La inmovilidad involuntaria durante la violación es común y se vincula a desenlaces desfavorables

Tara Haelle

Conflictos de interés

15 de junio de 2017

La parálisis temporal, o inmovilidad, durante una agresión sexual es muy común y aumenta los riesgos de síndrome de estrés postraumático y depresión grave, revela un estudio publicado el 7 de junio en la versión electrónica de Acta Obstetricia et Gynecologica Scandinavica.[1]

Los hallazgos potencialmente complican una norma de tribunal en los juicios: "El sistema legal busca signos visibles de resistencia porque cuando no los hay, es más difícil demostrar una agresión sexual", escriben la Dra. Anna Möller, PhD, del Instituto Karolinksa y el Hospital General del Sur de Estocolmo, en Suecia, y sus colaboradores.

Aunque las respuestas de amenaza a menudo se dividen en categorías de "lucha o huida", la experiencia de la inmovilidad tónica (IT), ya bien documentada en los animales como una posible respuesta a la amenaza extrema, ocurrió en la mayoría de las víctimas de violación en la nueva investigación.

"En los seres humanos la inmovilidad tónica se ha descrito como un estado involuntario y temporal de inhibición motora en respuesta a situaciones que implican temor intenso", describen los autores. "Se ha descrito además como un estado de tipo catatónico con hipertonicidad o hipotonicidad muscular, temblor, falta de vocalización, analgesia y falta de respuesta relativa a estímulos externos".

En el estudio participaron 298 mujeres que acudieron a una clínica de urgencias para mujeres violadas en Estocolmo entre febrero de 2009 y diciembre de 2011, al cabo de un mes de haber sido agredidas sexualmente. Los investigadores utilizaron la Escala de Inmovilidad Tónica de 12 apartados para evaluar en cada mujer la presentación del fenómeno en el momento de la agresión. El número promedio de días entre la agresión y su evaluación fue de 19,1 días.

Un total de 69,8% de las mujeres informaron experimentar inmovilidad tónica significativa durante su agresión, y casi la mitad (47,7%) informó inmovilidad tónica extrema. Ocho (81,1%) de 10 mujeres informaron haber tenido temor importante durante la agresión.

"Desde el punto de vista legal, los tribunales pueden inclinarse a descartar la noción de violación, porque la víctima no parece haber ofrecido resistencia", señalan los autores. "En cambio, lo que podría interpretarse como consentimiento pasivo es muy probable que represente reacciones biológicas normales y esperadas a una amenaza abrumadora".

Los investigadores también evaluaron la prevalencia del síndrome de estrés postraumático y depresión en 189 de las mujeres seis meses más tarde. Las mujeres tenían 2,75 más probabilidades de presentar trastorno por estrés postraumático (TEPT) y 3,42 más posibilidades de presentar depresión grave si habían experimentado inmovilidad tónica (odds ratio [OR]: 2,75; p = 0,001; OR: 3,42; p = 0,003, respectivamente). Un poco más de la mitad (51% de las mujeres que presentaron inmovilidad tónica desarrollaron TEPT en comparación con 28% de las mujeres que no lo experimentaron, aun después del ajuste para un diagnóstico previo de TEPT y factores de riesgo relacionados.

Sin embargo, "la inmovilidad tónica se relacionó con un trauma más temprano y con trastorno por estrés postraumático preexistente, lo cual nos ayuda a comprender mejor cómo podría funcionar el trauma acumulado", describen los autores. Las probabilidades de inmovilidad tónica de las mujeres durante la violación aumentaron a más del doble si tenían un antecedente previo de trauma (OR: 2,36; p < 0,001). Las mujeres también tuvieron el doble de probabilidades de presentar inmovilidad tónica si tenían un antecedente de tratamiento psiquiátrico (OR: 1,00; p = 0,003).

"Resulta importante en la psicoeducación de las víctimas de violación indagar y explicar tales reacciones, en virtud de que por lo demás podrían causar culpa o vergüenza, lo cual puede exacerbar el trauma", señalan los autores. "El aumento del riesgo de trastorno por estrés postraumático y depresión grave implica que se necesita tratamiento psiquiátrico en estas mujeres".

Los autores reconocen varias limitaciones relacionadas con el potencial de sesgo, entre ellas factores que podrían haber contribuido a la pérdida sustancial de seguimiento seis meses más tarde. Investigación previa ha comunicado una incidencia más baja de inmovilidad tónica, pero estos estudios tenían tamaño de muestras pequeños y más riesgo de sesgo de recuerdo.

La investigación fue financiada por el Consejo de Investigación Sueco y fondos de ALF del Consejo del Condado de Estocolmo. Los autores han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....