SUNSHINE: La vitamina D ralentiza la progresión del cáncer de colon

Nick Mulcahy

Conflictos de interés

15 de junio de 2017

CHICAGO, USA. En años recientes, datos de estudios observacionales han demostrado que mayores concentraciones plasmáticas de vitamina D se relacionan con una mejor sobrevida en pacientes con cáncer colorrectal.

Ahora, por primera vez, un estudio aleatorizado ha demostrado que la progresión de la enfermedad se lentifica con suplementos a dosis altas.

Los resultados de un estudio clínico en fase 2 conocido como SUNSHINE indican que una dosis alta de suplemento de vitamina D mejoró significativamente la sobrevida libre de progresión (SLP) casi 2 meses en comparación con una dosis baja.

El estudio fue realizado en pacientes con cáncer colorrectal metastásico previamente no tratado. Todos los participantes recibieron tratamiento estándar con el esquema de quimioterapia mFOLFOX6 (ácido folínico, fluorouracilo y oxaliplatino) más bevacizumab.

Este es el primer estudio aleatorizado que se ha llevado a cabo sobre el empleo de la vitamina D como tratamiento del cáncer colorrectal, dijo la autora principal Dra. Kimmie Ng, del Dana Farber Cancer Institute en Boston, Estados Unidos, quien presentó el estudio en el Congreso Anual de la American Society of Clinical Oncology (ASCO) 2017.

"Los pacientes parecían evolucionar mejor con altas dosis de vitamina D. Estoy muy emocionada por los datos", comentó a Medscape Noticias Médicas.

"Está justificado un estudio de fase 3", añadió la Dra. Ng.

Otro experto expresó entusiasmo similar acerca del estudio. "Los hallazgos de este estudio son increíblemente interesantes", dijo Song Yao, PhD, un epidemiólogo molecular en el Roswell Park Cancer Institute en Búfalo, Nueva York, a quien se le pidió un comentario.

Los hallazgos de este estudio son increíblemente interesantes. Dr. Song Yao

Puntualizó que en el Simposio de Cáncer Gastrointestinal de ASCO 2015, el mismo equipo demostró que en un estudio observacional los pacientes con concentraciones más altas de vitamina D sobrevivían más tiempo que aquellos con concentraciones más bajas. "Este nuevo estudio proporciona el diseño de estudio aleatorizado basado en evidencia tan necesario", agregó el Dr. Yao.

Otra médica ya evalúa las concentraciones de vitamina D en pacientes con cáncer colorrectal.

"Verifico las concentraciones de vitamina D y la restituyo cuando es necesario para mis pacientes, pero necesitamos más datos para saber si esto modificará la práctica", dijo la Dra. Allyson Ocean, una oncóloga gastroenteróloga en Weill Cornell Medicine y New York-Presbyterian Hospital en la Ciudad de Nueva York.

También dijo a Medscape Noticias Médicas que los resultados son "muy interesantes" y que se necesita un estudio de fase 3.

La Dra. Ng informó que en el grupo con dosis alta (n = 69), la mediana de SLP (el criterio principal de valoración) fue 13,1 meses, en comparación con 11,2 meses para el grupo con dosis baja (n = 70). Esto se tradujo en una reducción de 31% en el riesgo relativo de avance de la enfermedad en el grupo con dosis alta (cociente de riesgos instantáneos no ajustado: 0,69; p = 0,04).

Los pacientes del grupo con dosis elevada recibieron una dosis de carga de 8000 UI/día de vitamina D por vía oral durante dos semanas seguida de 4000 UI/día. Los del grupo con dosis baja recibieron una dosis estándar de vitamina D3 de 400 UI/día.

La mediana de seguimiento fue de 16,9 meses en el grupo con dosis alta y de 17,9 meses en el grupo con dosis baja.

Cada grupo recibió los mismos números de ciclos de quimioterapia y los dos grupos se apegaron en alto grado al tratamiento con suplemento de vitamina D. Los sitios del tumor primario (hemicolon derecho, hemicolon izquierdo y transverso) también fueron similares para los dos grupos.

La tasa de control de la enfermedad en el grupo con dosis alta fue 96% frente a 84% en el grupo con dosis baja (p = 0,05).

La dosis alta no aumentó la toxicidad. Asimismo, ocurrió diarrea significativamente menos grave (grados 3 y 4) en el grupo con dosis alta (12% frente a 1%; p = 0,02).

Los resultados fueron aún más impresionantes en virtud de que hubo un desequilibrio entre los dos grupos de estudio a favor del grupo con dosis baja: 60% del grupo con dosis baja tuvieron el mejor estado funcional posible frente a solo 42% del grupo con dosis alta.

En otras palabras, el grupo con dosis alta tuvo mejor evolución pese a estar menos físicamente apto que el grupo de comparación.

Notablemente, un mayor número de pacientes del grupo con vitamina D a dosis alta pudo someterse a tratamiento quirúrgico después de su quimioterapia (11 frente a 6). Sin embargo, la diferencia no fue estadísticamente significativa (p = 0,19), reconoció la Dra. Ng. "Es un hallazgo interesante", dijo.

El estudio y sus resultados no han pasado inadvertidos. "Hay mucho interés por parte de médicos y pacientes", dijo la Dra. Ng.

Entre los 139 pacientes que se reclutaron y que finalmente participaron en el estudio, la mayoría era de la región de Nueva Inglaterra (Maine, Nuevo Hampshire, Vermont, Massachusetts, Rhode Island y Connecticut); y una minoría era de Nashville, Tennessee (en la Universidad Vanderbilt).

El factor geográfico puede haber desempeñado un rol en los resultados, señaló la Dra. Andrea Cercek, del Memorial Sloan Kettering Cancer Center, en la Ciudad de Nueva York, Estados Unidos, quien fungió como coordinadora del debate en torno al estudio. En Nueva Inglaterra, dijo, "hay mucha menos luz solar que en otras regiones de Estados Unidos".

Esto planteó una duda en torno a las concentraciones ya existentes de vitamina D en los participantes en el estudio. (La vitamina D3 es producida por la piel humana cuando se expone a la luz solar.) "Se desconoce si los pacientes tenían deficiencia de acuerdo con las normas estadounidenses", cuestionó la moderadora.

La Dra. Cercek también agregó que los resultados de otros estudios sobre los suplementos de vitamina D en pacientes con cáncer son contradictorios. Un estudio indicó que no hubo ninguna reducción en el riesgo de adenomas, en tanto que otro tuvo un hallazgo negativo, es decir, reducción de la sobrevida en pacientes con cáncer de próstata que recibieron suplementos de vitamina D.

Aparte de estas reservas, desea ver más investigación. "Estoy totalmente de acuerdo con los investigadores en que está justificado un estudio de fase 3".

El estudio fue apoyado por financiación de National Cancer Institute, Dana-Farber, Consano, Pharmavite y Genentech. Múltiples autores del estudio, incluida la Dra. Ng, tienen vínculos económicos con la industria, incluso Genentech. El Dr. Yao ha declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....