Una dieta baja en carbohidratos fermentables de cadena corta ante la sensibilidad al gluten ¿el siguiente paso?

Dr. William F. Balistreri

Conflictos de interés

18 de octubre de 2017

En este contenido

No es lo mismo para todos

En mi opinión, una dieta baja en carbohidratos fermentables de cadena corta es una opción más para incorporar al arsenal terapéutico para el tratamiento de los pacientes con síndrome de intestino irritable. Sin embargo, la aceptación de esta recomendación por parte de nuestros pacientes será variable. En el lado positivo, un enfoque dietético tiene un atractivo intuitivo, y muchos pacientes ya han observado previamente una correlación entre los síntomas y determinados alimentos. No obstante, se desconoce la eficacia a largo plazo, y una restricción estricta de carbohidratos fermentables de cadena corta puede tener consecuencias indeseables, como una ingestión inadecuada de nutrientes y efectos adversos por alteración de la microbiota intestinal. Por ejemplo, no hay duda de que una dieta sin gluten aumenta el riesgo de ingestión insuficiente de fibra, hierro, zinc, calcio, folato, otras vitaminas del grupo B, y antioxidantes naturales.[13] Además, aunque las intervenciones dietéticas se consideran de riesgo bajo, se desconocen los efectos a largo plazo de las alteraciones rápidas y pronunciadas del microbioma del colon.[37]

 
 
 En mi opinión, una dieta baja en carbohidratos fermentables de cadena corta es una opción más para incorporar al arsenal terapéutico para el tratamiento de los pacientes con síndrome de intestino irritable. Dr. William F. Balistreri   
 

En una revisión reciente del síndrome de intestino irritable, Ford y colaboradores recomendaron, como una aproximación inicial a las personas afectadas, hacer más ejercicio y reducir el estrés, así como introducir modificaciones dietéticas.[37] Propusieron un aumento escalado del contenido de fibra soluble en los alimentos si el paciente presenta un síndrome de intestino irritable con estreñimiento, o un uso temporal de una dieta baja en carbohidratos fermentables de cadena corta si el paciente presenta síndrome de intestino irritable con diarrea o un subtipo mixto.

Al aplicar una dieta baja en carbohidratos fermentables de cadena corta, es importante informar antes a los pacientes y sus familiares sobre lo que se sabe del papel de los componentes alimentarios en el empeoramiento o en la mejoría de los síntomas del síndrome de intestino irritable. Después, a la vista de la naturaleza muy restrictiva de esta dieta, hay que aconsejar a los pacientes que empleen un método de "restricción selectiva", que es más fácil de conseguir con ayuda de un nutricionista calificado.

No existen guías validadas científicamente, pero durante la fase de inducción se restringen todos los grupos de carbohidratos fermentables de cadena corta. Puede ser efectivo individualizar el plan dietético recomendado eliminando de manera secuencial ciertos componentes de la clase de los carbohidratos fermentables de cadena corta, los productos derivados del trigo y/o el gluten.

Después de 4 a 6 semanas, se puede considerar reducir el nivel de restricción con una reintroducción escalonada de los alimentos restringidos, centrándose en grupos específicos de carbohidratos fermentables de cadena corta.[11] Los pacientes deben poner mucha atención en las etiquetas de los alimentos para conocer su contenido de carbohidratos fermentables de cadena corta.

Pasos futuros

Nuestra esperanza es que los estudios clínicos futuros determinen qué componente del amplio espectro de los carbohidratos fermentables de cadena corta puede ser responsable de los síntomas en un paciente específico.

Evaluar cada uno de los componentes de la lista de alimentos restringidos ayudará a determinar si un plan dietético menos restrictivo puede ser efectivo para cada paciente.[15] La identificación de los desencadenantes alimentarios específicos para cada paciente individual permitirá un tratamiento más personalizado, y probablemente más efectivo, de los síntomas del síndrome de intestino irritable.

Los datos emergentes sobre el perfil de "intolerancia o sensibilidad" individual de los pacientes con síndrome de intestino irritable permitirán constituir un fundamento racional para una dieta restringida, ya sea que esté implicado el gluten, el trigo, los carbohidratos fermentables de cadena corta o cualquier otra sustancia, en lugar de sumarse a la última ola de las tendencias dietéticas.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....