COMENTARIO

Nuevas guías de hipertensión arterial de la American Heart Association y el American College of Cardiology

Dr. Daniel Micher

Conflictos de interés

11 de diciembre de 2017

Hola, ¿qué tal? Mi nombre es Daniel Micher, y tengo nuevamente el gusto de saludarlos para Medscape en Español.

En esta ocasión, me gustaría comentar con ustedes sobre las nuevas guías americanas del tratamiento de hipertensión arterial, publicadas recientemente en el Congreso de la American Heart Association, celebrado en Anaheim, Estados Unidos, hace algunos días. Estas son una actualización del reporte del JNC 7, publicado originalmente en el año 2003. Sin embargo, incorporan una gran cantidad de información sobre el riesgo cardiovascular, el monitoreo ambulatorio y el monitoreo casero, el umbral de inicio del tratamiento y las metas del mismo, y nos brindan una serie de estrategias para mejorar el control y el apego al tratamiento.

Nueva clasificación

Como tal, la clasificación cambia, se define como presión normal una presión menor a 120 mm Hg y menor a 80 mm Hg. Se define como presión elevada a un grupo con presión de 120 mm Hg a 129 mm Hg que mantiene una cifra diastólica menor a 80 mm Hg. El concepto de prehipertensión como tal desaparece y clasifican a la hipertensión en dos etapas. En la etapa 1 con presión de 130 mm Hg a 139 mm Hg, y 80 mm Hg a 89 mm Hg, en sistólica y diastólica respectivamente, y la etapa 2, con cifras mayor o igual a 140 mm Hg y mayor o igual a 90 mm Hg.

¿Cómo hacer el diagnóstico?

El diagnóstico se debe realizar en dos ocasiones o más, y con dos o más mediciones en cada una de ellas para tener una cifra promediada y poder estratificar mejor al paciente. Esto como tal incrementa la prevalencia actual de la hipertensión aproximadamente 46%. Aunado a esto, el grupo étnico al que pertenece el paciente también cobra relevancia. Se estima que el riesgo a 40 años de un paciente de 45 años de edad para presentar hipertensión a partir de ese momento es de 93% en el caso de los afroamericanos, 92% en el caso de los hispanos, 86% en el caso de caucásicos y 84% en el caso de chinos. Esto coloca a los hispanos en el segundo grupo de mayor prevalencia en hipertensión.

Si el método diagnóstico es ambulatorio, los umbrales de diagnóstico también tienden a ser un poco más bajos, y esto se debe tomar en cuenta. Se estima que por cada 20 mm Hg de la presión sistólica y 10 mm Hg de la presión diastólica que incrementan, se duplica el riesgo de muerte por EVC o por enfermedad cardiovascular o enfermedad vascular. Es por eso que las guías recomiendan un tratamiento agresivo, no solo de las cifras de presión arterial, sino de todos los factores de riesgo cardiovascular, como el caso del tabaquismo, la obesidad, la dislipidemia o la diabetes. Se debe descartar hipertensión secundaria en aquellos pacientes con un inicio súbito a edad muy temprana antes de los 35 años o de muy difícil control.

Un tratamiento multidisciplinario

En términos generales, todos los pacientes deben alcanzar la meta de menos de 130/80 mm Hg para considerarse dentro del buen tratamiento. Esto inclusive en los pacientes añosos y en los pacientes diabéticos. Aunado el tratamiento farmacológico, existen una serie de medidas no farmacológicas también, que las guías también recomiendan, como son el control de peso, la restricción de sodio, el incremento en la actividad física, el consumo moderado en las bebidas alcohólicas, siendo dos bebidas o menos en el caso de los pacientes masculinos y una bebida o menos al día en el caso de las pacientes femeninas.

La dieta cobra un papel importante y puede tener hasta una reducción de 10 mm o un poco más en las cifras de presión arterial. El beneficio del tratamiento se refleja en una reducción clara del riesgo de enfermedad aterosclerótica, y se recomienda que haya un seguimiento a un intervalo de entre un mes y tres meses, dependiendo de cómo sea el control del paciente, para mantenerlo en menos.

Las guías recomiendan, aparte, una serie de intervenciones farmacológicas basadas en la comorbilidad del paciente o el tipo de paciente, que habrá que especificar. Considero que son cifras difíciles de alcanzar para muchos, pero la información que presentan las guías es robusta, y es conveniente atender estas nuevas indicaciones para realmente reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular, que continúa siendo la principal causa de muerte en todo el mundo.

Tengo el gusto de saludarlos nuevamente, y espero verlos pronto, hasta luego.

Contenidos Relacionados

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....