Desarrollando resiliencia en adolescentes con cáncer

Roxanne Nelson, BSN, RN

Conflictos de interés

1 de noviembre de 2017

Una intervención breve de solo 4 sesiones de terapia parece mejorar la salud psicosocial en adolescentes y adultos jóvenes que viven con cáncer.

La intervención, llamada Promoting Resilience in Stress Management (PRISM) (Promoviendo Resiliencia en el Manejo del Estrés), mejoró la resiliencia y la calidad de vida, aumentó la esperanza, y disminuyó el distrés (malestar emocional) en la mayoría de los pacientes.

"Los adolescentes y adultos jóvenes con cáncer tienen desenlaces psicosociales más desfavorables en la sobrevida, incluyendo la salud mental y los comportamientos", expresó la Dra. Abby R. Rosenberg, autora principal del estudio, directora de cuidados paliativos e investigación sobre resiliencia, del Seattle Children's Research Institute, en Washington, Estados Unidos. "Una razón puede deberse a que estos pacientes aún no han desarrollado las habilidades necesarias para enfrentar adversidades tales como el cáncer".

La Dra. Rosenberg presentó los resultados de su estudio en una conferencia de prensa previa al Palliative Care in Oncology Symposium (PCOS) 2017 en San Diego, Estados Unidos.

El estrés psicosocial causado por el cáncer es común. Puede ser particularmente difícil para los adolescentes y adultos jóvenes. Debido a que los cánceres en este grupo de edad a menudo son agresivos y están asociados con su genética, tal vez los pacientes deban enfrentar por muchos años las consecuencias de los tratamientos para el cáncer. Además, sus necesidades psicosociales son diferentes, debido a que están en un periodo de transición de la vida.

La Dra. Rosenberg señaló que, aunque muchos programas brindan algún tipo de apoyo psicosocial para pacientes y familiares, muy pocos ofrecen herramientas estandarizadas para manejar el estrés. En este estudio evaluaron una intervención novedosa y breve, basada en habilidades, que fue diseñada para desarrollar cuatro fuentes de resiliencia específicas en esta población: 1) habilidades para el manejo del estrés, 2) habilidades para establecer metas, 3) habilidades positivas de reencuadre, y 4) habilidades para encontrar beneficios.

El estudio incluyó a 100 pacientes de 12 a 25 años de edad que habían sido diagnosticados con cáncer por primera vez, o con enfermedad recidivante. Los pacientes fueron asignados aleatoriamente para recibir PRISM o atención psicosocial habitual. Se estratificaron en dos grupos según su edad, de 12 a 17 años, y de 18 a 25.

La intervención de PRISM consistió en 4 sesiones individuales en persona, de 30 a 60 minutos de duración, con un investigador capacitado. Luego de estas sesiones se realizó una reunión familiar. Los participantes completaron los cuestionarios de evaluación al momento del reclutamiento, y 6 meses después.

De este grupo, 92 participantes contestaron las evaluaciones basales (48 pacientes asignados a PRISM, y 44 a la atención habitual). De ellos, 73% tenía entre 13 y 17 años, y 27% entre 18 y 25; 43% pertenecía al género femenino.

A los 6 meses, 74 participantes estaban suficientemente bien para completar la evaluación de seguimiento (36 en el grupo de intervención, y 38 en el grupo de atención habitual). La cohorte PRISM se asoció con mejoras en todos los instrumentos: Resiliencia (+2,3; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,7 - 4,0); calidad de vida (+6,3; IC 95%: -0,8 - 13,5); esperanza (+2,8; IC 95%: 0,5 - 5,1); y angustia (-1,6; IC 95%: -3,3 - 0,0).

De manera importante, la incidencia de depresión fue mucho menor en el grupo de intervención que en el grupo de atención habitual (6% frente a 21%).

"Esto se tradujo en una probabilidad menor, de manera estadísticamente significativa, de desarrollar depresión. PRISM se asoció con una mejora en la resiliencia reportada por los pacientes, con mejores puntajes de calidad y esperanza ante el cáncer, y con menos casos de depresión", señaló la autora.

"El costo psicosocial del cáncer en una población vulnerable como los adolescentes y adultos jóvenes a menudo es significativo. Esta intervención representa una fuente de esperanza para mejorar la vida de tales pacientes", comentó el Dr. Andrew S. Epstein, experto de la American Society of Clinical Oncology, quien moderó la sesión informativa.

Este estudio recibió financiamiento parcial de los National Institutes of Health. Los autores han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente. El Dr. Epstein tiene una relación con UptoDate.

Contenidos Relacionados

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....