¿Prueba de saliva para la enfermedad de Alzheimer?

Conflictos de interés

12 de diciembre de 2016

Investigadores canadienses han desarrollado una prueba simple que utiliza la saliva de los individuos para el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer, y señalan que también se puede utilizar para identificar a aquellos con alto riesgo de presentar esta enfermedad en el futuro.

La prueba está basada en la detección de concentraciones de β-amiloide 42 (βA42), una fracción peptídica del precursor de la proteína β-amiloide.

En un artículo, publicado en versión electrónica en Journal of Alzheimer's Disease, los investigadores de Aurin Biotech Inc. Ltd, en Vancouver, Canadá, describen estudios que muestran que continuamente se está generando βA42 en todo el cuerpo, y es secretado en líquidos corporales como la saliva y otros tejidos.[1]

Informan los resultados de una prueba que, según afirman, correlaciona las concentraciones de βA42 en la saliva de personas con enfermedad de Alzheimer, o aquellas con riesgo de la enfermedad.

"Observamos que las concentraciones de βA42 permanecían iguales desde los 15 hasta los 92 años de edad en los controles, pero los pacientes con enfermedad de Alzheimer tenían concentraciones con elevaciones al doble", comentó a Medscape Noticias Médicas el coautor, el Dr. Patrick McGeer, presidente y director general de Aurin Biotech. "Además, tres individuos que se consideraron predestinados a presentar enfermedad de Alzheimer  ― a causa de una mutación de un gen en uno de ellos y un fuerte antecedente familiar en los otros dos ― también tuvieron concentraciones elevadas de βA42 en saliva, de un modo similar a los casos de Alzheimer".

Los investigadores informan que las muestras de saliva primeramente se estabilizaron añadiendo tioflavina S como un agente antiagregante, y azida sódica como un compuesto antibacteriano. Luego se determinaron las concentraciones de βA42 con pruebas del tipo de enzimoinmunoanálisis de adsorción.

El artículo informa resultados de la prueba a 37 individuos: siete pacientes con enfermedad de Alzheimer establecida y 30 voluntarios sin enfermedad de Alzheimer (16 a 92 años de edad).

Uno de los voluntarios sin enfermedad de Alzheimer se encontraba cognitivamente normal, pero era portador de la mutación de presenilina 1 (PS-1),  la cual se considera como predisponente para enfermedad de Alzheimer.

Los resultados demostraron que 27 de los 30 individuos sin enfermedad de Alzheimer mostraban concentraciones casi idénticas de βA42 en saliva (media: 22,06 pg/ml), independientemente del género o la edad. Todos los pacientes con enfermedad de Alzheimer secretaban concentraciones de βA42 de más del doble que los controles (media: 59,07 pg/ml).

El paciente con la mutación PS-1 mostró una concentración similar a la de los pacientes con enfermedad de Alzheimer (60,90 pg/ml), lo cual, indican los investigadores, "valida la capacidad predictiva de la prueba de la saliva".

Además, dos participantes sin la enfermedad de Alzheimer tuvieron altas concentraciones de βA42 en la saliva, y estos dos individuos tenían madres y otros familiares afectados por la enfermedad de Alzheimer, "de manera que se sabía que tenían alto riesgo de presentar la enfermedad".

"En general, los datos demuestran que la enfermedad de Alzheimer se puede diagnosticar y también predecir, con base en las concentraciones salivales de βA42", señalan los autores.

El Dr. McGeer expresó: "Estos resultados deben confirmarlos otros, pero son muy promisorios. El número de casos estudiados es pequeño, pero nuestros resultados son tan notables que consideramos que se deberían poner a disposición de todo mundo. Esta prueba de saliva es fácil, no invasiva, y accesible. Todos deberían tomarla".

"La única forma en la que se va a eliminar la enfermedad de Alzheimer añadida es intervenir en el momento más temprano, mucho antes de que aparezcan los síntomas. Necesitamos una prueba que detecte lo que está sucediendo en el cerebro, muchos años antes de que se comiencen a manifestar los síntomas. Si se espera hasta que éstos se presenten, es demasiado tarde".

El autor sostiene que la enfermedad de Alzheimer se podría prevenir en individuos susceptibles "mediante un enfoque multifactorial que incluya la administración de antiinflamatorios no esteroideos [AINE], beber café, hacer ejercicio y consumir una dieta de tipo mediterránea. Tal plan preventivo podría evitar drásticamente la enfermedad de Alzheimer, si se comienza mucho antes de la edad de inicio".

"Creemos que una cucharadita de saliva puede pronosticar la probabilidad de un individuo, de adquirir la enfermedad de Alzheimer, y que, una vez que se conocen sus probabilidades, se pueden tomar medidas preventivas tempranas", añadió el Dr. McGeer.

Algunas palabras de precaución

El Dr. David S. Knopman, profesor de neurología, en la Clínica Mayo, Rochester, Minnesota, EEUU, comentó sobre el estudio a Medscape Noticias Médicas.

