España supera los máximos históricos de donación y trasplante de órganos

Karla Islas Pieck

2 de febrero de 2017

BARCELONA, ESP. Las donaciones de órganos han aumentado de manera considerable en España, con lo que este país europeo ha roto su propio récord – tras 25 años consecutivos a la cabeza en todo el mundo – y ha superado la cifra de los 40 donantes por millón de personas.

En concreto, durante el año 2016 se trasplantaron 4,818 órganos de un total de 2,018 donantes, con lo que se alcanzó la cifra de 43,4 donantes por millón de personas. Se trata del segundo año consecutivo en el que España logra superar el centenar de trasplantes por millón de habitantes, reduciendo así la lista de espera a 196 pacientes, según ha detallado a Medscape en Español el Dr. Rafael Matesanz, director de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) de España y presidente del Consejo Iberoamericano de Donación y Trasplante.

Según estas cifras, en 2016 descienden por segundo año los trasplantes renales de donante vivo, con un total de 341, frente a los 388 registrados en 2015. Los donantes por accidentes de tráfico se mantienen entorno al 4 por ciento, dato similar al de años anteriores.

Un artículo de revisión publicado por investigadores de la ONT en la revista American Journal of Trasplantation explica las claves he han permitido a España superar esta meta y que se centran tanto en la mejora de la identificación de oportunidades de donación, especialmente fuera de las unidades de cuidados intensivo, así como en el apoyo público al proceso de donación de cadaver.[1]

Dr. Rafael Matesanz, Imagen de Urcomunicacion CC BY-SA 3.0, vía Wikimedia Commons

Para el Dr. Matesanz, la donación en asistolia de acuerdo a la Clasificación de Maastricht es uno de los factores que más han contribuido al éxito del modelo español. Según las últimas cifras, este tipo de donante – que es el que sufre un paro cardiorrespiratorio en la vía pública y no se consigue reanimar con éxito – representa ya el 24 por ciento del total, con 494 casos registrados el último año.

"Nosotros aprendimos de Estados Unidos sobre la donación en asistolia, y actualmente tenemos casi el doble de casos que ellos. Esta donación se realiza actualmente en 8 de las principales ciudades españolas y esperamos extenderlo a más", aclara el Dr. Matesanz.

Otra de las características destacadas del modelo español de trasplante es la implicación de los médicos de urgencias en el programa de trasplantes, lo que ha permitido incrementar las donaciones. Actualmente, uno de cada cuatro donantes se detecta en este servicio hospitalario, "el paciente únicamente ingresa en la UCI para donar", comenta el Dr. Matesanz, que ha detallado que este sistema no está extendido en Estados Unidos.

"Hemos podido comprobar que este modelo funciona mucho mejor en los centros en los que la coordinación entre el servicio de urgencias y la unidad de cuidados intensivos es más eficaz".

En España actualmente el 87 por ciento de los coordinadores de trasplantes son especialistas en medicina intensiva, pero el objetivo es cambiar esta tendencia, por lo que recientemente se ha firmado un acuerdo con los médicos de urgencias para que reciban formación específica y puedan desempeñar esta tarea.

Además, otro de los factores que han contribuido al éxito del modelo español, según el Dr. Matezans, es la ampliación del rango de edad de los donantes. De acuerdo las últimas cifras disponibles un 54,6 por ciento supera los 60 años; cerca de un tercio supera los 70 años y casi un 10 por ciento más, los 80 años.

El caso más extremo registrado hasta el momento es el de un hígado procedente de un donante de 94 años. "En Estados Unidos la mayoría de estos donantes se descartan porque se consideran marginales o demasiado viejos, pero aquí hemos podido comprobar que son perfectamente válidos y que se obtienen buenos resultados en los trasplantes".

Margen de mejora en el mundo

Según los datos del Observatorio Global de Donación y Trasplante de Órganos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el año 2014 se realizaron un total de 119,873 trasplantes de órganos sólidos en todo el mundo. A pesar de ello, se considera que esta cifra únicamente cubre el 10 por ciento de las necesidades globales.[2] Actualmente, los ciudadanos españoles son los que más posibilidades tienen en el mundo de acceder a un trasplante, explica el Dr. Matesanz.

El Ministerio de Salud español decidió crear la ONT en 1989 como una agencia especializada en el la vigilancia y coordinación de los trasplantes en todo el territorio nacional, que se concibió desde sus inicios con un modelo profesionalizado.[3] Los integrantes que trabajan en la coordinación de enfermería, así como el equipo médico están disponibles las 24 horas al día durante los 365 días del año.

Este sistema se está exportando a varios países de Latinoamérica, por medio del Consejo Iberoamericano de Donación y Trasplante, y desde el 2005 se han formado más de 400 coordinadores. Aunque la implantación del modelo es muy irregular debido en gran medida a las estructuras de los propios sistemas sanitarios de los estados, según el Dr. Matesanz, en poco más de una década se han conseguido aumentar las donaciones en más de un 56 por ciento. En concreto, los países del Cono Sur ostentan tasas de 14 donantes por millón de habitantes y, en algunas zonas de Brasil, se alcanzan cifras comparables a las de algunos países europeos, "pero en otros países latinoamericanos no hay prácticamente nada. Aún hay muchas desigualdades", indica el Dr. Matesanz.

Diferencias por áreas

Dentro de España también existen diferencias territoriales. Cantabria lidera el ranking del año 2016 con una tasa de 65,5 donantes por millón de personas, seguida del País Vasco, con 65,1; Navarra, 60,9; Murcia, 52,1; y La Rioja, 51,6.

En general, todas las comunidades superan la tasa de 35 donantes por millón de habitantes y 3 de ellas sobrepasan los 60 donantes por millón de habitantes, pero las autonomías que registran un mayor crecimiento en el número de donantes son, por este orden: Cataluña, País Vasco, Andalucía, Aragón y Murcia.

Plan Nacional de Médula

España también registró un récord en el número de nuevos donantes de médula ósea en 2016, que se elevan a 74.397 y que son prácticamente el doble de los alcanzados en el año anterior (37.619). El ritmo de incorporación de nuevos donantes se ha intensificado en este último año, con una media de 200 adhesiones diarias.

Al 1 de enero de 2017, España cuenta con 281.969 donantes de médula ósea, frente a los 207.572 registrados en la misma fecha del año anterior, según las últimas cifras disponibles.

El año pasado, tanto la ONT como los diferentes gobiernos de las comunidades autónomas aprobaron una segunda fase del Plan Nacional de Médula con la finalidad de conseguir los 400.000 donantes al finalizar 2020, a una media de 40.000 nuevos donantes en los próximos 5 años, cifra ampliamente superada en este año.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....