Abiraterona: ¿Es ahora el tratamiento de primera línea para el cáncer de próstata avanzado?

Kate Johnson

Conflictos de interés

7 de junio de 2017

CHICAGO, USA. Nuevos resultados con la utilización de abiraterona (Zytiga, Janssen) como primera línea al parecer van a transformar el tratamiento inicial del cáncer de próstata avanzado "prácticamente de la noche a la mañana", con base en los resultados de los estudios STAMPEDE y LATITUDE presentados en el Congreso Anual de la American Society of Clinical Oncology (ASCO) 2017, según el director médico en la ASCO, Dr. Richard Schilsky.[1,2]

"Estos datos impulsarán la abiraterona para uso como primera línea", predijo el Dr. Schilsky. En la actualidad, el fármaco está aprobado para utilizarse tras el fracaso de la terapia de privación de andrógeno (TPA), pero los nuevos datos muestran beneficio considerable cuando se utilizan antes, en combinación con la terapia de privación de andrógeno.

Los hallazgos "modifican el paradigma del tratamiento" en la enfermedad con diagnóstico reciente, y abiraterona desplazará en gran parte a la quimioterapia del paradigma actual, predijo el Dr. Sumanta Kumar Pal, City of Hope Comprehensive Cancer Center, Duarte, California, otro experto de ASCO, durante una rueda de prensa.

Añadir abiraterona a la terapia de privación de andrógeno incide en la producción de testosterona, la cual impulsa el cáncer de próstata, con un “doble golpe”. La terapia de privación de andrógeno funciona evitando la producción de testosterona en los testículos, pero las glándulas suprarrenales y las células del cáncer de próstata continúan elaborando pequeñas cantidades de andrógenos. La abiraterona, un inhibidor esteroideo de CYP17A1, detiene la producción de testosterona en todo el cuerpo, reduciendo aún más las concentraciones de la hormona.

Datos del estudio Británico STAMPEDE (resumen LBA5003) en casi 2000 pacientes presentados en el congreso demuestran que cuando se añadió abiraterona (con prednisolona) a la terapia de privación de andrógeno mejoró la tasa de sobrevida a 3 años a 83%, en comparación con 76% con la terapia de privación de andrógeno sola.

"Consideramos que este es uno de los más grandes beneficios para la sobrevida que se hayan comunicado en un estudio de un tumor sólido en adultos", dijo el investigador principal Dr. Nicholas James, MBBS, PhD, del Queen Elizabeth Hospital en Birmingham, Reino Unido.

Los resultados del estudio LATITUDE (resumen LBA3) en casi 1200 hombres demostraron que la abiraterona (con prednisolona) añadida a la terapia de privación de andrógeno aumentaba a más del doble la mediana de sobrevida sin avance de la enfermedad hasta 33 meses, en comparación con 14,8 meses con solo terapia de privación de andrógeno. Los resultados completos serán presentados el 4 de junio durante la sesión plenaria, pero fueron dados a conocer a la prensa con los resultados de STAMPEDE, ya que los resultados de LATITUDE son confirmadores.

"El beneficio de la utilización temprana de abiraterona que observamos en este estudio es por lo menos equivalente al beneficio de la quimioterapia con docetaxel, que se observó en estudios clínicos previos, pero la abiraterona es mucho más fácil de tolerar y muchos pacientes informan que no tienen efectos secundarios", comentó el autor principal del estudio, Dr. Karim Fizazi, PhD, jefe del departamento de medicina del cáncer en el Institut Gustave Roussy, en Villejuif, Francia.

"Estos hallazgos indican que añadir abiraterona (más prednisolona) a la terapia de privación de andrógeno puede considerarse una nueva norma de tratamiento para los pacientes con cáncer de próstata metastásico de alto riesgo recién diagnosticado", añadió el Dr. Fizazi.

Los resultados de los dos estudios de fase 3 se publicaron simultáneamente en versión electrónica en New England Journal of Medicine.[3,4]

Beneficio global para la sobrevida

STAMPEDE fue realizado en 1917 hombres con cáncer de próstata avanzado sin tratamiento hormonal previo aleatorizados a abiraterona más prednisona junto con terapia de privación de andrógeno o bien terapia de privación de andrógeno sola.

Los resultados demuestran una tasa de sobrevida global (SG) a 3 años "muy positiva" de 83% frente a 76%, lo que corresponde a una mejora relativa de 37% en la sobrevida (HR: 0,63; p = 0,0000012) con la adición de abiraterona, informó el Dr. James.

Aproximadamente la mitad (52%) de los participantes tenían lesiones metastásicas. El beneficio para la sobrevida fue similar en el cáncer metastásico y no metastásico, añadió.

Además, hubo una tasa de sobrevida a 3 años sin fracaso "muy impresionante" del 75% en el grupo con tratamiento frente al 45% en el grupo con tratamiento estándar, lo que corresponde a una mejora relativa del 71% en el tiempo transcurrido hasta el fracaso del tratamiento (HR: 0,29).

Los efectos adversos fueron "similares a los observados en pacientes con recaídas", señaló, dirigiendo especial atención a los efectos secundarios esqueléticos, de los cuales hubo una reducción de 55% en el grupo experimental. "Consideramos que esto es muy importante para los pacientes y muy buena noticia", dijo el Dr. James.

También se comunicaron resultados igualmente impresionantes para el estudio LATITUDE, que se presentarán más tarde en el congreso.