"Una prueba no invasiva, económica y exacta para las alteraciones patológicas de la enfermedad de Alzheimer, que no precise punción lumbar o tomografía por emisión de positrón [PET], es una meta preciada en el campo. Así que es muy interesante ver que grupos de investigadores adopten nuevos enfoques", expresó. "Sin embargo, llevar tal ensayo de factibilidad a la realidad es mucho trabajo, y el presente estudio debe ponerse en este contexto".

Añadió que las observaciones de este estudio "definitivamente deberían promover más investigación y análisis para determinar si la sensibilidad, la especificidad, la fiabilidad de la prueba, la repercusión y otras características del análisis realmente son adecuados".

"La cuestión fundamental es si la determinación de βA42 periférica es lo suficientemente sensible para la enfermedad de Alzheimer y el nivel de la enfermedad (preclínico, sintomático temprano o grave) y cuán específica es. Sería interesante ver que esta prueba se aplicara en uno de los estudios epidemiológicos más extensos, donde se utilizaran imágenes de amiloide o ensayos de líquido cefalorraquídeo para la proteína amiloide".

También señaló que será importante determinar si el análisis es "escalable" a otros contextos. "Es tan problemático de utilizar, que los resultados de un laboratorio no reproducen los de otro  ― es el problema del análisis actual del líquido cefalorraquídeo para βA42 ―".

También en sus comentarios a Medscape Noticias Médicas, representantes de las asociaciones profesionales principales sobre la enfermedad de Alzheimer, tanto en Estados Unidos como en el Reino Unido, expresaron opiniones similares.

El Dr. Keith Fargo, PhD, director de programas científicos y proyección social en la Asociación de Alzheimer de Estados Unidos, expresó: "Este estudio parece ser un paso adelante en la búsqueda para encontrar el Santo Grial de una prueba económica, portátil, no cruenta, y exacta, para la enfermedad de Alzheimer, que también señale tener el potencial de pronosticar quién puede presentar la enfermedad".

Sin embargo, el Dr. Fargo advirtió que la muestra incluida en el estudio fue pequeña, y los individuos clasificados como "predestinados" a presentar enfermedad de Alzheimer fueron identificados en forma retrospectiva. "Si bien este es un artículo muy interesante, estos resultados deben considerarse extremadamente preliminares y necesitan confirmación en otras poblaciones. Desde luego, esta prueba dista mucho de estar lista todavía para aplicación clínica".

Además, añadió: "La Asociación de Alzheimer no está de acuerdo en que es posible evitar la enfermedad. Si bien se ha señalado un potencial beneficio en determinadas intervenciones, como dietas específicas y antiinflamatorios no esteroideos, no se dispone de evidencia suficiente para decir que pueden prevenir o retrasar la aparición del trastorno. Estas afirmaciones por los investigadores han sido exageradas".

El Dr. Tim Shakespeare, PhD, jefe de investigación en la Sociedad de Alzheimer del Reino Unido, externó inquietudes similares. "Si otros investigadores pueden reproducir estos resultados, podría ser factible que se convirtiera en una nueva herramienta diagnóstica; sin embargo, dado que el estudio implicó un número muy pequeño de personas, es demasiado prematuro afirmar si esta prueba resistirá a un examen riguroso", dijo.

Señaló que en escasas investigaciones previas se han evaluado las pruebas de saliva como una herramienta diagnóstica para la enfermedad de Alzheimer. "Un estudio previo reveló diferencias mucho más pequeñas en concentraciones de saliva de amiloide, pero las determinaciones fueron lo suficientemente exactas para hacer una herramienta diagnóstica útil".

Informó que un estudio financiado por la Sociedad de Alzheimer, llamado PREVENT, está analizando una serie de marcadores que comprende sangre, saliva, líquido cefalorraquídeo e imágenes cerebrales, en un grupo de 700 personas de 40 a 59 años. Investigar cómo estos marcadores se desarrollan durante un periodo de dos años, ayudará a establecer cuáles son los signos más tempranos de demencia.

En las intervenciones para evitar la enfermedad de Alzheimer, comentó: "Hay cosas que las personas pueden hacer para reducir sus riesgos, como ejercicio, y apegarse a una alimentación sana; sin embargo, es importante señalar que las personas pueden desarrollar enfermedad de Alzheimer pese a estas medidas. La utilización de antiinflamatorios no esteroideos a mediano y largo plazo puede asociarse a una disminución del riesgo de enfermedad de Alzheimer, pero el empleo temprano de este tipo de medicamentos puede tener efectos secundarios graves, y aún está por verse si podrían ser eficaces formas nuevas de estos fármacos".

El estudio fue financiado por Aurin Biotech. El Dr. McGeer es presidente y CEO de Aurin Biotech. El Dr. Knopman, el Dr. Fargo y el Dr. Shakespeare han informado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....