Mosquitos transgénicos: ¿Una opción para el control del virus de Zika?

Fabio de Oliveira

Conflictos de interés

28 de junio de 2017

Piracicaba, un municipio en el interior del estado de San Pablo, en Brasil, es una de las localidades en las que se ha llevado a cabo un experimento inédito en ese país: Se ha liberado una cepa transgénica de mosquitos Aedes aegypti en uno de los barrios. Los machos son portadores de un gen que impide que su descendencia llegue a la vida adulta, y es previsible que el cruzamiento de estos mosquitos con las hembras locales disminuya 90% los casos de dengue en el barrio donde se realiza el experimento.

El proyecto, que se lleva a cabo en Piracicaba desde 2015, es dirigido por la empresa Oxitec, creada por científicos de la Oxford University, en Reino Unido, y que integra a Intrexon Corporation, cuyo vicepresidente, Thomas Bostick, estuvo en Brasil a finales de mayo para participar en una mesa redonda del Fórum de Inversiones Brasil 2017, celebrado en San Pablo.


Thomas Bostick
Imagen: Divulgação/Intrexon

En una entrevista con Medscape, Bostick habló sobre la experiencia brasileña de Oxitec, que ya ha invertido 76 millones de reales en Brasil, y se encuentra en negociaciones para efectuar pruebas con el mosquito transgénico en ciudades como Juiz de Fora, Recife y Búzios. General retirado del ejército estadounidense, e ingeniero de formación, Bostick también se refirió a los costos de otros arbovirus como el virus de Zika.
A continuación, presentamos la entrevista:

Medscape: Piracicaba dio la bienvenida a las pruebas de Oxitec con el mosquito transgénico, pero parece que en otras ciudades, como en Florida Estados Unidos, hubo cierta resistencia. ¿Cuál fue el motivo?

Thomas Bostick: Los responsables decidieron que se haría una votación para saber si nuestro mosquito modificado genéticamente se utilizaría o no en el condado de Monroe. Existen 33 municipios allí, y 31 votaron a favor del uso de nuestro mosquito. Esto hizo necesario un volumen considerable de acciones informativas, casa por casa, para que la población estuviera consciente sobre lo que iba a votar. Y el 8 de noviembre del año pasado, por primera vez, en un suceso singular, la población tuvo que decidir sobre un asunto de salud pública al mismo tiempo que votaba para la presidencia de Estados Unidos. Nuestro objetivo es liberar los mosquitos en Florida este mismo año.

Medscape: ¿La empresa tiene intención de realizar pruebas en otros lugares del mundo?

Thomas Bostick: Acabamos de volver de Panamá, país que lideró la lucha contra Aedes aegypti a principios del siglo XX, cuando Estados Unidos estaba ayudando a construir el canal de Panamá. El reto principal para construir el canal con éxito era este mosquito. Panamá está muy interesado. Esperamos empezar las pruebas allí en poco tiempo. Colombia, así como otros países latinoamericanos, también se muestra atraída por el proyecto. De igual manera, estamos liberando el mosquito en las Islas Caimán. En Gran Caimán vamos a hacerlo en un proyecto mayor hasta final de año. Hemos iniciado conversaciones con Taiwán y con otros países asiáticos que también tienen problemas con este mosquito. Visitaremos Singapur el próximo mes, y nos reuniremos con especialistas en medio ambiente para presentarles nuestra tecnología. Este es un problema mundial. Cada año fallece casi un millón de personas a causa de los mosquitos. Es una cifra más alta que cualquier otra causa de muerte. Soy militar, y cuando recordamos la Primera y Segunda Guerra Mundial, y cuántos estadounidenses murieron en estas guerras, observamos que los mosquitos en general matan más personas cada año, que la suma de vidas perdidas en estas guerras.

Todos los años fallece casi un millón de personas a causa de los mosquitos, esta cifra es superior a la suma de vidas perdidas en las dos guerras mundiales Thomas Bostick

Medscape: ¿Cuál es el impacto del Zika en la economía y en la salud?

