COMENTARIO

Estados Unidos: ¿Embotados para arriesgar más complicaciones cardiovasculares relacionadas con la marihuana?

Dra. Melissa Walton-Shirley

Conflictos de interés

24 de noviembre de 2016

A medida que la marihuana impregna lentamente las neuronas de más grupos de estadounidenses, principalmente jóvenes y adultos de mediana edad, cabe esperar que tengamos más complicaciones cardiovasculares. La presentación en el congreso de la American Heart Association (AHA) 2016  por el Dr. Amitoj Singh (Sistema de Salud de la Universidad St. Luke, Bethlehem, Estados Unidos), describió una relación entre la utilización de cannabis y un incremento de dos tantos en el diagnóstico de miocardiopatía de takotsubo, un diagnóstico que por lo general es limitado a las mujeres de mediana edad con estrés grave. [1] Los códigos de la CIE (Clasificación Internacional de Enfermedades) para la miocardiopatía del Síndrome de takotsubo (429.83) y el consumo de marihuana (305.2x) están apareciendo en forma conjunta con más frecuencia en el alta hospitalaria de hombres jóvenes.

El abombamiento apical produce insuficiencia cardiaca congestiva profunda y un ventrículo sorprendentemente hipocinético, pero las tasas de mortalidad suelen ser tan bajas como los síntomas son graves. No obstante, no es completamente benigno.

Un paciente femenino que presentó síndrome de takotsubo falleció a las pocas horas del funeral de su esposo, mientras la remitían en aeronave a un centro de tercer nivel. Pese al funcionamiento intenso de la bomba de globo intraaórtico que se utilizó para rescatarla temporalmente mientras se valoraba un trasplante urgente, el helicóptero regresó, presagiando esfuerzos fallidos.

Ver este repunte del abombamiento apical en los jóvenes (y hombres, por si fuera poco) es prueba de que manipular los sistemas nerviosos simpático y parasimpático probablemente no es una cosa buena a cualquier edad o para cualquier género, a menos que estos sistemas estén produciendo alguna anomalía. Seguramente es previsible que la inhalación de sustancias nunca destinadas a consumo humano no nos augure nada bueno, pero no es la primera vez que nos hemos enterado de los efectos cardiovasculares potencialmente perjudiciales de la marihuana.

Los autores de un estudio de casos publicado en Korean Circulation Journal informaron que hay 12 informes de casos publicados de síndrome coronario agudo en pacientes de 17 a 36 años, temporalmente relacionados con la exposición a tetrahidrocannabinol (THC) en un lapso de 1 hora a 5 días. [2] Un estudio cruzado de casos publicado en Circulation describió un incremento de 4,8 tantos en el riesgo de infarto de miocardio en la primera hora de exposición. [3] Este artículo fue ridiculizado debido a su pequeño tamaño de muestra, pero se debe admitir que donde hay humo puede haber fuego (el lenguaje figurado es intencional). Después de la presentación en AHA 2016 hoy día, me preocupa que también estemos alimentando el fuego para la miocardiopatía de takotsubo.

Hasta ahora hemos ignorado los efectos perjudiciales del consumo de marihuana al establecer leyes que puedan legalizar su uso en muchos estados, incluyendo los incrementos bien documentados en el monóxido de carbono en el plasma (y la última vez que verifiqué el monóxido de carbono no fue algo bueno). Sabemos que la utilización de tetrahidrocannabinol produce un incremento de la frecuencia cardiaca de casi 45%, así como un aumento de la presión arterial en decúbito supino.

Hemos escuchado preocupaciones en torno al vasoespasmo coronario y los efectos perjudiciales sobre la presión arterial ortostática en quienes presentan vasodilatación sistémica imprevisible. Seguramente unos minutos de placer realmente no valen la pena de una vida de dolor, aunque admito que no puedo hablar por experiencia. Nunca he fumado marihuana, pero tampoco he caminado a través de la carretera interestatal con una venda en los ojos, ni he sostenido mi mano sobre una llama expuesta. Imagino que estas cosas podrían arruinar mi día, pero decididamente no hay estudios aleatorizados controlados que lo demuestren.

Mi desencanto con el movimiento de la marihuana no es tanto por los cultivadores ambiciosos mal informados que salivan ante la idea de utilidades a corto plazo. Es su condescendencia más siniestra al hacerse de la vista gorda (o un tiempo de reacción retardada de un cerebro embotado, tal vez) a las consecuencias a largo plazo en la salud que su movimiento ya está produciendo. Más bebés con los efectos de la marihuana están llegando a nuestras salas de recién nacidos, y esto augura coeficientes intelectuales más bajos. Un mayor número de hombres con síndrome de takotsubo está acudiendo a nuestros servicios de urgencias, y sin duda habrá más millares que no encontrarán la motivación para buscar y mantener un trabajo.

¿Necesitamos realmente convertirnos en un país embotado en aras de la recreación y la relajación? ¿Realmente queremos arriesgarnos al abombamiento y desfallecimiento de nuestros corazones, al grado en que nos veamos como infortunadas trampas de calamares que flotan sin una función activa sólo a la espera de algo que les caiga? Seguramente la marihuana es "natural", como también natural es morir, la apendicitis y los huracanes. Dado que las leyes en torno a la marihuana se están aprobando en algunos estados, podemos esperar cada vez más personas jóvenes con diagnósticos raros que agotan costos, y potencialmente letales, como éstos.

Todo es cuestión de acceso, porque acceso significa implementación. Si yo tengo chocolates kisses de Hershey en la mesita para el café, habrán desaparecido hacia la mitad de la semana. Sin embargo, probablemente tengo demasiada pereza para conducir a la tienda y comprarme unos (pese al hecho de que no fumo marihuana). No obstante, tal vez que no fume marihuana me permite procesar simplemente cuán atroz será la agresión de este torpe movimiento para la salud cardiovascular de los jóvenes y las personas de mediana edad de nuestro país. Lamentablemente, el estudio de hoy día tal vez sea sólo un pequeño indicio del ejemplo de los 10 dólares que valen las enfermedades cardiovasculares que le esperan a un adolescente de nuestra localidad.

Arriesgarse a un infarto de miocardio y a una miocardiopatía de takotsubo por cualquier motivo, es la definición misma de embotamiento.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....