Datos sobre cáncer de las vías biliares "modificarán la práctica de la noche a la mañana"

Zosia Chustecka

Conflictos de interés

30 de mayo de 2017

Nuevos resultados de un estudio de fase 3 en pacientes con cáncer de las vías biliares "modificarán la práctica de la noche a la mañana", dijo un experto que no participó en el estudio.[1]

Los nuevos datos se presentarán en el próximo Congreso Anual de la American Society of Clinical Oncology (ASCO) 2017 en Chicago, pero fueron resaltados en una conferencia de prensa previa al congreso.

Los resultados provienen del estudio británico BILCAP y demuestran que la capecitabina posquirúrgica (Xeloda, Hoffman-LaRoche), utilizada durante 6 meses después de la resección quirúrgica del cáncer de vías biliares, mejoró en 15 meses la mediana de sobrevida general, en comparación con la observación tras la operación (51 meses frente a 36 meses).

"La capecitabina ya está disponible y se utiliza ampliamente y los médicos se sienten cómodos utilizando este fármaco, de manera que cabe esperar que estos nuevos resultados conduzcan a un cambio en la práctica de la noche a la mañana", dijo a Medscape Noticias Médicas el Dr. Richard Schilsky, director médico de la ASCO y ex jefe de la Sección de Hematología-Oncología en la Universidad de Chicago.

Otro experto que no intervino en el estudio también mostró el mismo entusiasmo. "Estoy de acuerdo en que estos son resultados muy impresionantes", comentó el Dr. Boris Blechacz, PhD, del Departamento de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición en el MD Anderson Cancer Center en la Universidad de Texas en Houston.

"BILCAP es uno de los pocos estudios aleatorizados controlados de fase 3 que evalúan la quimioterapia posquirúrgica en pacientes con cáncer de las vías biliares. Es uno de los estudios más extensos con un gran número de pacientes. Los resultados y su significación estadística son persuasivos. Estos resultados, según se presentan en el resumen, son muy impresionantes y podrían cambiar el tratamiento del cáncer de las vías biliares", dijo a Medscape Noticias Médicas el Dr. Blechacz.

Detalles del estudio

El tratamiento estándar, y único enfoque curativo en el cáncer de las vías biliares, es el tratamiento quirúrgico, pero en la presentación sólo cerca de 20% de los pacientes son adecuados para la resección quirúrgica.

Cuando el estudio BILCAP comenzó hace 10 años, el tratamiento estándar después de la cirugía de vías biliares era la observación. Los investigadores, dirigidos por el Dr. John Primrose, profesor de cirugía en la Universidad de Southampton, Reino Unido, diseñaron el estudio para evaluar si añadir quimioterapia posquirúrgica mejoraría el pronóstico. Optaron por utilizar capecitabina, en virtud de que se podía administrar como una tableta y también porque había demostrado eficacia en el tratamiento de cáncer pancreático, una enfermedad con pronóstico igualmente desfavorable.

En el estudio participaron 447 pacientes en diversos centros del Reino Unido. Más de 80% de los pacientes fueron objeto de seguimiento durante un mínimo de 3 años mediante exámenes clínicos periódicos, imágenes de tomografía computarizada y diversas pruebas de la sangre.

Los pacientes fueron asignados de manera aleatoria en una proporción de 1:1 a quimioterapia posquirúrgica u observación. La capecitabina se administró por vía oral a una dosis de 1250 mg/m2 cada 12 horas en los días 1 a 14 cada 21 días durante ocho ciclos.

En la población global de 447 pacientes, la diferencia en la mediana de sobrevida global (51 meses con capecitabina frente a 36 meses con observación) no alcanzó la significación estadística (hazard ratio [HR]: 0,80; p = 0,097).

Sin embargo, algunos de los pacientes del grupo con capecitabina suspendieron el fármaco en una etapa temprana.

En el subgrupo extenso de 430 pacientes que tomaron capecitabina durante 6 meses, según el protocolo del estudio, la diferencia fue estadísticamente significativa: la mediana de sobrevida global fue 53 meses con capecitabina y 36 meses con observación (HR: 0,75; p = 0,028).

Cuando se le preguntó sobre la falta de significancia estadística en la población analizada por intención de tratar, el autor principal, el Dr. Bridgewater, del University College London Cancer Institute, comentó que esto no era un problema. "La magnitud de efecto es considerable, y no hay duda de que este es un efecto genuino", puntualizó.

