Una muestra de cabello podría ayudar a diagnosticar síndrome de Cushing

Miriam E Tucker

Conflictos de interés

22 de febrero de 2017

El análisis de una muestra de cabello puede ayudar a diagnosticar el síndrome de Cushing, señala un estudio a pequeña escala.[1]

"De una manera muy parecida a como la hemoglobina glucosilada (HbA1c) es un marcador longitudinal de las concentraciones de glucosa en la sangre, el cortisol del cabello puede ser un indicador de las concentraciones de glucocorticoide en el cuerpo en las semanas a meses previos", afirman el Dr. Aaron Hodes, del National Institute of Child Health and Human Development, en Bethesda, Estados Unidos, y sus colaboradores.

Sus hallazgos fueron publicados el 13 de febrero en la versión electrónica de Endocrine: International Journal of Basic and Clinical Endocrinology.

En el estudio, que incluyó 30 pacientes con síndrome de Cushing y seis controles, se observó que el cortisol determinado en la muestra más proximal de un centímetro de cabello (cercano al cuero cabelludo), era el mejor marcador para reflejar la hipercortisolemia, en comparación con muestras más distales. En consecuencia, podría servir como una prueba inicial o de apoyo para diagnosticar síndrome de Cushing, en el cual un diagnóstico es difícil y a menudo no concluyente pese a múltiples pruebas.

La guía de práctica clínica para el diagnóstico del síndrome de Cushing de la Endocrine Society recomienda una prueba de cortisol libre en orina de 24 horas (UFC), la prueba de supresión con dexametasona de 1 mg de un día para otro o 2 mg en 48 horas, el cortisol salival nocturno o una combinación de estas pruebas. Sin embargo, las concentraciones de cortisol pueden fluctuar y la elección de los valores umbral diagnósticos pueden afectar a la sensibilidad y la especificidad, señala el grupo, observando que suelen requerirse múltiples muestras para que la prueba sea fiable.

De los 36 pacientes remitidos para valoración del síndrome de Cushing, 30 recibieron el diagnóstico. Se identificó la enfermedad de Cushing como la causa en 20. Se obtuvieron muestras de cabello de los 3 centímetros proximales al cuero cabelludo, seccionados en segmentos de 1 cm (proximal, medial y distal), y analizados para determinar su concentración de cortisol mediante enzimoinmunoanálisis realizado en los primeros 2 meses después de la prueba de laboratorio.

Los pacientes con síndrome de Cushing tuvieron concentraciones plasmáticas de cortisol nocturno significativamente más elevadas (435,9 frente a 33,1 nmol/l; p < 0,001) y de cortisol temprano por la mañana (469,0 frente a 259,3 nmol/l; p = 0,02) que los controles. También tuvieron cortisol libre en orina de 24 horas significativamente más elevado, después del ajuste con respecto al área de superficie corporal (UFC/ASC) y 17-hidroxiesteroides en orina de 24 horas corregidos con respecto a creatinina (17 OHS/Cr) en comparación con los controles (p < 0,001, para todos).

Los valores de cortisol en la porción proximal del cabello fueron más altos en los pacientes con síndrome de Cushing que en los controles (266,5 frente a 38,9 pmol/g; p = 0,003), en tanto que las diferencias en los valores de cortisol en el cabello en los segmentos medial, distal y promedio entre los grupos con síndrome de Cushing y de control no alcanzó valores estadísticamente significativos.

El cabello de 1 cm proximal tuvo la mediana más alta de concentraciones de cortisol de todos segmentos en todos los pacientes y controles, y representó la concentración más alta de cortisol en el cabello en 69,4% (25/36) de todos los pacientes y en 73,3% (22/30) de los pacientes con síndrome de Cushing.

En todo el grupo del estudio no se observaron correlaciones positivas significativas entre el cortisol del cabello proximal y UFC/ASC (p = 0,005) y el cortisol plasmático a media noche (p = 0,03), en tanto que la relación positiva con 17OH/Cr tuvo una tendencia hacia la significación (p = 0,06).

En todos los pacientes con síndrome de Cushing hubo una correlación positiva entre el cortisol de la porción proximal del cabello y UFC/ASC (p = 0,009) y el cortisol plasmático temprano por la mañana (p = 0,03) y una tendencia para el cortisol plasmático a media noche (p= 0,07).

Estas relaciones fueron más leves para el segmento medial del cabello y fueron del todo nulas para el segmento distal. No hubo correlaciones significativas en el subgrupo con enfermedad de Cushing.

"Nuestros hallazgos respaldan que se realice más investigación sobre el empleo del cortisol en el centímetro más proximal del cabello y el cortisol del cabello en general, como una prueba inicial o de apoyo para diagnosticar el síndrome de Cushing", concluyen el Dr. Hodes y sus colaboradores.

Los autores han declarado que no tienen ningún conflicto de interés económico pertinente.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....