (p = 0,01; p = 0,05 frente a la estimulación magnética transcraneal profunda de baja frecuencia).

Además, los pacientes experimentaron un aumento significativo en los niveles de beta-endorfina, de 0,338 ng/ml a 0,372 ng/ml, o un aumento de 13,9% (p = 0,017 y p = 0,010 frente a la simulación, p = 0,011 frente a la estimulación magnética transcraneal profunda de baja frecuencia).

Los pacientes que recibieron la estimulación magnética transcraneal profunda de alta frecuencia también tuvieron un aumento del 7,0% en los niveles de glucosa en sangre (p = 0,002) y una disminución del 16,3% en los niveles de leptina (p = 0,002).

Estos cambios fueron acompañados por disminuciones en las hormonas pituitarias, con una disminución del 20,7% en la hormona estimulante de la tiroides (p = 0,001) y una disminución del 16,3% en los niveles de prolactina (p < 0,0001).
En el grupo de la estimulación magnética transcraneal profunda de baja frecuencia, los niveles de cortisol salival disminuyeron después de una sola sesión en un 29,4% (p = 0,015).

El equipo también descubrió que algunos marcadores sanguíneos variaban según el género, "lo que sugiere diferencias entre hombres y mujeres en cuanto a la vulnerabilidad de los pacientes a los antojos de alimentos y su capacidad para perder peso", señaló el Dr. Luzi.

Algunas razones del por qué

Platicando con Medscape Noticias Médicas, el Dr. Luzi dijo que "tiene sentido" que la liberación de beta-endorfina haya sido alterada por la estimulación magnética transcraneal profunda, ya que "se ha demostrado en todas las demás formas de adicción, por lo que es un mecanismo común involucrado en cualquier trastorno adictivo, como la adicción a la comida". Esto, dijo, es importante "porque la liberación de la beta-endorfina significa que la ruta de recompensa se activa y se puede modular directamente in vivo en humanos".

Sin embargo, actualmente la estimulación magnética transcraneal profunda solo está aprobada para la investigación en sujetos con un índice de masa corporal entre 30 a 54 kg/m2 (obesidad).

Además, el Dr. Luzi cree que "el procedimiento es seguro, repetible y una vez que tienes la máquina, también es relativamente económico, en mi opinión podría usarse incluso antes, cuando la persona solo tiene sobrepeso y no es obesa, para evitar la obesidad".

"Pero esa es otra historia, ese es otro estudio, y no es la indicación para la cual estamos aprobados".

En cuanto a las posibles explicaciones de por qué la estimulación magnética transcraneal profunda tiene un efecto tan duradero sobre los antojos y el peso, el Dr. Luzi dijo que podría afectar la neuroplasticidad, modificando así la conectividad neuronal y también podría tener un efecto sobre la microbiota intestinal.

"Las personas obesas tienen un entorno intestinal completamente diferente. Lo que encontramos es que... 5 semanas después del tratamiento con la estimulación magnética transcraneal profunda casi normalizamos su microbiota intestinal", señaló.

"Pero podría haber otras explicaciones que, en este momento, no entendemos. Este es un trabajo en progreso".

Los autores han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....