Thomas Bostick: Una de las estimaciones más precisas realizadas es la llevada a cabo por la Organización de las Naciones Unidas (ONU). En América Latina, por ejemplo, es de 7 a 18 miles de millones de dólares en gastos generales, con una epidemia de virus de Zika de 2015 a 2017. Solo en Brasil la cifra oscila alrededor de mil millones de dólares al año (el gasto total en este país será de 4600 millones durante el trienio 2015, 2016, y 2017, según el estudio del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD). En el caso de la microcefalia, Centers for Disease Control and Prevention (CDC) de Estados Unidos prevén un gasto cercano a 10 millones de dólares durante toda la vida de un infante nacido con este problema. Esto solo por virus de Zika. Además, están el chikungunya, el dengue, o la fiebre amarilla. Un aspecto positivo de nuestra tecnología es que abarca todas estas enfermedades. Otras cuestiones que deben preocuparnos consisten en el desconocimiento de la morbilidad real, la patología del Zika, o del virus que la causa. Por tanto, creo que el gasto sanitario podrá ser mucho más alto de lo que calculamos ahora.

Medscape: ¿Considera que algún día podremos librarnos del Aedes aegypti?

Thomas Bostick: Creo que no es posible erradicar los mosquitos por completo, ni siquiera con nuestra tecnología. He aprendido mucho mientras realizaba este estudio, por ejemplo, que la que pica es la hembra. Y algo que también desconocía es que, a pesar de que los mosquitos solo viajan 150 a 200 metros durante toda su vida, pueden vivir en la ropa, dentro del coche, en un barco de crucero, e incluso en un avión. Podrían erradicarse de una isla, lo que sería ideal, pero en cuanto las personas regresaran a la isla volverían a introducir los mosquitos. La gente pregunta cuándo van a acabar estos problemas. Nuestra respuesta es que, en una zona con una tasa de infestación alta debemos soltar casi 200 mosquitos machos por persona cada semana. De este modo, para tener la situación controlada se necesitan más o menos 20 mosquitos machos por persona. Podemos bajar el costo a lo largo del tiempo, pero es muy difícil afirmar que será posible erradicar el mosquito por completo, debido a los medios que utiliza para transportarse.

Medscape: ¿Cuánto dinero están invirtiendo en Brasil?

Thomas Bostick: Ya hemos invertido 76 millones de reales. Estamos trabajando con pérdidas en Brasil. Pero consideramos que era muy importante empezar en este país. Es donde se encuentran los grandes retos relacionados con este vector, y lo que puede provocar en la vida de las personas. Por tal motivo, estábamos dispuestos a invertir nuestros propios dólares, y a trabajar con la comunidad para obtener alguna ayuda financiera. Pero finalmente, estamos trabajando de una manera en la que no tenemos ganancia económica. En algún momento tendremos que cambiar esta tendencia. Creemos que nuestro producto es viable económicamente, y sabemos que las personas lo apoyan en Piracicaba: 92,8% votó a favor del uso de esta tecnología. Sabemos que muchas mujeres embarazadas querían trasladarse a esta ciudad porque aquí estarían seguras. Esto es algo que muchos estados y municipios pedirán, y nos gustaría emprender otras actividades. Francamente, si compara el costo de nuestro mosquito con el de algunas latas de insecticida, que son ineficientes, nuestro producto es barato. Por tanto, pienso que tenemos una opción muy buena, y que somos adecuados para muchas ciudades. Tuve la oportunidad de conversar con el ministro de sanidad, y esperamos tener éxito para poder desarrollar nuestra tecnología. Nos gustaría invertir en otros lugares y conseguir buenos resultados. Estamos ansiosos ante esta oportunidad.

Medscape: ¿Florida es el punto de partida para la investigación en Estados Unidos?

Thomas Bostick: Simultáneamente estamos haciendo estudios en Florida, en Texas y en Puerto Rico. Pero la prueba supervisada por laFDA (Food and Drug Administration)de Estados Unidos la realizaremos en Florida. Nos encontramos optimistas con el potencial que puede tener esta tecnología en otras especies, como Anopheles, el mosquito que transmite la malaria. No obstante, Aedes aegypti es un poco diferente a los demás. El mosquito busca seres humanos, quiere sangre humana. Esto lo hace durante el día, y no en zonas forestales, sino en casa, en áreas urbanas. Por este motivo, varias de las medidas preventivas tradicionales no están funcionando. Por ejemplo, todos los mosquitos van a desarrollar algún tipo de resistencia a los pesticidas o a los insecticidas. Con Aedes aegypti sucede lo mismo. Si usted dice que el pesticida tiene una eficacia de 60%, no es tan efectivo como para suprimir todos los insecticidas. Otra razón de tal ineficacia es que muchos de estos mosquitos viven en casas, y no es posible acceder a todas ellas. Las personas tampoco quieren un uso extensivo de pesticidas. Una de las ventajas de nuestro mosquito es que no necesita permiso para entrar en las casas.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....