El Dr. Bridgewater, quien habló en la conferencia de prensa, también dijo que la toxicidad observada era "relativamente moderada" y que el efecto secundario más notable relacionado con el tratamiento fue un exantema en las manos y los pies, lo cual es frecuente con la capecitabina. No hubo muertes causadas por el fármaco.

También señaló que dado que el cáncer de vías biliares es infrecuente, el periodo de inclusión de pacientes para el estudio BILCAP fue prolongado, de 2006 a 2014. Mientras se estaba realizando el estudio, los resultados de otro ensayo llevado a cabo en el Reino Unido demostraron que la combinación de gemcitabina y cisplatino era beneficiosa en pacientes con cáncer avanzado de las vías biliares. En la actualidad se está realizando un estudio que está investigando esta combinación en el contexto posquirúrgico, señaló el Dr. Bridgewater. En este estudio, se estuvo evaluando la quimioterapia combinada en comparación con observación, pero recientemente se modificó para incluir un nuevo grupo con capecitabina posquirúrgica. Los resultados del estudio se sabrán en algunos años.

Por ahora, la capecitabina posquirúrgica se debiera considerar el tratamiento de referencia para los pacientes que se someten a resección por cáncer de las vías biliares, dijo el Dr. Bridgewater.

¿Qué tipo de vía biliar?

El término "cáncer de vías biliares" designa tumores que se originan en la vesícula biliar y en los conductos biliares tanto intrahepáticos como extrahepáticos.

El tipo más frecuente es el colangiocarcinoma (CCA). Los colangiocarcinomas comprenden tumores malignos que se originan en el revestimiento de los conductos biliares, por ejemplo, el cáncer de conductos biliares intrahepáticos, el cáncer del colédoco, los tumores hiliares (o tumores perihiliares, también llamados tumores de Klatskin), que se originan en la bifurcación (hilio) de los conductos hepáticos derecho e izquierdo, y el cáncer extrahepático.

El término también incluye cáncer periampular, que se forma cerca de la ampolla de Vater, una dilatación de los conductos del hígado y del páncreas, donde se unen y penetran en el intestino delgado.

Los 447 pacientes que participaron en el estudio BILCAP se habían sometido a resección completa del colangiocarcinoma o de cáncer de la vesícula (lo que incluyó resección hepática y pancreática, según fuese adecuado). De los 447 pacientes, el sitio primario fue intrahepático en 84 (19%) e hiliar en 128 (28%); 156 pacientes (35%) tenían colangiocarcinoma extrahepático; y 79 (18%) tenían cáncer de la vesícula con invasión muscular.

Los investigadores del Reino Unido hicieron notar que en la actualidad están trabajando en un análisis de subgrupos de los diferentes tipos de vías biliares que resultaron afectadas, para determinar si el grupo de los pacientes con un tipo específico de cáncer de las vías biliares se beneficiaba más que otro. Además, el equipo ha recolectado tejido tumoral, y contamos con "datos clínicos muy rigurosos que se utilizarán para la exploración genómica", añadió el Dr. Primrose.

En sus comentarios sobre el estudio, el Dr. Blechacz dijo a Medscape Noticias Médicas: "Aunque se ha tenido cuidado en tener una distribución muy uniforme de los diferentes tipos de cáncer de las vías biliares, será importante ver los análisis por subgrupos".

Señaló que estudios previos han demostrado que la ubicación puede afectar al pronóstico. "Por ejemplo, el estudio ESPAC-3 ha demostrado que la quimioterapia posquirúrgica tuvo un beneficio estadísticamente significativo para la sobrevida en pacientes con carcinoma periampular sólo después del ajuste con respecto a factores de pronóstico independientes. El estudio actual también incluyó carcinomas periampulares y sería interesante ver el efecto en este estudio actual. Un estudio japonés previo (506 pacientes, estudio aleatorizado controlado) no reveló alguna ventaja de la quimioterapia posquirúrgica en el carcinoma periampular y el colangiocarcinoma, pero sí en el carcinoma de la vesícula biliar".

"El cáncer de vías biliares es una enfermedad con una necesidad definitivamente no satisfecha, ya que hasta hace poco tiempo, se ha investigado poco su tratamiento", comentó el Dr. Primrose en una declaración. "Nuestro estudio es el primero en alistar un número suficiente de pacientes para demostrar que la quimioterapia después del tratamiento quirúrgico puede tener una mejora significativa en la sobrevida, con efectos secundarios moderados".

Este estudio recibió financiación de Cancer Research UK.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....