Variante genética vinculada al riesgo de carcinoma hepático después de la erradicación de la hepatitis C

Dr. Will Boggs

Conflictos de interés

28 de febrero de 2017

REUTERS. Un polimorfismo de un solo nucleótido (SNP) en el gen TLL1 (tolloid like 1) se asocia al desarrollo de carcinoma hepatocelular después de la erradicación de la infección por el virus de la hepatitis C (VHC), informan investigadores de Japón.[1]

"Cuando construimos diferentes modelos para predecir el carcinoma hepatocelular en pacientes con fibrosis hepática leve, por contraposición a fibrosis hepática avanzada, y entre la combinación de esta variante de TLL1 con otros factores de riesgo distintivos, estos modelos propuestos que incluyen la variante TLL1 podrían ser útiles para pronosticar la presentación de carcinoma hepático después de lograr la respuesta virológica sostenida (RVS) en la práctica clínica", manifestó a Reuters Health por correo electrónico el Dr. Yasuhito Tanaka, de la Escuela de Graduados de Ciencias Médicas de la Universidad de la Ciudad de Nagoya, Japón.

Aun después de la respuesta virológica sostenida, hasta 2% de los pacientes desarrolla carcinoma hepático al cabo de tres años, y hasta 8,8% al cabo de cinco años, escribe el Dr. Tanaka en su artículo publicado el 3 de febrero en la versión electrónica de Gastroenterology.

El equipo llevó a cabo un estudio de asociación de todo el genoma (GWAS) en pacientes japoneses para identificar variantes genéticas asociadas a la presentación de carcinoma hepatocelular tras la erradicación del virus de la hepatitis C mediante el tratamiento a base de interferón.

El SNP rs17047200, ubicado dentro del intrón de TLL1 en el cromosoma 4, tuvo la relación más potente con el desarrollo de carcinoma hepático después de la erradicación del virus de hepatitis C.

No hubo otros polimorfismos de un solo nucleótido en fuerte desequilibrio de enlace con rs17047200 y ninguno más promisorio en el exón o en las regiones promotoras de TLL1.

"Resulta interesante que estos resultados fueron muy diferentes de los del carcinoma hepatocelular relacionados con el virus de la hepatitis C (en los que están implicados MICA y DEPDC5)", expresó el Dr. Tanaka.

En el análisis multifactorial, rs17047200 AT/TT se asoció a un incremento de 78% del riesgo de desarrollar carcinoma hepático (p = 0,008). En el grupo con fibrosis leve, la edad mayor también fue un factor de riesgo independiente para desarrollar carcinoma, y en el grupo con fibrosis avanzada, las mayores concentraciones de alfa fetoproteína (AFP), así como las menores concentraciones de albúmina después del tratamiento, fueron factores de riesgo adicionales.

En dos modelos de fibrosis hepática en la rata, las concentraciones de ARNm de TLL1 estuvieron aumentadas, pero solamente en un modelo las concentraciones de ARNm de TLL1 fueron paralelas al avance de la fibrosis hepática. En pacientes con hepatitis C crónica, las concentraciones de ARNm de TLL1 también aumentaron paralelamente al avance de la fibrosis hepática.

"Estos datos demostraron por primera vez la relación entre la expresión de TLL1/TII1 y la activación de la célula estrellada hepática (HSC), o el avance de la fibrosis hepática utilizando modelos in vitro e in vivo (modelo de carcinoma hepatocelular relacionado con NASH) así como en muestras humanas, lo que indica que nuestros resultados podrían contribuir a esclarecer el nuevo mecanismo de la fibrogénesis y la carcinogénesis hepática", explicó el Dr. Tanaka.

"Las pruebas para polimorfismo de un solo nucleótido de TLL1 podrían utilizarse para identificar a pacientes con riesgo de presentar carcinoma hepático después de una respuesta virológica sostenida para tratamiento de la infección por virus de la hepatitis C", señaló el Dr. Tanaka. "Cuando los médicos combinan el resultado del SNP de TLL1 con otros factores de riesgo definidos, como la edad avanzada, la etapa de la fibrosis y la concentración de alfa fetoproteína elevada, la predicción de la presentación de carcinoma después de alcanzar la respuesta virológica, podría mejorarse en la práctica clínica".

"Los esquemas de tratamiento oral sin interferón (IFN) que combinan antivirales de acción directa, se están convirtiendo en la norma de tratamiento anti-virus de hepatitis C en países desarrollados. "Se necesitan estudios futuros para evaluar si la variante de TLL1 se asocia al desarrollo de carcinoma hepatocelular después de alcanzar la respuesta virológica sostenida tras el tratamiento sin interferón", finalizó el Dr. Tanaka.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....