En ese estudio, entre 1199 pacientes similares, todos con cáncer de próstata recién diagnosticado, metastásico, de alto riesgo, añadir abiraterona a terapia de privación de andrógeno dio lugar a una disminución del 38% en la tasa de mortalidad en comparación con terapia de privación de andrógeno sola después de una mediana de seguimiento de 30,4 meses, señaló el Dr. Fizazi.

Sin embargo, se observaron varios efectos secundarios graves en el grupo con abiraterona, tales como elevación de la presión arterial (20% frente a 10%), hipopotasemia (10,4% frente a 1,3%) y anomalías en las enzimas hepáticas (5,5% frente a 1,3%).

"Es extraordinario ver la similitud en el beneficio para la sobrevida en los dos estudios en esta población", comentó el Dr. Pal.

"El tratamiento hormonal mediante compuestos que suprimen la testosterona o su actividad, han sido el elemento fundamental del tratamiento de cáncer de próstata metastásico durante décadas", comentó en un comunicado de prensa.

"Hace algunos años, el paradigma del tratamiento para el cáncer de próstata se cimbró con el estudio CHAARTED, el cual demostró beneficio para la sobrevida con la adición de quimioterapia a la hormonoterapia en este contexto", continuó. Estos nuevos datos proporcionan una alternativa importante a la quimioterapia, es decir, el uso de abiraterona.

"Aunque es difícil equiparar los datos existentes para la quimioterapia y la abiraterona, a primera vista pareciera que el beneficio en la sobrevida refleja o supera el beneficio que hemos observado con la abiraterona", comentó el Dr. Pal. "Sin embargo, la quimioterapia tuvo efectos tóxicos importantes como daño nervioso, fatiga y disminución de las hematimetrías que muy a menudo son muy difíciles para los pacientes de manejar. La abiraterona conlleva el mismo nivel o mayores niveles de efectividad contra el cáncer de próstata y con mucho menos efectos secundarios".

"Estos datos deben reformular de inmediato nuestros algoritmos de tratamiento para el cáncer de próstata, y la abiraterona con hormonoterapia habitual debe convertirse en un nuevo patrón de tratamiento para los hombres con enfermedad metastásica de alto riesgo", dijo.

Otros expertos también recibieron con beneplácito los nuevos datos.

"Los resultados de los estudios LATITUDE y SAMPEDE proporcionan información importante y que posiblemente modificará la práctica", comentó el Dr. Thomas Flaig, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Colorado, cuando lo contactó Medscape Noticias Médicas.

"Estos datos ciertamente son impresionantes e inequívocos, y sin duda contribuirán a la evolución del patrón de tratamiento en los pacientes que presentan enfermedad metastásica", coincidió el Dr. Charles Ryan, de la Universidad de California en San Francisco, Helen Diller Family Comprehensive Cancer Center. "Aunque amplía la duración y la proporción de los que se benefician con la hormonoterapia, el estudio también resalta la necesidad de que los investigadores continúen abordando los mecanismos de resistencia hormonal, que todavía surgieron en la mayoría de los pacientes".

El Dr. Matthew R. Zibelman, profesor asistente en el departamento de hematología y oncología en el Fox Chace Cancer Center, Filadelfia, Pensilvania, comentó: "El patrón de tratamiento de este grupo de pacientes en la actualidad es la quimioterapia. El beneficio real aquí es que además de la quimioterapia, en los pacientes con más alto riesgo, ahora tenemos una opción oral que puede tener menos toxicidad con el beneficio a largo plazo similar en pacientes con cáncer de próstata metastásico sensible a la castración recién diagnosticado".

Sin embargo, el Dr. Otis Brawley, director médico y científico de la American Cancer Society, advirtió no saltar a conclusiones con demasiada rapidez.

"La hormonoterapia para el cáncer de próstata produce cardiopatía, y algunos por mucho tiempo nos hemos preocupado de que parte de la disminución de la mortalidad en el cáncer de próstata realmente es una transferencia de la causa de muerte a la cardiopatía. De hecho, se ha demostrado para todo tratamiento hormonal que utilizamos en el cáncer de próstata", dijo.

"Para mí el reto es darnos cuenta de que hay una espada de doble filo. Utilizaré estos fármacos para tratar a mis pacientes con cáncer de próstata, pero voy a ser selectivo. En los que tienen un antecedente de diabetes o arteriopatía coronaria, tal vez no. Va a haber demanda de pacientes en virtud de las cosas formidables que se están diciendo, y no hay que perder de vista que estoy reconociendo que algunas de estas cosas formidables son maravillosas, pero como médicos debemos ser muy cautos.

El estudio STAMPEDE fue financiado por Cancer Research UK, Consejo de Investigación Médica y Janssen, con colaboraciones adicionales de Astellas, Clovis Oncology, Janssen, Novartis, Pfizer y Sanofi-Aventis. El Dr. James declaró desempeñar funciones de consultoría o asesoría en Sanofi, Bayer, Merck, Astellas, Janssen, prestar sus servicios en las oficinas de conferencistas de Pierre Fabre, Ferring, Sanofi, Astellas; recibir honorarios de Sanofi, Bayer, OncoGeneX, Janssen, Astellas, Pierre Fabre; recibir financiación para investigación (institucional) de Janssen, Astellas, Pfizer, Sanofi, Novartis. El Dr. Flaig no intervino directamente en ninguno de los estudios pero declaró haber prestado servicios como investigador principal local y ha recibido financiamientos de Cougar/Janssen por gastos relacionados con estudios clínicos para otros estudios sobre abiraterona. El Dr. Ryan declaró recibir honorarios de asesoría de parte de Janssen.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....