El control de tres factores de riesgo puede permitir una disminución de las enfermedades cardiovasculares en países de ingresos bajos y medios

Pablo Hernández Mares

1 de marzo de 2018

GUADALAJARA, MEX. Millones de personas mueren cada año en el mundo por causa de las enfermedades cardiovasculares. En 1990 se registraron 12,3 millones de muertes por enfermedades cardiovasculares en el mundo y para 2013 se registraron 17,3 millones, lo que representó un incremento real de 40,8%.[1,2]

Dr. Salim Yusuf (Imagen cortesía CADECI)

"Solo hay tres causas importantes de las enfermedades cardiovasculares, el tabaco, la presión arterial y los lípidos en la sangre", explicó el Dr. Salim Yusuf, cardiólogo y epidemiólogo de la McMaster University, en Hamilton, Canadá, durante su conferencia magistral "Enfoques para prevenir enfermedades cardiovasculares en países de ingresos bajo, medio y alto", en la inauguración del X Congreso Anual de Cardiología Internacional (CADECI) 2018, que se llevó a cabo en Guadalajara, México, del 21 al 24 de febrero.

De acuerdo con el Dr. Yusuf, que cuenta con más de 35 años de trayectoria, el tabaquismo es una de las epidemias más grandes que el mundo ha visto. Se calcula que durante el siglo pasado murieron 100 millones de personas por esta causa. Sin embargo, si los mismos patrones de consumo de tabaco continúan durante este siglo, se calcula que mil millones de personas morirán por esta causa, es decir, 10 veces más que el siglo pasado. En los primeros 20 años de este siglo (2000 - 2019) se estima que murieron 100 millones de personas, es decir, la misma cantidad que todo el siglo pasado; los siguientes 30 años (2020 - 2049) podrían morir 250 millones y en la segunda mitad del siglo (2050 - 2099), otros 500 millones más si no se actúa al respecto.

"La mayoría de las personas que morirán por tabaquismo en este siglo están vivas hoy, están fumando en estos momentos, por lo que dejar de fumar es muy importante", reiteró el Dr. Yusuf, quien equiparó la eficacia de los programas para dejar de fumar en los hospitales al mismo nivel que las altas tecnologías para el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares.

De acuerdo con estas proyecciones estadísticas, la mayoría de los 500 millones de personas que se estima que morirán en la segunda mitad del siglo XXI por causas relacionadas con el tabaquismo, no han nacido aún, por lo que es imprescindible evitar que empiecen a fumar, algo que dependerá de los hábitos de sus padres, aspectos culturales y las legislaciones.

Las tres principales causas

Uno de los ejemplos que expuso el Dr. Yusuf fue el del Reino Unido, donde la reducción del tabaquismo en los últimos 50 años tuvo un efecto enorme en la población en general. En 1960, el riesgo de morir a los 70 años o antes por tabaquismo era de 19% para varones de 35 años de edad, y para el 2010 se redujo a solo 4%.

"Los fumadores que dejan de fumar reducen 50% el riesgo de muerte, la disminución de las lipoproteínas de baja densidad (LDL) en 1 mmol (39 mg/dl) reduce las enfermedades cardiovasculares [un] 30% y el decremento de la presión arterial sistólica en 10 mm Hg en pacientes con hipertensión (> 140 mm Hg) reduce las enfermedades cardiovasculares un25%", aseguró el especialista.

Por ejemplo, en el caso de un paciente hipotético con hipertensión, que fuma y posteriormente deja de hacerlo, se reduce su presión arterial, y se le suministra estatinas, estas tres acciones en conjunto reducirían el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares en un 75%, que es similar a la efectividad de la penicilina, pero para un trastorno que es mil veces más común que cualquier enfermedad en que se utiliza este antibiótico.

De acuerdo con el Dr. Yusuf, quien ha enfocado su carrera en la prevención y el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares, con estas tres medidas sanitarias, dos mil millones de personas en todo el mundo se beneficiarían cada año. 

El estudio INTERHEART,[3] realizado en 52 países, demostró que "no hay nada llamado colesterol normal en adultos, y está comprobado que las estatinas reducen las enfermedades cardiovasculares, así que no midan el colesterol, solo trátenlo", recomendó el Dr. Yusuf, autor principal de la investigación. 

