Avances en el tratamiento del cáncer de próstata con el Dr. Samuel Rivera desde ASCO 2017

Dr. Samuel Rivera Rivera

Conflictos de interés

21 de junio de 2017

COLABORACIÓN EDITORIAL

Medscape &

Hola buenos días, estamos transmitiendo desde Chicago en el Congreso Anual de la American Society of Clinical Oncology (ASCO) 2017, que, como todos los años, nos ha brindado información muy interesante con algunos tópicos que creo que pueden la práctica clínica, o reforzar el tratamiento de los pacientes. En este caso vamos a comentar un poco acerca del cáncer de próstata.

Hubo dos estudios que se presentaron con un objetivo muy similar, que fueron incluso uno de ellos presentado durante la sesión plenaria de ASCO, que marca la relevancia que tiene para la práctica médica diaria.

El primer estudio es el estudio STAMPEDE,[1] un estudio de múltiples brazos donde se analizan pacientes con cáncer de próstata en diferentes etapas, sobretodo enfermedad localmente avanzada y avanzada. Y ahora toca el turno al análisis del brazo que contiene abiraterona más prednisolona más bloqueo androgénico completo frente al bloqueo androgénico completo. En ese sentido los resultados son interesantes, ya que muerta que al adicionar abiraterona más prednisolona hay una reducción en el riesgo de falla del 71% y hay un beneficio en sobrevida global de alrededor del 37%, esto pues resulta muy importante porque en una población que últimamente se ha analziado de manera intensa, que es la población con cáncer de próstata hormonosensible con enfermedad avanzada, vemos que hay también mejoría en la sobrevida global.

El segundo estudio es el estudio LATITUDE,[2] este estudio nos muestra que al adicionar abiraterona al bloqueo androgénico completo en pacientes con cáncer de próstata que no han sido tratados con hormonoterapia nos da unos beneficios adicionales, en ese sentido podemos decir, de acuerdo a esos resultados que, hay beneficio en sobrevida global en estos pacientes con una reducción en el riesgo de muerte del 38% y además una reducción en el riesgo de progresión radiográfica del 53%.

Los efectos adversos de la abiraterona fueron los que ya conocemos: Hipertensión, hipocalemia, y también se encontró que había incremento en las transaminasas, pero no en una manera importante, esto sobre todo como eventos adversos grado III/IV.

Otro punto relevante es que con estos resultados podríamos decir que tenemos una herramienta adicional, pero habrá que ver más adelante la posición en la que queda abiraterona con respecto a otras terapias previas en este mismo grupo de pacientes. Sabemos que la quimioterapia ofrece beneficio en la sobrevida global cuando se adiciona al bloqueo androgénico completo en este mismo grupo de pacientes, como lo demostró el estudio CHAARTED y el estudio STAMPEDE en otro de sus brazos.[3] Valdrá la pena buscar más adelante información acerca del costo del tratamiento.

Finalmente, la quimioterapia tiene un número limitado de ciclos, lo cual no sucede con la abiraterona la cual se suspende solamente hasta tener progresión, en ese sentido tendremos que esperar más información para ver el punto exacto en donde abiraterona se puede colocar dentro del tratamiento de nuestros pacientes con cáncer de próstata que no ha recibido tratamiento hormonal.

Muchas gracias para Medscape en Español, Samuel Rivera, oncólogo médico desde ASCO 2017.

Contenidos Relacionados

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....