Mini Examen Clínico: ¿Qué tanto sabe sobre el hipertiroidismo?

Dr. Romesh Khardori, PhD

Conflictos de interés

29 de agosto de 2017

El tratamiento del hipertiroidismo consiste en alivio de los síntomas, así como farmacoterapia antitiroidea, terapia con yodo-131 radiactivo (el tratamiento de elección del hipertiroidismo) o tiroidectomía. Sin embargo, los medicamentos antitiroideos no son eficaces en la tirotoxicosis en la cual la gammagrafía muestra una escasa captación de yodo-123, como en los pacientes con tiroiditis subaguda, en virtud de que estos casos se deben a la liberación de hormona tiroidea preformada.

Los fármacos antitiroideos (por ejemplo, metimazol y propiltiouracilo) se utilizan para el control del hipertiroidismo a largo plazo en niños, adolescentes y mujeres embarazadas. En hombres adultos y mujeres no embarazadas, se utilizan para controlar el hipertiroidismo antes del tratamiento definitivo con yodo radioactivo. La dosis del fármaco antitiroideo se debe ajustar cada cuatro semanas hasta que se normalicen las funciones tiroideas. Algunos pacientes con enfermedad de Graves entran en remisión después del tratamiento durante 12 a 18 meses, y se puede suspender el fármaco. Notablemente, la mitad de los pacientes que entran en remisión experimentan una recidiva de hipertiroidismo en el siguiente año.

El metimazol es más potente que el propiltiouracilo y tiene una acción de duración más prolongada. Además, el metimazol se toma una vez al día, en tanto que el propiltiouracilo se toma dos a tres veces al día. En consecuencia, el apego del paciente al tratamiento suele ser mejor con metimazol que con propiltiouracilo.

Muchos de los síntomas neurológicos y cardiovasculares de la tirotoxicosis se alivian mediante el tratamiento con betabloqueantes. Antes de iniciar tal tratamiento, se debe examinar al paciente para buscar signos y síntomas de deshidratación que suelen ocurrir con el hipertiroidismo. Después de la rehidratación oral, se puede iniciar la terapia con betabloqueante. La terapia con betabloqueante no se debe administrar a pacientes con un antecedente importante de asma. Se pueden utilizar los bloqueantes de los canales del calcio (por ejemplo, verapamilo y diltiazem) para los mismos propósitos cuando están contraindicados los betabloqueantes o no se toleran bien. Estas terapias se deben reducir en forma gradual y suspenderse una vez que las funciones tiroideas se restablezcan al rango normal.

Para más información sobre el tratamiento del hipertiroidismo y la tirotoxicosis, lea aquí.

Contenidos Relacionados

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....