En cuanto a la presión arterial, el impacto de su reducción difiere en cada paciente.[4] Sin embargo, es necesario considerar que el efecto de un control del colesterol y la disminución de la presión arterial alta (mayor de 140 mm Hg), conlleva una reducción en el riesgo de infarto y accidente cerebrovascular.[5] La recomendación es siempre medir la presión arterial, algo que es muy barato y permite una identificación temprana, que a largo plazo salva vidas.

Mayor incidencia de enfermedades cardiovasculares en países de bajos ingresos

Pese a lo anterior, la pregunta sigue en el aire: ¿Por qué 80% de las muertes por enfermedades cardiovasculares ocurren en países de ingresos bajos y medios? Una respuesta fácil sería decir que es debido a que el 80% de la población mundial vive en estos países, a que los factores de riesgo son mayores, a que los servicios médicos son de menor calidad, y a que la asequibilidad a los cuidados es menor en los países de medio y bajo ingreso.

Sin embargo, en el estudio INTERHEART, realizado por el Dr. Yusuf y sus colaboradores, encontraron lo contrario. Por ejemplo, los factores de riesgos en los países de medio y bajo ingreso son menores que en los países de ingresos altos.[6]

"Hay una paradoja. Los países de ingresos alto tienen un mayor nivel de factores de riesgo que los países de ingresos medios y bajos, pero las muertes por enfermedades cardiovasculares son mayores en estos países, una diferencia de 360%, ¿qué está pasando?", se preguntó el Dr. Yusuf durante su presentación.

Una respuesta está en que, de acuerdo a los datos recabados en 21 países, 42% de los adultos en el mundo tiene hipertensión, pero solo la mitad lo sabe. "Esta estadística no ha cambiado en los últimos 30 años; se sigue sin identificar el más simple de los factores de riesgo, un estudiante de secundaria podría medirlo en un minuto, pero no lo hacemos", recalcó el Dr. Yusuf.

Polipíldora para mejor apego en la terapia cardiovascular

De los adultos con hipertensión, 48,6% son tratados, pero solo 35,3% se encuentran dentro del control de acuerdo con las metas de tratamiento. Es decir, no hay un control adecuado y que, de acuerdo con el Dr. Yusuf, la razón es que se utiliza un solo medicamento a la vez a una baja dosis, en lugar de usar dos o tres medicamentos a la vez, algo que necesitan la mayoría de los pacientes para controlar su presión arterial.

"Si hay un mensaje que México podría tomar de mi conferencia sería: Midan la presión arterial, usen combinaciones de medicamentos y controlen la presión arterial".

Sin embargo, el especialista es consciente de que la terapia farmacológica en combinación es privativa para muchos pacientes, especialmente en países de ingresos bajos y medios, por lo que arengó a que se abaraten los medicamentos para hacerlos más accesibles a los pacientes, quienes de lo contrario deberán destinar un gran porcentaje de su ingreso a sus tratamientos.

En este punto el Dr. Yusuf destacó el concepto de la polipíldora, un comprimido que combina 4 fármacos, que reduce más de 65% el riesgo de enfermedades cardiovasculares y que puede producirse por 26 centavos de dólar. Entonces, ¿por qué no se está usando? "Existe la reticencia en el uso de terapias combinadas, en las escuelas de medicina nos enseñan que es una mala idea usar terapias combinadas, que se debe usar un medicamento a la vez, eso no es correcto", aseguró el Dr. Yusuf, quien recordó que en el tratamiento de la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) o la tuberculosis se utilizan múltiples medicamentos.

Por supuesto, la modificación del estilo de vida es otra de las mejores acciones para reducir las enfermedades cardiovasculares: evitar fumar, realizar actividad física, tener una dieta balanceada que no exceda ni limite los nutrientes.

"Los esfuerzos en las políticas públicas para reducir el consumo del tabaco, un mejor control de la presión arterial y el uso amplio de estatinas, así como mejores sistemas de salud pueden reducir a la mitad las enfermedades cardiovasculares en una generación", concluyó el especialista.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....